Las islas imposibles | Crítica Verídica fantasía colombina

  • Atlantis Ediciones se estrena con 'Las islas imposibles', novela inteligente y divertida, llena de una cordial mitología sobre el primer viaje de Colón a las Indias, y que viene magníficamente ilustrada por Pau Masiques

El escritor y cineasta vallisoletano Daniel V. Villamediana El escritor y cineasta vallisoletano Daniel V. Villamediana

El escritor y cineasta vallisoletano Daniel V. Villamediana

Sería posible despachar esta novela Daniel V. Villamendiana acudiendo al rubro de novela fantástica. Una fantasía obrada con el imaginario del Medievo tardío y cuyos protagonistas son, en cierto modo, el vaciado de dos personajes reales: Cristóbal Colón y Luis de Torres (su traductor en el primer viaje a América), quienes se aventuran, no en la en la geografía que hoy damos por sabida, sino en la geografía inhóspita y fantasmagórica, en la varia y nebulosa mitología del Mare Tenebrarum. Sin embargo, reducir esta novela a su condición de fantástica sería, a un tiempo, esquemático e erróneo.

En primer lugar, porque tanto su fórmula literaria como su cualidad humorística, cercanas al modelo de Swift en sus Los viajes de Gulliver, obligan a distinguirlo de lo meramente fantástico. Y en segundo término, pero acaso de mayor importancia, porque la erudición de Villamediana, lejos de conducirnos al ámbito de la fantasía, dirige nuestra atención a la corpulenta realidad del imaginario medieval. Digamos, pues, que Villamediana ha reconstruido los prejuicios culturales de la naciente Europa moderna, fruto de la paganidad y de la tradición judeocristiana, y ha puesto a dos de sus personajes a caminar por ellos.

Portada del libro. Portada del libro.

Portada del libro. / D. S.

Por otra parte, debemos a la magna obra de Juan Gil, Mitos y utopías del descubrimiento, un conocimiento preciso del imaginario de Cristobal Colón, fuertemente influido por la cultura hebrea. Siendo así que la condición conversa de Luis de Torres no hace sino incidir sobre este carácter aglutinante de las mitologías que, junto a una menguada tropa de navegantes, llegó a las Indias Occidentales y dispuso al europeo del XV-XVI a buscar el Edén, la Florida y los tesoros de Ofir por una geografía incierta, y por ello mismo, proclive a la imaginación.

Es esta navegación por el interior del mito, sin cuyo concurso la realidad exterior carecería de sentido, la que aquí acomete Villamediana. Una divertida navegación, paralela a la ya conocida, y que explica, en gran parte, la extrañeza y la maravilla, también el terror, con que se consideró el hallazgo del Nuevo Mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios