Córdoba CF Raúl Agné considera que la llegada de Infinity al Córdoba CF es "una bendición"

  • El técnico advierte que "la situación empezaba a ser insostenible", pero ahora palpa "la felicidad"

  • El aragonés confía en ganar el domingo para "engancharnos arriba, que es lo que todos queremos"

Raúl Agné, antes de arrancar el partido ante el Don Benito. Raúl Agné, antes de arrancar el partido ante el Don Benito.

Raúl Agné, antes de arrancar el partido ante el Don Benito. / Juan Ayala

El Córdoba CF ha celebrado este viernes su penúltimo entrenamiento con vistas al choque del domingo ante el Sanluqueño (El Arcángel, 17:00). Un encuentro para el que Raúl Agné tiene las dudas, serias, de Javi Flores y Gabriel Novaes, con un problema muscular y un golpe, respectivamente. Y en el que por fin todo el equipo y el cordobesismo podrán centrarse en lo meramente futbolístico.

"Ya está todo averiguado, como decís por aquí. Se hizo la luz, no tenía duda, y ha llegado en el momento oportuno; es una bendición para ver si encontramos la estabilidad y estoy convencido de que se pueda acabar de confirmar la semana que viene", ha señalado el de Mequinenza, cuestionado sobre la llegada a la entidad de Infinity como nuevo órgano rector blanquiverde.

El aragonés ha admitido que "no" ha hablado con "los jugadores, pero palpo la felicidad". "Estamos esperando los acontecimientos, pero es una alegría que esperábamos", ha continuado, matizando que su primer encuentro con la nueva propiedad sirvió para recoger un mensaje de "tranquilidad y que se iba a solucionar todo y se vería la luz".

Como no podía ser de otra forma, el desembarco del grupo inversor de Bahréin ha tenido más cabida en la comparecencia de prensa de Agné, que ha reconocido que aunque "la plantilla siempre me ha transmitido buen rollo, la situación empezaba a ser insostenible; había runrún porque llegan esos tres meses para irse y es un alivio que se solucione. Por fin se ha solucionado y percibo buen rollo".

Sin querer detenerse demasiado en esa docena de futbolistas que ya había iniciado el procedimiento abreviado ante la Comisión Mixta de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el aragonés sí ha dejado claro que "lo hacen para curarse en salud, como lo haría cualquier trabajador". "Tengo dudas de que tengan ganas de salir, aunque otra cosa es que no hubiera solución. No tenemos jugadores de tanto caché como para tener tantas ofertas, aunque alguno las tendría, pero mejor que en el Córdoba no pueden estar en ningún sitio".

Tampoco ha querido profundizar el técnico sobre el futuro de la entidad y ese mercado de invierno que se abrirá en unas semanas, pues "hace mucho que no cobro y hasta que no vea que me han ingresado una nómina no me lo voy a creer. No puedo pensar en eso porque tengo un partido el domingo, y ahora mismo estos son los jugadores con los que puedo contar".

A por el seis de seis ante el Sanluqueño

Con el golpe moral que ha supuesto la llegada de Infinity y la inminente puesta al día de todos los trabajadores del club a principios de la próxima semana, Raúl Agné ha puntualizado que la "obligación" del equipo es "ganar los máximos partidos posibles", pero matizando que si "hemos trabajado sin recursos y hemos estado a la altura, con soluciones más motivos para ganar y estar arriba y acabar lo más alto posible. Asumimos la responsabilidad de representar a un club tan importante".

"Espero que sólo se hable de fútbol, todo vaya bien, sea estable y el club sólo coja la dirección del fútbol", ha proseguido Agné, que mirando ya al partido del domingo confía en sumar una nueva victoria con la que hacer "mejor resultado" el triunfo en Don Benito, pues "haríamos seis de seis y luego podríamos aspirar al que no hay dos sin tres". "Tenemos que sacarlo adelante, sumar los tres puntos para engancharnos arriba, que es lo que queremos todos", ha incidido el maño.

Por último, sobre el Sanluqueño, el preparador del Córdoba ha alabado la figura de Abel Gómez en el banquillo, pues "es un buen visitante que ha puntuado en campos importantes y que está bien entrenado; me gusta su organización y su orden. Tiene un entrenador que ha jugado a buen nivel, está bien estructurado defensivamente, con las líneas juntas y eso es la mano del entrenador. En casa le costará más al tener que llevar la iniciativa porque se siente más cómodo defendiendo, pero no nos van a regalar nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios