Córdoba CF

El Córdoba CF hace oficial la destitución de Juan Sabas

  • El club blanquiverde finiquita la etapa del técnico madrileño tras seis partidos al frente del proyecto

  • En breve, la entidad dará a conocer el nombre de su sustituto, con Pablo Alfaro como gran favorito

Juan Sabas, en el banquillo, hace un gesto a sus asistentes durante el partido ante el Linares. Juan Sabas, en el banquillo, hace un gesto a sus asistentes durante el partido ante el Linares.

Juan Sabas, en el banquillo, hace un gesto a sus asistentes durante el partido ante el Linares.

Ya es oficial. Juan Sabas ya no es entrenador del Córdoba CF. El club blanquiverde acaba de anunciar la destitución del entrenador madrileño, sentenciado por los malos resultados y la peor imagen de un equipo que se ha ido cayendo con el paso de las jornadas, hasta tocar fondo el domingo en Linares. La entidad da así por finalizada una relación de más de ocho meses y medio, y se dispone a abrir una nueva aventura, pues tiene previsto anunciar en breve el nombre de su sustituto, con Pablo Alfaro como favorito en las quinielas. No hay tiempo que perder, pues el nuevo técnico debutará el domingo en la visita al Real Murcia.

La etapa de Sabas al frente del Córdoba ha durado solo seis partidos. Se va con un balance equilibrado de dos triunfos, dos empates y dos victorias, con seis goles a favor y otros tantos en contra. Unos números que podrían valer en otro sitio, pero no en un club blanquiverde exigido y autoexigido para estar mucho mejor y, sobre todo, para trasladar una imagen más positiva en sus comparecencias.

La pérdida de la seguridad en el juego y una racha de cuatro jornadas sin ganar -las dos victorias fueron en el arranque del campeonato- han provocado este primer giro de timón para intentar reconducir un proyecto que ahora mismo hace aguas por todos lados. El CCF es sexto del Subgrupo IV-B con ocho puntos, fuera de los puestos de honor de la clasificación y a dos partidos del liderato que ocupa el UCAM Murcia.

Pero tanto en las oficinas como en el vestuario, todos son conscientes de que Sabas no es el único culpable de la situación actual, pero es la única pieza que ahora mismo se puede tocar. La derrota ante el Linares, la segunda del curso, fue el detonante para que los dirigentes cordobesistas, con el apoyo de los informes de la dirección deportiva, hayan tomado una decisión que, lógicamente, cuenta con el aval definitivo de Infinity.

De hecho, no fue esa comunicación la que ha retrasado hasta este martes el anuncio de su salida, sino la elección de su sustituto. Es por eso que aunque la decisión estaba cantada ya desde el domingo por la noche, el ya ex técnico cordobesista, siempre en compañía de su segundo, Manolo Robles, dirigió el lunes el entrenamiento de recuperación postpartido que la primera plantilla. Fue el último servicio de Sabas a la institución, que ahora tendrá que hacer frente al año de contrato que unía a las partes de forma íntegra.

La pérdida de identidad, un detonante más

Se cierra así, de forma abrupta, una relación que ha durado casi nueve meses. Porque el preparador natural de Leganés fue reclamado por el club de El Arcángel el pasado 10 de marzo tras la salida de Raúl Agné, también víctima de los malos resultados y tras una derrota por el mismo marcador (0-2 entonces, ya que el duelo con el Cartagena fue en casa). Pero la irrupción de la pandemia del coronavirus frenó el debut de Sabas, que no se produjo hasta la presente campaña.

Por medio, una renovación de la confianza, refrendada el 22 de mayo, que ya no es tal. Y una larguísima pretemporada que no ha tenido reflejo luego en lo visto en los terrenos de juego. Camino de los cuatro meses de entrenamientos, el Córdoba no se parece en nada a ese aspirante al ascenso, ese candidato a todo que debe ser. Y Sabas, pese a sus últimas decisiones tácticas casi a la desesperada -uso del 3-4-1-2, revolución en la alineación, no agotar los cambios...-, ya parecía incapaz de sacar al equipo de la depresión en la que se encuentra, y de la que tiene que escapar de inmediato.

Sin un patrón de juego definido, pero también con futbolistas que andan muy lejos de su mejor nivel, en el momento que el equipo ha perdido el dominio de las áreas del que hizo gala en las primeras jornadas, se ha derrumbado como un castillo de naipes. Y lo peor es que eso se ha traducido en una debilidad mental, luego trasladada al verde, que hace necesario este cambio que ahora pone ya el foco en la plantilla, que en breve conocerá el nombre del nuevo entrenador, que debutará el domingo en Murcia.

Sobre la mesa, el amplio abanico de candidatos de las primeras horas ha dado paso a una terna de dos o tres entre los que se encuentra Pablo Alfaro. El maño, que conoce de sobra la categoría, pasa a ser el principal favorito por sus éxitos recientes, por delante de otros como Alberto Monteagudo o Rubén de la Barrera, que han sonado también en las últimas horas. El secreto se desvelará muy pronto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios