Subbética

Coronavirus en Córdoba: Lucena estudiará nueva fecha para las Fiestas Aracelitanas

La Virgen de Araceli, en la calle en plenas Fiestas Aracelitanas. La Virgen de Araceli, en la calle en plenas Fiestas Aracelitanas.

La Virgen de Araceli, en la calle en plenas Fiestas Aracelitanas. / M. G.

El Ayuntamiento de Lucena ya admite que es "más que probable" que tenga que posponer a una nueva fecha las Fiestas Aracelitanas, que este año deberían celebrarse entre el 1 y el 4 de mayo. En consecuencia, también quedaría suspendida la Bajada de la Virgen, prevista para el 19 de abril. Todo por la emergencia sanitaria mundial ocasionada por el contagio masivo del coronavirus, que ya ha infectado a siete personas en la localidad de la Subbética.

Juan Pérez, alcalde de Lucena, apostilla que estas decisiones, en su momento, las abordarán y definirán, tanto el Consistorio como la Cofradía de la Patrona de Lucena y los responsables eclesiásticos. Explica el regidor socialista que "las Fiestas Aracelitanas no son fiestas litúrgicas, con lo cual, no pasa como con la Semana Santa, es igual que la Feria de Abril".

En todo caso, resalta que "lo importante ahora mismo es que seamos capaces de salvar esta crisis, este tremendo bache, que ha sido un revés durísimo para toda la ciudadanía". Fuentes municipales agregan que el delegado de Fiestas, el hermano mayor de la cofradía aracelitana y el vicario episcopal de la Campiña compartirán, en un futuro, una reunión y examinarán "alternativas" con la finalidad de modelar una determinación "que no debe tardar mucho".

La "obsesión" del equipo de gobierno municipal es prestar los servicios básicos con la menor presencia física posible y garantiza que se implementarán "medidas para paliar los efectos económicos de la crisis para autónomos y emprendedores".

Paralelamente, Antonio Algar Sauca, nombrado manijero de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Lucena para la Semana Santa de este año -anulada por la crisis sanitaria-, conservará esta designación, y la cumplirá, junto a su cuadrilla, en 2021. Y así sucederá con las demás cuadrillerías -otras cinco- de la corporación del Viernes Santo. Una modificación desconocida, desde tiempo inmemorial, puesto que este modelo que impera en la cofradía se remonta al siglo XVIII.

Esta determinación histórica ya ha recibido el plácet tanto del consiliario, Nicolás Rivero, como del delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado. Únicamente resta la preceptiva conformidad oficial del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios