Córdoba CF

¿Y si al final todos los abonados del Córdoba CF pueden acudir a El Arcángel?

Los futbolistas del Córdoba CF, en plena comunión con la afición tras un partido en El Arcángel. Los futbolistas del Córdoba CF, en plena comunión con la afición tras un partido en El Arcángel.

Los futbolistas del Córdoba CF, en plena comunión con la afición tras un partido en El Arcángel. / Álex Gallegos

Cada día que pasa hay un escenario nuevo, pero el actual invita a pensar que la próxima temporada podrá arrancar con público en las gradas. La favorable evolución de la crisis del coronavirus y el ya confirmado retraso hasta mediados de octubre de las competiciones en el fútbol no profesional abren un escenario que hasta hace sólo un par de semanas parecía imposible. Y eso supone un alivio para los clubes, que como el Córdoba CF, han tenido que variar su campaña de abonados y ya contemplan un curso 20-21 con aficionados.

Claro está que no habrá barra libre, ni mucho menos. Las restricciones sanitarias obligarán a implantar una limitación de aforo y un exhaustivo control para su obligado cumplimiento. De momento, las primeras opciones que ya circulan y hasta manejan las entidades pasan por poder abrir las puertas de los estadios con un 50% de su capacidad -es la más optimista, siempre que no haya un rebrote de la pandemia- o hacerlo sólo al 30%, al menos durante los primeros meses de la competición, hasta enero de 2021.

En ambos casos, y sin saber cómo será la respuesta del cordobesismo a la nueva y "agresiva" campaña de captación de abonados que ha confeccionado, el Córdoba podría prácticamente dar acomodo a todos sus socios. Según los datos oficiales que recoge la página web del club blanquiverde, El Arcángel cuenta con una capacidad de 20.989 espectadores, que reducida a la mitad quedaría en 10.494, y en un 30% sería de 6.296.

Atendiendo a los números que maneja de la actual campaña, la entidad tiene una cifra sensiblemente inferior a los 8.000 abonados reales (hay más de 11.000 carnés, muchos de ellos de simpatizantes y otros por compromisos empresariales). Lógicamente, todos entrarían sin problemas con una reducción del 50%, pero no así si fuera de un tercio... aunque con matices.

Porque hay que tener en cuenta que los núcleos familiares pueden estar juntos sin necesidad de guardar las distancias de seguridad recomendadas por el Ministerio de Sanidad del Gobierno central, lo que permitiría elevar en algunos cientos más el aforo de El Arcángel en esa nueva normalidad que se entiende sería únicamente en lo que resta de 2020. Aunque parece difícil que pudiera dar acogida a todos los socios.

Ahí podría entrar en acción alguna de las novedades que el Córdoba ha incluido en su campaña, que espera dar a conocer la próxima semana o la siguiente, pues está a la espera de recibir el visto bueno definitivo de Infinity. Sobre todo teniendo en cuenta que esta situación afectaría a un máximo de cuatro o cinco partidos, ya que la competición en Segunda B tiene previsto arrancar el fin de semana del 18 de octubre.

El CSD trabaja en un "deporte seguro" y con público

Para esa fecha, y en caso de mantenerse las restricciones que ahora mismo parecen más lógicas, una de las peticiones que los distintos clubes tienen previsto realizar es la supresión de la obligatoriedad de dejar un porcentaje de las localidades disponibles para la venta en las taquillas, en forma de entradas. Esa liberación permitiría aumentar el ratio de abonos disponibles y estudiar de manera más pormenorizada las posibilidades de cada estadio.

Lo que sí parece claro es que el retraso en el inicio del torneo juega aún más a favor sobre la presencia de público en las gradas, dado que el Consejo Superior de Deportes ya trabaja sobre ese supuesto para cuando dé comienzo la temporada 20-21 en el fútbol profesional: 12 de septiembre. "No está descartado en absoluto (que pueda haber afición en los estadios). Ahora mismo, para retomar la temporada y terminarla, estaba claro que la mejor opción era trabajar en acabar a puerta cerrada", ha venido comentando la presidenta del CSD, Irene Lozano.

"Pero hay que tener en cuenta que las garantías sanitarias, una vez que estemos en la nueva normalidad, ahora estamos en la desescalada, proceden de guardar la distancia social y llevar elementos de protección como mascarillas o pantallas", agregó en su última intervención en El Partidazo de la Cope, en referencia a las jornadas de Primera y Segunda y a los play off exprés de Segunda B y Tercera.

"Desde luego, el empeño que tenemos desde el CSD es poder liderar y exportar un modelo de deporte seguro. Estamos trabajando en buscar ese otro deporte con garantías, y una de ellas tiene que ser contar con público, por supuesto", recalcó Lozano, que de esta manera ha dado un respiro a muchos clubes que, sin ser el caso del Córdoba especialmente, ya se veían abocados a perder gran parte del músculo de sus presupuestos para la próxima temporada, la primera tras el paso del coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios