Córdoba CF

El Córdoba CF se agarra al clavo ardiendo de la ACB

Javi Flores intenta bajar un balón de forma acrobática ante Carrasquilla (Cartagena) y Xavi Molina. Javi Flores intenta bajar un balón de forma acrobática ante Carrasquilla (Cartagena) y Xavi Molina.

Javi Flores intenta bajar un balón de forma acrobática ante Carrasquilla (Cartagena) y Xavi Molina. / Álex Gallegos

"Esta situación de incertidumbre es lo peor", acertó a decir este lunes en una de sus intervenciones Javier González Calvo, consejero delegado de un Córdoba CF que empieza a pensar que el final de la temporada se le ha venido encima. El club blanquiverde, como todos los que integran el fútbol no profesional español (el fútbol femenino y el fútbol sala están en la misma situación), anda pendiente de la decisión que tome la Federación Española de Fútbol (RFEF) sobre cómo dar por acabado el curso. Un anuncio que se espera que no se demore en exceso, y que todo indica que será contraria a los intereses de la entidad cordobesista.

Tras la consulta a las territoriales de la pasada semana, y la de éstas a sus representados, todo está pendiente del encuentro, telemático como la mayoría en este tiempo de crisis del coronavirus, de Luis Rubiales con todos los presidentes del resto de federaciones autonómicas. No hay fecha anunciada, pero podría ser este mismo martes, como apuntan algunas fuentes. Y, salvo sorpresa, la propuesta de la RFEF saldrá adelante sin mayores problemas en sus dos primeros puntos: dar por finalizada la temporada, y hacerlo sin descensos de categoría.

El problema desde el primer momento -luego ya habrá tiempo de ver cómo arreglar la superpoblación de la Segunda B para el curso 20-21- ha estado en el tercero y definitivo: cómo dar forma a ese play off exprés planteado para decidir los ascensos de categoría. El planteamiento de la Federación Española, en ese híbrido de tinte electoralista en el que ha convertido todo esto Rubiales, pasa por que jueguen los cuatro primeros de cada grupo, como dice la norma de un reglamento que debe quedar en nada en el momento que se suspenda la campaña.

Una postura que dejaría con un palmo de narices a equipos como el Córdoba que consideran que con 30 puntos en juego tendrían opciones de sobra para entrar en esa zona noble de la que ahora están fuera. Pero que ya ha sido defendida por la Comisión Mixta de Segunda B y Tercera, y por gran parte de las territoriales, no sin discrepancias y alejada de la unanimidad, que se da por imposible en este caso. Algunos, como el Lleida, ya ha advertido que irá a los tribunales con una decisión que "legalmente no es sostenible", y otros como el propio club cordobesista también ha dejado claro que llegado el caso estudiaría la vía judicial.

Pero mientras hay vida, hay esperanza. Y mientras todos los rumores no tomen oficialidad, toca pensar en positivo. Más aún viendo la decisión que este lunes ha tomado la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) sobre su temporada en una reunión a la que llegaban con las posturas enfrentadas, pero que ha terminado con todos contentos. Quizás, por el momento, éste sea el último clavo ardiendo al que puedan agarrarse los conjuntos que pelean por una ampliación de la cuota de equipos en el play off para las ligas de fútbol.

La ahora llamada Liga Endesa ha decidido por unanimidad ampliar de los ocho a los 12 primeros de la tabla cuando se cortó la competición el número de aspirantes en la pelea por el título, siempre que la competición pueda reanudarse. De hecho, tal y como ya ha hecho también la RFEF -de la mano de LaLiga-, ha fijado "junto a las autoridades competentes un protocolo sanitario para la reanudación de los entrenamientos y de la competición que garantice la salud de todos los participantes en la competición".

Dos semanas y 33 partidos en una sede única

La ACB señala que el acuerdo recoge "dar por finalizada la liga regular por causas de fuerza mayor. Al quedar pendiente un tercio de la competición -once partidos de 34-, no se producirán descensos a la LEB Oro", segunda categoría nacional. El sistema acordado para decidir el título será mediante "una fase final que disputarán los 12 primeros, y que se celebraría en una sede única", ha apuntado la Asamblea.

En este sentido, también indica el comunicado que "en próximas fechas se designará la sede donde se disputará esta fase final", aunque Andorra y Gran Canaria se han ofrecido como sedes, y que "a tal efecto se fija un mínimo de tres semanas de preparación antes de la reanudación de la competición". Hasta ahí, un desarrollo similar al que la Federación Española ha establecido para el fútbol no profesional, aunque en este caso las sedes propuestas son la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y Pinatar Arena, que parte con ventaja.

Al igual que el fútbol, y dado el parón que va ya para seis semanas, los clubes establecieron "el 31 de mayo como fecha máxima para, en función de las medidas tomadas por las autoridades, decidir la disputa de la fase final o dar por concluida la temporada", lo que dejaría el título desierto. Además, se fijó el 10 de julio como tope para la finalización de la Liga Endesa 19-20.

De esta forma, los 12 primeros clasificados tras la jornada 23 de la liga regular se repartirán en dos grupos de seis equipos, distribuidos en función de su clasificación, siguiendo el criterio de distribución equivalente al formato de play off. Todos los equipos clasificados para esta fase disputarán cinco encuentros, uno contra cada rival de su grupo. Los dos primeros de cada grupo se enfrentarán en semifinales y los vencedores disputarán la final, en ambos casos a partido único. En total, 33 partidos en un plazo de dos semanas. Lo que viene a ser lo más parecido un play off exprés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios