Córdoba CF

El Córdoba CF también suspende en el segundo tercio de LaLiga 1|2|3

  • El conjunto blanquiverde calca en el segundo parcial del curso los pírricos 11 puntos del primero

  • Los de Rafa Navarro se obligan a doblar su producción en las 14 jornadas que restan para salvarse

Carrillo se lamenta de una oportunidad ante el Málaga, con Bodiger detrás. Carrillo se lamenta de una oportunidad ante el Málaga, con Bodiger detrás.

Carrillo se lamenta de una oportunidad ante el Málaga, con Bodiger detrás. / Álex Gallegos

El Córdoba CF cerró el pasado fin de semana con otro disgusto mayúsculo el segundo tercio de la temporada con el mismo y pírrico bagaje que el primero, lo que ha quedado patente que es a todas luces insuficiente para soñar con la permanencia en el fútbol profesional a partir de junio. Con 22 puntos en su casillero a falta únicamente de 14 jornadas para la conclusión del campeonato, el conjunto blanquiverde está obligado a doblar sus guarismos y arañar algo más para intentar alcanzar los 45 o 46 en los que, según Rafa Navarro, puede estar el premio de la salvación... si el resto de rivales directos mantiene también su bajísima producción.

Tras alcanzar el primer tercio con 11 puntos (dos victorias, cinco empates y siete derrotas), lo que costó el puesto a José Ramón Sandoval a finales de noviembre, el CCF no ha sido capaz de pulsar el botón de la reacción, tan buscada y deseada por el cordobesismo. La apuesta realizada entonces por Curro Torres resultó fallida y el entrenador hispano alemán perdió su sitio en el banquillo después de 13 partidos en los que sumó una decena de puntos (dos victorias, cuatro empates y siete derrotas). Y desde la pasada semana es Rafa Navarro el que tiene la responsabilidad de liderar un proyecto varado que pide a gritos un impulso.

El último empate ante el Málaga, en el estreno del cordobés, dejó al cierre de la jornada 28 la zona de permanencia a la misma distancia que estaba antes de disputarse: 6 puntos. Y la primera conclusión que puede extraerse de eso es que el resto de equipos han mejorado en el segundo tercio liguero, mientras los blanquiverdes no lo han hecho. Porque tras las primeras 14 fechas disputadas, la desventaja era de apenas dos puntos, un tercio de lo que lo es ahora.

Eso sí, los clubes implicados en la pelea por abajo no han cambiado y salvo sorpresa serán los mismos que estén hasta el final de la temporada metidos en el fango: Numancia, Elche, Zaragoza, Tenerife, Rayo Majadahonda, Lugo, Extremadura, Córdoba y Nàstic, toda vez que el Reus ya fue el primer descendido por sus problemas económicos.

La única mejoría, en el balance goleador

La única mejora, y también insuficiente, experimentada por el Córdoba en el segundo tercio liguero está en el balance goleador. Entre Torres y Navarro han conseguido sellar algo más la meta propia, pasando de encajar 30 tantos a apenas 21. Sin duda, este continúa siendo el principal problema de un equipo que suele ver portería con relativa facilidad: 16 dianas antes y 17 en este tramo. Pero la ecuación no acaba de salir en positivo.

Así se entiende el afán puesto por la dirección deportiva en el mercado de invierno por reforzar la zona defensiva con hombres veteranos como Flaño y Chus Herrero –se espera que ambos puedan sumarse hoy al trabajo con el resto del grupo para estar disponibles para Almendralejo– y un pivote de garantías como Bodiger. Pero ni con retoques ni sin ellos ha habido reflejo, pues sólo en dos ocasiones el enemigo de turno se quedó a cero, lo que tiene que ser una obsesión a partir de ahora para garantizar victorias que acerquen la salvación.

La misma puntuación que hace un año

El espejo en el que mirarse no está muy lejano. Porque la temporada pasada el CCF alcanzó la jornada 28 también con 22 puntos en su haber, y tras haber realizado tres cambios de entrenador –los mismos que ahora si se tiene en cuenta al dimitido Francisco Rodríguez–, para luego terminar el campeonato con 51 tras firmar un 29 de 42 que este año volvería a garantizar el éxito.

Es más, entonces la presión era mucho mayor, pues a estas alturas la desventaja era de 11 puntos que poco a poco fueron quedándose en nada para al final tener un +3. Claro está que la situación no es igual, ni mucho menos, pero es ahora el momento en el que suele salir ese espíritu indomable del cordobesismo que ha estado dormitando los dos primeros tercios. Llega la hora de la verdad y todos parecen preparados para iniciar la remontada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios