El Patio

La Cata del Vino cierra con un “leve” aumento de público respecto a 2018

  • El presidente de la Denominación de Origen destaca la presencia de más jóvenes en la cita con los caldos del marco Montilla-Moriles y subraya el beneficio que reporta al turismo

Asistentes a la Cata del Vino Montilla-Moriles Asistentes a la Cata del Vino Montilla-Moriles

Asistentes a la Cata del Vino Montilla-Moriles / Juan Ayala

La Cata del Vino Montilla-Moriles ha echado el cierre y lo ha hecho con un “leve aumento” de público respecto a la edición del año pasado. Es lo que ha asegurado el presidente de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Javier Martín, quien ha hecho un “balance muy positivo” de la cita con los caldos del marco, a la que han asistido más de 80.000 personas, que es la cifra que se registró en 2018. “Hablamos de números similares, pese a que el miércoles fue un día flojo por las inclemencias meteorológicas”, ha apuntado.

La Cata, marcada por la celebración de las elecciones generales, abrió sus puertas al público en general el pasado miércoles –aunque la apertura institucional fue un día antes– y ha contado con la participación de 27 bodegas y una decena de restaurantes. Entre las miles de personas que durante la pasada semana pasada han acudido hasta el aparcamiento anexo del Palacio de la Merced –sede de la Diputación–, Martín ha subrayado la presencia de “más gente joven, que además, ha comenzado con los vinos de tinaja”.

Para el presidente del marco regulador otro hecho importante de estos días ha sido que hasta la cata ha acudido “gente que ha repetido”, es decir, personas que asisten cada año.“Muchos han repetido y están muy satisfechos”, ha subrayado.

Una joven sirve vino a otra Una joven sirve vino a otra

Una joven sirve vino a otra / Juan Ayala

A esta circunstancia, Martín ha añadido que tampoco se han registrado “altercados”, si bien, ha reconocido la existencia de colas en el acceso debido a la afluencia masiva de público. Y es que este recinto tiene capacidad para albergar a unas 4.500 personas cada día, lo que ha provocado –al igual que sucede en los últimos años– que en algunos momentos puntuales de cada jornada –sobre todo al mediodía y por la noche–se hayan registrado notables colas. A pesar de ello, el presidente del marco regulador ha dejado bien claro que mientras él siga al frente del ente “el lugar de celebración no se va a cambiar”.

En su balance, Martín también ha destacado los efectivos positivos que la Cata deja en la ciudad. Sobre todo, para el sector hostelero y turístico, ya que “el nivel de ocupación durante estos días ha sido óptimo”. Según el último informe realizado por F&J Martín Abogados y Calma Ingenieros Consultores de 2016 este encuentro grastronómico tiene un impacto económico en Córdoba de 2,1 millones de euros en los días de su celebración.

A su juicio, la Cata del Vino Montilla-Moriles “es una de las fiestas con más tirón” antes de la llegada del Mayo Festivo en la capital y, además, se ha convertido en una cita anual también para turistas extranjeros. Así, ha continuado, “la fiesta ya no está centrada tanto en el público cordobés, sino que ha pasado al turista nacional internacional”.

La presencia de una decena de restaurantes y tabernas en esta edición ha sido otro de los factores que, según el presidente del marco, ha atraído también al público. “Siempre digo que el vino se tiene que disfrutar en buena compañía y con comida”, ha añadido.

Catas dirigidas, la entrega de los premios del certamen Vinavin, concurso de botellas, de tapas y de etiquetas han formado parte de la programación de actividades de esta cita con los vinos de la comarca Montilla-Moriles, que ha estado dedicada al 450 aniversario de la muerte de San Juan de Ávila.

La cata, además, ha celebrado el 25 aniversario de la declaración del Casco Histórico de la capital como Patrimonio Histórico por parte de la Unesco y también ha rendido homenaje a la Guardia Civil, ya que este año celebra el 175 aniversario de su fundación. Para ello, se han presentado un fino de Pérez Barquero y un pedro ximénez de Bodegas Gracia, que salieron elegidos de una cata a ciegas.

Posicionar la Denominación de Origen Montilla-Moriles como marca referente de la provincia de Córdoba atendiendo a los consumidores y restauración es uno de los retos que se ha puesto conseguir este año la Cata del Vino, al que se ha sumado fidelizar al cliente-consumidor de productos del marco a través de ideas de consumo responsable de productos locales. Otro de los objetivos de esta cita ha sido conseguir la identificación de los diferentes productos como parte de “un único marco”, además de ampliar el rango de consumidores con especial atención al público joven y las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios