Gastronomía

Celia Jiménez se une a los Soles de Repsol en Córdoba

  • El prestigioso sello gastronómico lucirá este año en cuatro restaurantes de Córdoba, donde Noor, Choco y Churrasco revalidan el distintivo en 2020 

Celia Jiménez se une a los soles cordobeses de Repsol. Celia Jiménez se une a los soles cordobeses de Repsol.

Celia Jiménez se une a los soles cordobeses de Repsol. / Moro & Cáliz (Guía Repsol)

Cuatro son los restaurantes de Córdoba donde este año lucirán los soles de Repsol, el sello de calidad gastronómico que se conceden anualmente a los mejores cocineros y restaurantes. 

De manera conjunta, los establecimientos cordobeses suman siete soles, repartidos de la siguiente manera: Celia Jiménez, que se estrena este año en la guía con 1 sol;  Churrasco, 1 sol; Chocho, 2 soles, y Noor, con 3 soles, la máxima categoría. 

El restaurante 'Celia Jiménez' es la novedad de este año entre los soles cordobeses con una distinción. El establecimiento, situado en el complejo deportivo Open Arena, a pocos minutos del centro y camino del conjunto arqueológico de Medina Azahara,  es conocido por platos como el guisillo de callos de bacalao con ñoquis de su brandada, o la papada ibérica, alcachofa y jugo de Montillana.

Los otros Soles de Repsol en Córdoba

Churrasco, 1 sol

Una institución cordobesa surgida de la revolución que hubo en los fogones de la ciudad. Rafael Carrillo continúa la estela que implantó su padre, productos de raíz andaluza y elaboración en su punto con el toque propio, en una castiza y bonita mansión. Gran bodega que armoniza con todo. El churrasco con salsas árabes es una sinfonía de saberes y sabores.

Choco, 2 soles

Francisco García, Kisko, propone un interesante y sabroso recorrido por la gastronomía y la historia andaluzas. Sus platos son fruto de un constante trabajo de investigación sobre los fundamentos y origen de la cocina andaluza, con la aplicación de técnicas y productos que ha rescatado del olvido. 

Noor, 3 soles

Paco Morales revalida sus tres soles con sus propuestas innovadoras basadas en la cocina de Al-Ándalus. 

El chef ha convertido la casa del barrio cordobés donde nació en su propia taifa. Cada temporada cambia de siglo, en una cuenta atrás que deja platos tan característicos como el Karim, que primero fue de piñones, después de pistacho y ahora de almendra tostada, erizo del Sahara y manzana verde con zumaque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios