Provincia

Un estudio alerta de déficit de gestión y carencias sociales en Peñarroya y Baena

  • La Diputación pone en marcha sendos planes de intervención con una inversión global de 1,6 millones de euros

  • El informe advierte del lastre de la "cultura de la subvención"

El alcalde de Baena, Jesús Rojano, durante una visita a las obras de la calle San Pedro El alcalde de Baena, Jesús Rojano, durante una visita a las obras de la calle San Pedro

El alcalde de Baena, Jesús Rojano, durante una visita a las obras de la calle San Pedro / Sara Núñez

La Diputación pondrá en marcha de manera inmediata en los municipios de Baena y de Peñarroya-Pueblonuevo sendos planes locales de intervención en zonas desfavorecidas, en virtud a una ayuda concedida por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales que suma 1,6 millones de euros. El programa se estructura en cuatro anualidades, con duración hasta 2021, y con un presupuesto anual de 420.000 euros.

La iniciativa viene acompañada de un diagnóstico desalentador sobre la realidad de ambos municipios que coincide en sumar a una gestión pública deficiente todo un rosario de problemas sociales.

En el caso de Peñarroya-Pueblonuevo, la "cultura de la subvención", la "elevada" tasa de paro, la "gran carencia de expectativas educativas y culturales" por parte de las familias o el "desaprovechamiento" de los recursos son algunos de los muchos problemas detectados.

Los técnicos también alertan de la "falta de iniciativa y cultura empresarial", del "impacto paisajístico" como consecuencia de la actividad minera o de la "deficiente gestión" del patrimonio para su aprovechamiento turístico y cultural.

El informe advierte de la "cultura de la subvención" y la "gran carencia de expectativas educativas y culturales" en Peñarroya-Pueblonuevo

Otros problemas son la "gestión deficiente" de los servicios de ocio y culturales; la aplicación también "deficiente" de la normativa urbanística; la "mala comunicación" de la red comarcal de carretera y del "escaso o nulo" mantenimiento de la red secundaria; o los "escasos y poco estructurados" servicios de transportes colectivos tanto intracomarcales como hacia fuera del Alto Guadiato.

En Peñarroya-Pueblonuevo, la zona desfavorecida de actuación está conformada por 82 calles distribuidas por el municipio en las que "se da una concentración de situaciones de pobreza, vulnerabilidad, riesgo y exclusión social".

Exterior del rehabilitado hotel municipal de Peñarroya, que el Ayuntamiento no logra adjudicar Exterior del rehabilitado hotel municipal de Peñarroya, que el Ayuntamiento no logra adjudicar

Exterior del rehabilitado hotel municipal de Peñarroya, que el Ayuntamiento no logra adjudicar / E. Mauriz

Para facilitar la intervención, se han constituido ocho zonas: calle Puerto, Antolín, Centro y avenida Andalucía, Vista Alegre Alto, calle Málaga, calle Dos de Mayo, Tetuan y Maldonado. Son, en total, 1.524 unidades familiares "en riesgo o exclusión social"; de estas unidades, según el informe, 145 familias están constituidas por mayores, mientras que 190 personas residen solas. En la zona hay censados 375 menores y 176 adolescentes.

Como oportunidades, el diagnóstico apunta a la "posibilidad de aprovechamiento" de recursos de "gran calidad", con la dehesa como "modelo de desarrollo sostenible"; la existencia de patrimonio minero con posibilidad de uso turístico; la mano de obra "abundante"; los sistemas extensivos de ganadería y agricultura con "alto potencial ecológico" o la ubicación "estratégica" del municipio entre la meseta castellana Extremadura y Portugal.

En el caso de Baena, la situación que retrata el diagnóstico también es desalentadora. En este caso, no obstante, el programa se desarrollará en una zona mucho más restringida, como son las barriadas de San Pedro, El Salvador, parque de la Cañada y Arrabalejo.

También en este caso, los técnicos enumeran todo un rosario de problemas de compleja resolución. En el ámbito laboral, desempleo de larga duración, escasa temporalidad en el trabajo, falta de experiencia sobre todo en los jóvenes y en las mujeres y ausencia de cualificación. Como consecuencia, hay ingresos "insuficientes", una "alta dependencia" de las prestaciones sociales y un elevado endeudamiento.

Al cóctel se añaden problemas culturales –como la pertenencia a minorías étnicas–, formativos –alta tasa de analfabetismo, fracaso escolar y absentismo–, sanitarios –adicciones y enfermedades relacionadas; trastornos mentales; "desconocimiento" en el uso de anticonceptivos– y de seguridad –nivel de delincuencia por encima de la media–.

En Baena, el estudio alerta de la "alta dependencia" de las prestaciones sociales y de un elevado endeudamiento

La escasez de comercio local, la brecha digital, una "conservación y mantenimiento inadecuado de prestaciones básicas como el alcantarillado, el mobiliario urbano, la limpieza o la basura" o un "modo de vida acomodado por parte de numerosas familias a través de las prestaciones económicas".

Las medidas propuestas para solventar esta solución incluyen mejorar la explotación del yacimiento arqueológico de Torreparedones; aprovechar los recursos propios como salida económica; adecuar transporte urbano gratuito con horarios adaptados a las necesidades; desarrollar itinerarios de interés turístico en los caminos rurales; fomentar los realojos en el abundante parque de viviendas vacías en la zona; incrementar el volumen de pisos sociales, o habilitar espacios abiertos de aparcamiento y esparcimiento.

Como oportunidades para estas barriadas de Baena, el informe técnico destaca la ubicación de Baena en pleno centro de Andalucía, junto al Parque Natural de las Sierras Subbéticas; la disponibilidad de mano de obra y tiempo o la existencia de un tejido asociativo sólido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios