Córdoba CF-CD Lugo | La previa

Ya sin red el funambulista

  • El Córdoba afronta ante un rival directo su última oportunidad para seguir en la pelea

  • La victoria del Extremadura en La Rosaleda deja la permanencia ya a diez puntos

De las Cuevas busca un balón en un rondo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. De las Cuevas busca un balón en un rondo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

De las Cuevas busca un balón en un rondo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

"Estamos en el alambre", acertó a decir Rafa Navarro el viernes, en la previa del partido ante un Lugo que se ha convertido en la última oportunidad del Córdoba CF para seguir enganchado, de alguna forma, a la pelea por una permanencia que se ha puesto en chino mandarín. Porque tras la victoria del Extremadura en Málaga, ahora son los azulgrana los que marcan la frontera entre el bien y el mal, con diez puntos de margen, que son once por el goal average, cuando solo quedan 27 sin dueño. Vamos, que ya no hay red por debajo del funambulista blanquiverde, que se empeña día tras día en buscar el más difícil todavía y está a punto de estrellarse con el suelo, para angustia de todo su entorno.

Ante este nuevo panorama, más negro aún del que ya quedó dibujado tras la anterior jornada, a la escuadra que dirige Rafa Navarro solo le queda ganar, un verbo que para obrar el milagro habrá que repetir hasta la saciedad. Pero habrá que empezar por el principio. Y ese señala al Lugo, un rival directo que ahora vuelve a verse entre los cuatro últimos, en zona de descenso, empujado por el sorpresivo éxito extremeño en La Rosaleda, para añadir un punto más de pimienta a una batalla por todo lo bajo.

Porque cordobesistas y gallegos pasan por ser los dos peores equipos de la segunda vuelta en LaLiga 1|2|3, lo que los ha convertido en serios aspirantes a tomar el bus hacia la Segunda B en unos meses. Entre los méritos del CCF están ser el peor local de la competición (19 puntos de 48 posibles) y el equipo más goleado (60 tantos), a lo que hay que sumar su incapacidad para remontar un partido que inicia perdiendo o la falta de regularidad que le ha perseguido durante toda la campaña, que vivió un nuevo capítulo el pasado fin de semana en el Martínez Valero de Elche.

Pero si esos argumentos son pobres, los del Lugo no son mejores, sobre todo ahora que le toca jugar a domicilio: cuarto peor visitante, con solo 11 puntos de 48 y una única victoria (en Zaragoza, 0-2), y el menos realizador lejos de casa (apenas ocho dianas). También es verdad que solo ha encajado 17 goles, por lo que hay que pensar que el partido puede decidirse en distancias cortas, dando continuidad a lo que ha acontecido en cada una de las ocho visitas anteriores de los albivermellos a El Arcángel.

Una batalla de mínimos y sin margen de error

Un escenario –y una hinchada– que vivirán un nuevo examen a su resistencia, su paciencia y su confianza. Con la coincidencia de las primeras procesiones del Domingo de Ramos y con la acumulación de disgustos desde el verano, queda por ver qué ambiente recibirá al Córdoba en esta enésima final. Ya en la anterior, ante el Mallorca, el estadio de El Arenal acogió apenas a nueve mil personas, la entrada más floja de todo el campeonato. Y a pesar de la promoción lanzada por la entidad, no parece que vaya a haber más gente...

Los que vayan, eso sí, esperarán ver la mejor versión de su equipo, o al menos una competitiva... y ganadora. Es decir, lo contrario de lo que ofrecieron los hombres de Rafa Navarro una semana atrás en Elche. Y eso que entonces se libraba el partido del año; ahora está en juego toda la temporada y, quizás, algo más. Porque aventurar cuál será el futuro de la entidad fuera del fútbol profesional es un trago que todavía nadie quiere digerir, aunque para eso solo queda un camino: el de la victoria, con orgullo, casta, corazón y compromiso.

Alineaciones probables del Córdoba CF-CD Lugo. Alineaciones probables del Córdoba CF-CD Lugo.

Alineaciones probables del Córdoba CF-CD Lugo. / El Día

De momento, variando el plan habitual, el técnico cordobés decidió retrasar la convocatoria a horas antes del choque, tal vez con la intención de mantener la mayor tensión dentro del grupo. Solo está claro que Miguel Flaño y Carrillo, ambos lesionados aunque del segundo no ha mediado parte médico alguno, se quedarán en la grada sin vestir; del resto, todo está en el aire, aunque a decir verdad no se espera ninguna revolución.

De hecho, lo más normal es que solo haya tres modificaciones respecto a la última alineación. Chus Herrero suplirá a Flaño en el eje de la defensa, Jaime Romero abrirá el campo por un costado en lugar de Blati Touré, y Piovaccari otorgará un plus de gol y colmillo en la referencia ofensiva, relevando a Carrillo. No se espera que haya cambios en el resto del once, aunque sí alguna modificación táctica como la vuelta de Andrés Martín por detrás del punta, con libertad para inventar. Su figura es lo único potable de un curso para olvidar en el que el CCF ya actúa sin protección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios