Viejos y engañados

Sí, somos incorregibles, no tenemos remedio, nos puede ese impulso, ese chispazo por ser los primeros en exhibirnos, por ganar esa estúpida competición sin medallas.

Artículos más leidos