El amor del calor en un bar

Los servicios tienden a la rutinización para conseguir productividad, pero ese empeño colisiona con el placer de lo personalizado El tabernero siente alivio al ver al cliente entrar frotándose las manos, arrecido.