Córdoba CF

Pablo Alfaro toma el timón del Córdoba CF en la intimidad

Pablo Alfaro dirige su primer entrenamiento sobre el césped de El Arcángel. Pablo Alfaro dirige su primer entrenamiento sobre el césped de El Arcángel.

Pablo Alfaro dirige su primer entrenamiento sobre el césped de El Arcángel. / Juan Ayala

La era Pablo Alfaro en el Córdoba CF ya ha comenzado. Aunque con un notable retraso, el técnico maño ya dirige su primer entrenamiento en la más absoluta intimidad, a puerta cerrada en El Arcángel, donde posteriormente será presentado de manera oficial. El aragonés está viviendo este jueves su primera jornada en la casa cordobesista, después de que bien entrado el miércoles se cerrara su fichaje para relevar al destituido Juan Sabas, con la única misión de reactivar un proyecto ahora mismo varado.

Cerca de las 12:30, Pablo Alfaro ha comenzado, con cierto retraso, una etapa que confía sea fructífera. No en vano, en su contrato, inicialmente solo hasta el final de la presente temporada, recoge una ampliación de un año en caso de dar el salto a la nueva Segunda B Pro (Primera RFEF), condicionada también a otros aspectos, y de dos si logra el objetivo de retornar al CCF al fútbol profesional, a Segunda División, en lo que sería su primer ascenso tras cuatro play off fallidos.

Tras llegar esta mañana a la ciudad, el nuevo preparador cordobesista ha tenido que solventar los últimos trámites burocráticos en las oficinas del club, un proceso que se ha retrasado más de lo esperado. De hecho, el inicio del entrenamiento estaba fijado en torno a las 11:00 y no ha sido hasta cerca de las 11:25 cuando Alfaro, en compañía de Miguel Valenzuela, ha accedido al vestuario desde la zona noble del estadio. Acto seguido, algún dirigente, con Javier González Calvo y Juanito a la cabeza, ha hecho lo propio.

Luego, como era preceptivo, el maño ha mantenido inicialmente una charla de presentación con la plantilla, una puesta en común del club, antes de meterse en faena cerca de las 12:30. Su primera sesión de entrenamiento apenas si ha estado abierta a los medios gráficos los primeros 15 minutos; luego, el equipo se ha quedado ejercitándose en solitario sobre el césped de El Arcángel que el lunes vivió la despedida de Juan Sabas. Un hola por un adiós, que diría el otro.

Pablo Alfaro se dirige a los vestuarios en compañía de Miguel Valenzuela. Pablo Alfaro se dirige a los vestuarios en compañía de Miguel Valenzuela.

Pablo Alfaro se dirige a los vestuarios en compañía de Miguel Valenzuela. / Juan Ayala

 

Pablo Alfaro es consciente de que tiene mucho trabajo por delante, pues el domingo debutará en el banquillo del Córdoba con motivo de la visita al Real Murcia (Enrique Roca, 17:00), en un partido para el que solo tiene las bajas de los lesionados Miguel de las Cuevas y Julio Iglesias. Por delante, apenas dos días más -y el mismo número de entrenamientos- para intentar cambiar la preocupante dinámica del equipo, que acumula cuatro jornadas sin ganar, con dos derrotas consecutivas, que lo han alejado de los puestos de honor del Subgrupo IV-B de Segunda División B, con ocho puntos en su casillero después de seis partidos.

Habrá que ver qué es capaz de variar el técnico aragonés en tan poco espacio de tiempo en cuanto a los conceptos futbolísticos se refiere, pues el simple relevo ya debe suponer un cambio de chip en la mentalidad del grupo. De momento, su primera toma de contacto se ha producido sin público, a puerta cerrada, si bien habrá que esperar para conocer si será la dinámica habitual. Dudas, como muchas otras, que empezarán a quedar claras durante su acto de presentación, fijado este mismo mediodía en el salón de actos de El Arcángel, un estadio que desde hoy ya tiene un nuevo inquilino. Bienvenido, Pablo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios