Real Murcia - Córdoba CF | La previa Esto es cosa de todos

  • El cambio de entrenador debe provocar una reacción en el equipo para quebrar ya la mala dinámica

  • Pablo Alfaro debuta en el banquillo blanquiverde tras tres días de trabajo y ya con alguna variación

La plantilla y el cuerpo técnico charlan sobre el césped de El Arcángel antes del entrenamiento. La plantilla y el cuerpo técnico charlan sobre el césped de El Arcángel antes del entrenamiento.

La plantilla y el cuerpo técnico charlan sobre el césped de El Arcángel antes del entrenamiento. / Juan Ayala

Esté quien esté, pase lo que pase, el Córdoba CF parece empeñado en nadar en la tormenta, en crecer a base de palos. Si no, no está contento. El proyecto inaugural de Infinity, que este sábado celebra su primer aniversario al frente de la entidad, construido con calma y cabeza por gente de fútbol, y que tenía una pinta genial -aún hay tiempo para su reconducción-, ya ha sufrido una modificación en el guion original. Lógicamente, las cosas no funcionan como debieran, y eso ha hecho de la semana en curso una semana de cambios, con el deseo común de salir cuanto antes de esta depresión inesperada.

La última derrota en Linares, la segunda consecutiva, y esa serie abierta de cuatro jornadas sin ganar, con una pérdida notable de identidad, un juego cada vez menor y un estilo irreconocible, provocaron el adiós de Juan Sabas tras solo seis partidos, aunque parecieran casi nueve meses (en realidad son los que el madrileño ha estado al frente de la nave, pandemia y eterna pretemporada mediante). Y con ello, tras una negociación también larguísima, el desembarco de Pablo Alfaro. Otro ex futbolista, con otro boceto y un currículo labrado en el barro de la B que busca coronar por fin, tras rozar cuatro veces el ascenso.

Porque por muy mal dadas que vengan, el objetivo es invariable, no se toca. No puede ser de otra forma con un presupuesto de nueve millones de euros y un proyecto a medio-largo plazo que, eso sí, exige dar el salto al fútbol profesional de inmediato. “No tengo una varita mágica”, dijo en su presentación como técnico el maño. Más le valdría, aunque por el momento toda variación hay que conseguirla en base al trabajo en el verde, en el día a día y en el examen del fin de semana. Hay tiempo, pero la reacción debe ser ya.

Y la primera oportunidad llega este domingo ante el Real Murcia (Enrique Roca, 17:00), a domicilio, ante un rival que golpea bien y encaja mejor, un púgil con pies de mantequilla. Eso es lo que dicen sus números hasta ahora. Para cambiar ese rol, el conjunto grana contará con el apoyo de sus aficionados. Hasta ayer, unos 3.000 abonados -solo pueden asistir los de la capital y sus pedanías, por aquello del cierre perimetral por municipios- ya habían retirado su localidad, más otros cientos en la venta general. Seguro que se dejan notar y devuelven algo de color y calor a un partido siempre grande, aunque ahora ambos clubes penen en la tercera categoría del fútbol nacional fruto de gestiones esperpénticas.

Ante los pimentoneros, el nuevo Córdoba se presentará con apenas tres días de trabajo a las órdenes de Pablo Alfaro, que solo ha podido acumular cuatro entrenamientos con el grupo. Tiempo suficiente para intentar empezar a cambiar el chip, para dotar de confianza al colectivo en su obligada búsqueda de su identidad, y para poner en marcha un par de conceptos globales en ataque y defensa sobre los que dar los primeros pasos. Es complicado que todo eso provoque un giro de 180 grados, pero no imposible.

En parte, ese camino hacia el éxito, que debería haber sido el compañero de viaje desde el comienzo de la aventura, corresponde hacerlo a los futbolistas. Ellos, con el plus de motivación que siempre supone un relevo en el banquillo, pero también con la responsabilidad de quien se sabe culpable del cambio, están ahora en el punto de mira. Han demostrado que saben jugar al fútbol, que tienen capacidad y calidad de sobra para liderar este ambicioso proyecto, pero deben plasmarlo ya en un partido, en el tablero de juego. La autocrítica que pedía Javi Flores tras el disgusto de Linares como motor de arranque.

Alineaciones probables del Real Murcia - Córdoba CF. Alineaciones probables del Real Murcia - Córdoba CF.

Alineaciones probables del Real Murcia - Córdoba CF. / El Día

Y luego estará la mano del nuevo entrenador, que prepara algún cambio, como es lógico, pero que no ha dado pista alguna con entrenamientos a puerta cerrada, como es igualmente comprensible. Es por tanto difícil hablar de alineación, pues ni siquiera ayuda el hecho de que hayan viajado los 22 jugadores aptos, entre los que se mantienen Luismi y Alberto del Moral, los dos hombres del B con los que venía contando ya Sabas (el otro, Julio Iglesias, es baja por lesión, como De las Cuevas). Pero más allá del dibujo lo fundamental es que haya conseguido reactivar al equipo para que aparezca en el campo como el aspirante a todo que tiene que ser. De lograrlo, el final de la crisis estará más cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios