Córdoba CF

Recuperar la valentía, el desafío inminente del Córdoba CF en Murcia

  • Atacar con descaro y ser agresivo tras pérdida, los primeros conceptos de un Pablo Alfaro que prepara cambios en el once

Pablo Alfaro da instrucciones al grupo durante la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva. Pablo Alfaro da instrucciones al grupo durante la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva.

Pablo Alfaro da instrucciones al grupo durante la sesión de ayer en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

El Córdoba CF se presentará este domingo en Murcia (Enrique Roca, 17:00) con apenas cuatro sesiones de trabajo a las órdenes de Pablo Alfaro. Parece difícil que, en tan poco tiempo, el técnico maño pueda preparar una transformación plena del conjunto blanquiverde, pero lo que sí espera, y es importante, es que el equipo recupere la valentía y la identidad que corresponde al que quiere ser un candidato claro al ascenso al fútbol profesional. Y para eso, tal vez baste corregir algunos detalles.

Como ya advirtiera en la rueda de prensa de presentación, Pablo Alfaro quiere que el Córdoba traslade al verde la exigencia de ganar impuesta desde fuera, que recupere de una vez por todas la identidad de equipo grande que nunca tuvo que haber perdido. Y para ello es básico ajustar algunos conceptos tanto en el juego sin pelota como con la posesión, que la plantilla ya empezó a tener claros en la segunda sesión de entrenamiento, el jueves por la tarde, en la que trabajaron por grupos.

El camino más corto para recobrar el protagonismo pasa por ser valientes en el campo. En defensa, para tener la agresividad suficiente para robar rápido, para tirar la presión arriba y arrebatar la pelota al enemigo lo más cerca posible de su área –y lo más lejos de la propia– para minimizar los riesgos... y tener más opciones de dañar. Es clave actuar como bloque, ya que de nada sirve repetir imágenes recientes en las que las líneas van desacompasadas, porque eso genera espacios y facilita la transición del contrario.

Con la pelota, y viendo la calidad que atesoran la mayor parte de los integrantes del equipo, toca dar un paso al frente y tomar el riesgo necesario para crear peligro más de continuo. El pase horizontal tiene que ir enlazado del vertical, para superar líneas, para pasar a tener ventaja respecto al rival. Ayuda a eso la movilidad de los futbolistas que se encuentran por delante, algo que se fue perdiendo con el paso de las jornadas, como si un corsé apretara más de lo recomendable a los blanquiverdes. Rapidez, no confundir con precipitación.

Todo eso lo ha comenzado ya a plasmar sobre el terreno de juego Pablo Alfaro, al que habrá que darle tiempo para que plasme sus ideas, algo más que para vencer, que empieza a ser prioritario. En esa búsqueda del resultado ante el Real Murcia, el técnico aragonés presentará ya alguna modificación, tanto en el once como seguramente en el sistema o, al menos, en la forma como encarar la defensa y preparar el ataque. No esperen revolución, sí variaciones.

De momento, este sabado disfrutará de un último entrenamiento, que al igual que los anteriores desarrollará a puerta cerrada salvo los 15 minutos iniciales, en lo que parece que será tónica habitual. Será a las 10:30 en El Arcángel; luego comparecerá ante la prensa para la previa antes de emprender, ya a primera hora de la tarde, rumbo a tierras murcianas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios