Deportes

Real Club Priego Tenis de Mesa: el triunfo de la constancia

  • El capitán del Cajasur Priego, Carlos Machado, y el presidente, Jesús Machado, valoran el título de liga del club más laureado de la provincia

Los jugadores del Cajasur Priego, junto a su presidente y su técnico, tras ganar la liga. Los jugadores del Cajasur Priego, junto a su presidente y su técnico, tras ganar la liga.

Los jugadores del Cajasur Priego, junto a su presidente y su técnico, tras ganar la liga. / José Luis Hidalgo

El Real Club Priego Tenis de Mesa aún saborea el éxito conseguido el pasado viernes. El equipo masculino de la entidad de la Subbética, el Cajasur Priego, conquistó de manera brillante su quinto título de liga en la Superdivisión Masculina, extendiendo el dominio recuperado el año pasado y dando lustre a un proyecto que representa el triunfo de la constancia, un ejemplo para el deporte cordobés de los que, por desgracia, no abundan.

Con el éxito ya digerido, llega el tiempo de la reflexión y el líder en la pista del cuadro de Priego de Córdoba, Carlos Machado, reconoció a el Día que "sabe muy bien el título, sí, sobre todo después del final de año que se presentó, que íbamos muy bien, pero se complicó con las lesiones". Dolencias entre las que se incluye la suya, que le hizo "jugar con dolor", por lo que no esconde que "lo he pasado mal pero al final ha merecido la pena tanto esfuerzo y arriesgar jugando con la lesión".

En esa valoración coincide Jesús Machado, el presidente de la entidad, que recuerda que "el título se podía haber complicado por el tema de las lesiones y hemos llegado al final un poco con esa angustia de que Carlos se recuperase y de que André Silva estuviese a punto", aunque reconoce que con ese sufrimiento "se saborea más", pues "nadie piensa en que lleguen tres lesiones en la misma temporada y nos puso un poco nerviosos eso, porque hay que tener en cuenta que este deporte es de milímetros y si te puede la presión... hay que saber jugar con eso".

La temporada del Cajasur Priego se ha visto marcada también por el gran éxito deportivo de alcanzar los cuartos de final de la Ettu Cup, la segunda competición europea de clubes. Un hito que, sin embargo, saca a la luz la triste realidad de un deporte minoritario y la poca recompensa que en ocasiones se recibe. "No tenemos premio económico por alcanzar objetivos y es muy complicado afrontar una temporada con tantos gastos si los buenos resultados no te llevan a una recompensa", reconoce Jesús Machado, que apunta que "por eso Alejandro Calvo está todas las semanas entrenando con niños, para seguir con nuestro proyecto de cantera, que es el futuro para una entidad que no puede tirar de talonario y traer jugadores de fuera constantemente".

La estabilidad, primordial

Desde la pista, Carlos Machado comparte esa visión. "El objetivo es seguir ganando títulos, aunque todos los años vamos justos porque las subvenciones se mantienen o incluso bajan un poco, no suben. Entonces el club tiene que plantearse la inversión en jugadores extranjeros y cómo manejar el presupuesto para no generar una quiebra y perder el proyecto de tantos años", apunta el palista, agradecido en todo caso porque "aunque no sean muchos, los apoyos con los que contamos nos permiten mantener el proyecto".

"Lógicamente nos gustaría contar con más, pero también somos conscientes de que somos un club de un deporte minoritario", explica el capitán del Cajasur Priego, que tiene clara que la prioridad es "mantener la estabilidad y que no pase en Priego como en otros proyectos como el Caja Granada o el UCAM Cartagena, que fueron efímeros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios