Córdoba CF - Real Sociedad | La previa A la fiesta como niños

  • Disfrutar y competir, a partes iguales, es el primer objetivo blanquiverde en la tercera ronda de Copa

  • De nuevo sin público en El Arcángel, Pablo Alfaro pondrá en liza lo mejor en busca de otra machada

Javi Flores, Álex Robles y Luismi pasan unas vallas mientras Alberto Salido realiza un ejercicio. Javi Flores, Álex Robles y Luismi pasan unas vallas mientras Alberto Salido realiza un ejercicio.

Javi Flores, Álex Robles y Luismi pasan unas vallas mientras Alberto Salido realiza un ejercicio. / Juan Ayala

No es el recreo, ni el patio de un colegio, si bien la travesía del Córdoba CF en la Copa del Rey alcanza este miércoles un punto con cierta similitud, en su eliminatoria, correspondiente a la tercera ronda, ante toda una Real Sociedad (El Arcángel, 19:00). El conjunto blanquiverde ya ha cumplido, de sobra, en el torneo, y está en ese momento en el que el disfrute, rodeado de competición, tiene que tener su sitio. No confundir con dejar pasar la hora y media de partido, ni mucho menos; se trata de salir a jugar sin presión, aunque a ganar, recuperando ese espíritu infantil en el que todo parece dar igual... sin darlo.

Porque la enseñanza copera, la ya conseguida y la que puede venir, siempre será bien recibida en un equipo lanzado, con ganas de continuar escalando hacia el lugar en el que el fútbol, cuando ya la primavera asome, lo tiene que poner. El Córdoba, hasta la fecha, no solo ha ganado a dos equipos de superior categoría, sino que apoyado en el torneo del KO ha construido unos cimientos ahora mismo impenetrables en la liga: dos de los seis partidos que el equipo acumula sin encajar gol han sido en la Copa; dos de las cinco victorias que tiñen de récord la etapa de Pablo Alfaro en el banquillo han sido en la Copa. Y ese valor hay que dárselo.

Sin que eso nuble que lo más importante llega los domingos, el siguiente y el posterior y el posterior... pues la competición doméstica es la que tildará de éxito o fracaso la temporada. Pero cualquier equipo, sobre todo si se encuentra bien, lo que quiere es competir de continuo, y si es contra rivales superiores, de la élite, que pueden decirte dónde estás, mucho mejor. De hecho, estos choques entre semana han servido también para dar minutos de calidad a futbolistas que ya van adquiriendo importancia en las rotaciones: Xavi Molina es el más claro ejemplo, pues sus dos buenas actuaciones ante Albacete y Getafe le han dado confianza para ser ahora un recambio del lesionado Djetei más que fiable, como se ha visto en los dos últimos encuentros.

El central camerunés es baja, como sus compañeros en la enfermería Samu Delgado y Julio Iglesias. El resto está disponible para Pablo Alfaro, que determinará la convocatoria tras una última sesión de activación en la misma mañana del encuentro. Todo apunta a que volverá a ser Alberto Salido, al que ya ha abierto la puerta para que busque un nuevo acomodo en este mercado de invierno, el que tenga que quedarse sin vestir por decisión técnica, pero... Como bien ha dicho el técnico, el balear aún es miembro de la plantilla, y como tal se le trata, por lo que podría disfrutar de una última oportunidad antes de encarar otro proyecto.

Pero más allá de quién esté o no, el objetivo es que el CCF vuelva a ser un equipo serio, correoso, valiente y competitivo, por mucho que la diferencia de calidad pueda llegar a ser notable. Habrá cambios en el once, pues así lo ha desvelado el técnico en la única pista que ha querido dar a su oponente sobre sus intenciones, a estas alturas ya más que definidas para una batalla que El Arcángel volverá a acoger sin público, como en aquella tarde de hace dos meses, en plena segunda ola de la maldita pandemia del covid-19, cuando llegó la única derrota como local del curso. Entonces estaba enfrente el Sevilla Atlético.

Alineaciones probables del Córdoba CF - Real Sociedad. Alineaciones probables del Córdoba CF - Real Sociedad.

Alineaciones probables del Córdoba CF - Real Sociedad. / El Día

Y ahora aparecerá una Real que hace apenas una semana peleaba en el mismo escenario por la Supercopa, lo que refleja el nivel que en los últimos años ha cogido un conjunto que ahora mismo es de los que mejor fútbol practica en España. Bajo la dirección de Imanol Alguacil, uno de esos técnicos de perfil bajo que prefiere ceder el protagonismo a los jugadores aunque suya sea gran parte del culpa del éxito, el equipo blanquiazul llega en plena depresión a la cita, que aparece como un bálsamo para recuperar sensaciones.

Pero sin exceso de confianza, avisado ya por los batacazos de otros clubes de Primera División en esta Copa del Rey tan amiga de las sorpresas. Claro está que la diferencia entre el Córdoba y el cuadro txuri-urdin es abismal... fuera del terreno de juego, donde las fuerzas se igualan aunque enfrente haya futbolistas de una dimensión superior. Porque la exigencia por recuperar el paso ha llevado a los donostiarras a guardarse poco ya desde la convocatoria -tendrá continuidad en la elección de la alineación, seguro-, con esa primera idea de cerrar una interminable serie negativa, con solo una victoria en los últimos 13 partidos.

Eso no ha impedido a la Real Sociedad tener ya billete para los cruces de la Liga Europa y asentarse otra vez en puestos europeos en LaLiga. Un mérito tremendo para un bloque muy competitivo que está sabiendo mezclar bien veteranía y juventud, y que quiere seguir escribiendo páginas brillantes en un torneo que este 2021 podría ganar por partida doble, pues aún debe disputar la final de la pasada edición al Athletic Club, el próximo 4 de abril (si nada ni nadie lo impiden) en La Cartuja de Sevilla. Pero para eso, primero tiene que tumbar al Córdoba, que ya ha avisado que no lo pondrá nada fácil, consciente de que disfrutar de la Copa del Rey no está reñido con competirla. Como hacen los niños cuando juegas con ellos...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios