Córdoba CF

El Córdoba CF, ante el momento más crítico

  • El Córdoba vuelve a ser colista cuatro meses después, pero ya a nueve puntos de la permanencia

  • A falta de 13 jornadas, nada invita a pensar en un nuevo milagro que hace un año estaba más cerca

Álex Menéndez, cabizbajo, a la conclusión del Extremadura-Córdoba tras Fausto Tienza y Andrés Martín. Álex Menéndez, cabizbajo, a la conclusión del Extremadura-Córdoba tras Fausto Tienza y Andrés Martín.

Álex Menéndez, cabizbajo, a la conclusión del Extremadura-Córdoba tras Fausto Tienza y Andrés Martín. / LOF

La contundente derrota ante el Extremadura (3-0) ha dejado al Córdoba en un momento crítico, quizás el más traumático de su etapa reciente. De nuevo colista y ya a nueve puntos de la permanencia, cuando restan sólo 13 jornadas, los motivos para soñar con otro milagro prácticamente no existen a día de hoy. Ni las sensaciones que transmite el equipo, ni la calidad y capacidad –demostradas durante casi siete meses– del plantel para salir de este atolladero ni, sobre todo, el rendimiento invitan a pensar, con coherencia, en la posibilidad de provocar una nueva reacción histórica que permita continuar en el fútbol profesional a partir del próximo mes de junio.

Consumidos ya más de dos tercios del campeonato, el Córdoba es el peor equipo de LaLiga 1|2|3. Con 22 puntos en su casillero, en la clasificación sólo se mantiene por detrás el Reus, que acumuló sólo uno menos hasta que fue excluido el pasado mes de enero, hace ya mes y medio, reduciendo a tres los billetes hacia Segunda B; el resto está por arriba, lo que obliga a superar ya a tres conjuntos para evitar el desastre. Y al menos atendiendo a lo más reciente, no parece fácil señalar cuáles serían.

Porque, sin ir más lejos, la pasada jornada no pudo ser más negativa para los intereses del CCF. De partida, por su inmolación en la batalla ante un rival directo como el Extremadura, una final de las de verdad que sólo se tomó así el cuadro azulgrana. Pero todo eso se vio agraviado porque, salvo el Zaragoza, todos los demás implicados en la pelea por abajo puntuaron, estirando la desventaja con la salvación a nueve puntos. El Elche, el Rayo Majadahonda y el Nàstic sacaron adelante sus partidos, además del Lugo, en su caso sin jugar porque le tocaba medirse al Reus; y el Numancia y el Tenerife empataron.

Esta combinación deja al conjunto de Rafa Navarro en el farolillo rojo y más lejos que nunca de su objetivo. Hasta la fecha, los blanquiverdes habían sido colistas ya cinco jornadas, todas en el primer tercio liguero, bajo la batuta de José Ramón Sandoval. Ahora, cuatro meses después, vuelven a ser los encargados de cerrar la tabla, aunque con un déficit ya de nueve puntos (antes no pasó de tres). O lo que es lo mismo, tres partidos con 13 en juego que reducen las opciones de éxito.

8 puntos era la desventaja al paso por la jornada 29 en el ejercicio anterior, tras ganar en Alcorcón

Pero es que pensar en seguir en el fútbol profesional con la trayectoria acumulada es ya un ejercicio de optimismo. En el global de las dos últimas temporadas, que suman un total de 71 fechas, el CCF ha ocupado plaza entre los cuatro últimos en 61, lo que supone casi un 86 por ciento. Ese porcentaje sube aún más remitiéndose sólo a la campaña en curso: 28 de 29 (96,5%), que en el mejor de los casos serán 31 de 32 por la desventaja actualmente acumulada.

Por si todo lo numérico no consiguiera dibujar la dramática situación en la que queda el Córdoba tras su naufragio en Almendralejo, el resto de argumentos a los que agarrarse no se presentan como el mejor asidero. La comparación con el momento de hace un año ya no aguanta tampoco, pues los nueve puntos de desventaja de ahora superan los ocho de entonces, cuando la remontada ya había comenzado teniendo continuidad en Alcorcón (1-2) dando la vuelta al marcador.

Y aún hay más. Las sensaciones que llega a transmitir el equipo sobre el terreno de juego ofrecen más dudas que otra cosa, por mucho que Rafa Navarro haya querido fortalecer la moral del grupo con un estilo más protector. Fundamentalmente porque siete meses después del inicio del torneo el CCF no ha sido capaz de neutralizar errores impropios de la categoría de plata, fallos de falta de intensidad, concentración o simplemente saber competir.

Ni las sensaciones en el campo ni el espíritu en torno al club son tan positivos como el pasado curso

Si a todo eso se le une que el espíritu, el aire que se respira en torno a la institución está ya viciado y sin confianza plena, el cóctel no puede ser más negativo. Es, sin duda, el momento más crítico de la etapa reciente del Córdoba, sin lugar a dudas desde el desembarco de Jesús León en la institución. Pero quedan aún 13 paradas para intentar dar la vuelta a todo esto y que la temporada se convierta en otro mal sueño. Ojalá, pero...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios