EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Mensaje en la botella

Nada nuevo de los nuevos, por ahora

"Córdoba necesita inversiones", es lo que decían en la oposición los que ahora gobiernan

Pues ya hay presupuestos de la Junta de Andalucía para lo que queda de año. Son los primeros no socialistas que se elaboran en la comunidad autónoma y a buen seguro que generarán mucha discusión política. Como suele ocurrir, el autodenominado gobierno del cambio de PP y Ciudadanos ha destacado el acento social de las cuentas y su prioridad para rebajar la deuda, además de toda una serie de frases hechas que los gobernantes usan al hablar de números. También sobresale el hecho de que los dos socios de gobierno -populares y naranjas- no han querido hacer excesivas concesiones a Vox, su apoyo externo en el Parlamento, por lo que los de Abascal ya han avisado de que revisarán cada una de las partidas antes de dar su apoyo a los presupuestos. El debate será largo y, cumpliendo los trámites parlamentarios, acabará por votarse a mediados del mes de julio, tiempo durante el que habrá que hacer algunas enmiendas, o no, ya se verá.

¿Y Córdoba? ¿Cómo queda la provincia? Pues casi como siempre. Seguimos sin ser una prioridad para los gobiernos, da igual el color. Vaya por delante que hay que agradecerle a la nueva Junta de Andalucía que haya mantenido su promesa de provincializar las cuentas autonómicas. Es un acto de justicia y de transparencia. Está bien que quede atrás la vieja trampa que se inventó el PSOE en tiempos de Griñán y que mantuvo Díaz de no ofrecer los números de cada territorio y de mandar luego al consejero de turno a explicar lo inexplicable -aún está en la retina de muchos periodistas aquellas comparecencias ridículas de Rosa Aguilar tratando de descifrar el galimatías de lo que le tocaba a la provincia-.

Como les decía, a esta Córdoba nuestra le tocan 118 millones de euros en inversiones para lo que queda de año, la segunda por la cola, y es verdad, se atienden algunas demandas ligadas a la agricultura y la depuración de aguas. Sin embargo, en el cajón quedan los grandes retos pendientes de esta tierra, aunque haya voluntad -literaria, que no numeraria- en la memoria de seguir adelante con ellos, como el caso de la Autovía del Olivar o el Salón Rico, por poner solo dos ejemplos. Córdoba necesita una apuesta inversora mayor. Y no porque lo afirme un servidor, que también, sino porque así lo han dicho en los últimos años desde la oposición los que ahora gobiernan.

Y otra cosa. Los presupuestos se aprobaron el viernes. Nadie de la Junta ha valorado lo que le corresponde a Córdoba. Seguramente lo harán mañana y es posible que se saquen algunas partidas más para la provincia de esas que vienen anotadas en una extensa memoria con tal de maquillar lo que estrictamente refleja el anexo de inversiones. Se podía haber hecho ayer, pero cada cual verá. De lo que se sabe, y ya que nadie habla, es que los nuevos aportan poco nuevo a Córdoba. Habrá que concederles el beneficio de la duda, por el momento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios