baena

El viario occidental de Torreparedones se incorpora al itinerario turístico

  • Las actuaciones de recuperación de las calles del Parque Arqueológico han contado con un presupuesto de más de 46.000 euros

Una de las trabajadoras del proyecto. Una de las trabajadoras del proyecto.

Una de las trabajadoras del proyecto. / el día

Las obras del Parque Arqueológico de Torreparedones no cesan y una muestra de ello es que entre los meses de marzo y abril se ha venido trabajando en la consolidación del viario occidental de la antigua ciudad íbero romana que fuera excavado durante los años 2014 y 2015.

Concretamente, esta intervención ha sido posible gracias a una subvención concedida al Ayuntamiento por la Diputación dentro de la convocatoria de subvenciones para la protección y conservación de bienes inmuebles del patrimonio histórico-artístico de los municipios para 2017. El presupuesto de la obra ha ascendido a 46.653 euros, habiéndose concedido una ayuda de 31.257 euros.

Las actuaciones, que se han ejecutado bajo la dirección facultativa de la restauradora Ana Infante de la Torre, han consistido en la consolidación del viario, al tiempo que se ha protegido la cabeza de las estructuras murarias que corresponden a los muros de fachada de las calles y se han aplicado hasta cuatro tipos de líquidos protectores: herbicida, biocida, hidrofugante y consolidante.

De igual forma, en algunos puntos en los que los muros presentaban desprendimientos y desplomes, se han retirado los bloques y mampuestos de piedra y se han vuelto a colocar correctamente y en aquellos puntos del pavimento en los que había algunas lagunas, éstas se han reintegrado con lajas de piedra para facilitar el tránsito de los visitantes.

En total se ha trabajado sobre 154 metros lineales correspondientes a cuatro calles con muros de fachada que superan el metro de altura y que bordean una manzana situada al oeste del foro romano. El sector más espectacular es el que corresponde a un tramo del decumano máximo, desde el lugar en el que estaría la puerta occidental de la ciudad hasta la zona del mercado público, con una longitud de 54 metros y dotado de un sistema de evacuación de aguas mediante una gran cloaca que discurre por el centro de la calle.

También resulta llamativa la calle que, en sentido noreste-suroeste, comunica otras dos vías secundarias. El arqueólogo municipal José Antonio Morena, explicó ayer que tras las obras, dichas calles se han incorporado al itinerario turístico del parque y ya pueden ser recorridas por los visitantes que, ahora sí, tienen la sensación de viajar en el tiempo, 2000 años atrás, por la que fue una las urbes más importantes de la Bética.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios