Nos toca

Si la tercera ola la convertimos en tsunami los plazos se alargarán, nos costará mucho más llegar a la añorada realidad.