Córdoba CF

Enrique Martín, kilometro final

  • El club y el técnico alcanzan un acuerdo para la rescisión del contrato, que expiraba a final de curso

  • La dirección deportiva busca un sustituto de urgencia, con el aragonés Raúl Agné como alternativa

Enrique Martín se tapa la cara en el transcurso del partido ante el Cádiz B. Enrique Martín se tapa la cara en el transcurso del partido ante el Cádiz B.

Enrique Martín se tapa la cara en el transcurso del partido ante el Cádiz B. / Álex Gallegos

Enrique Martín ya no es entrenador del Córdoba CF. El club blanquiverde y el técnico navarro han alcanzado un acuerdo para rescindir el contrato que les unía hasta el final de la presente temporada, tras las dudas levantadas por el equipo en las primeras nueve jornadas de la competición en el Grupo IV de la Segunda División B. La dirección deportiva cordobesista trabaja ya en la búsqueda de un entrenador que tendrá la misión de relanzar el proyecto desde el domingo ante el San Fernando (El Arcángel, 17:00), con la figura de Raúl Agné como una de las alternativas más sólidas.

La aventura de Enrique Martín al frente del conjunto cordobesista apenas ha pasado de los cien días. Cuatro meses se cumplieron el pasado domingo desde que fue elegido para devolver al CCF a la Segunda División, tras un traumático descenso a la categoría de bronce cuya ola expansiva sigue sin detenerse; veinte días menos han transcurrido desde que compareció por primera vez en El Arcángel, donde este miércoles se despedirá de la afición con una rueda de prensa programada a las 12:30.

Antes, el ya ex entrenador cordobesista se pasará por las oficinas del estadio para ultimar los detalles oficiales de su marcha y se reunirá con una plantilla que empezará a preparar la próxima jornada con un entrenamiento a puerta abierta en la Ciudad Deportiva (10:30) que será dirigido por Alfredo Sánchez y Javier Ramos, segundo y preparador físico del cuerpo técnico del navarro.

La Bruja de Campanas se va de Córdoba sin haber podido siquiera dar forma a un proyecto al que le ha costado más de lo esperado adaptarse a la realidad de la Segunda B y que nunca ha estado ni cerca del objetivo de estar el 30 de junio en "los 40 Principales". Nueve partidos, con un balance de tres victorias, cuatro empates y dos derrotas que dejan al equipo octavo en la clasificación, ha durado Enrique Martín, al que le mató –deportivamente hablando– la derrota y la mala imagen dada en el Cartagonova ante un aspirante a todo como el Cartagena, actual líder del torneo con siete puntos más –el play off se ve a tiro de dos y el descenso, aunque mejor no nombrarlo, a tres– y, lo que es peor, unas sensaciones diametralmente opuestas.

El San Fernando, estreno del nuevo técnico

Con todo, las discrepancias entre el técnico y la cúpula directiva de la entidad blanquiverde ya venían de tiempo atrás. La apuesta por determinados futbolistas, lejos de su mejor estado de físico, la idea firme por mantener el sistema con tres centrales, y la falta de fútbol en todos los encuentros ya había provocado algún mensaje entre ambas trincheras. Pero al final ha sido la falta de resultados, el juez siempre en el fútbol, la que ha terminado por poner el punto y final a la etapa en El Arcángel del veterano entrenador, si bien el club apuntó en su nota de prensa que la decisión respondía a "motivos personales".

Raúl Agné, en su etapa en el Zaragoza. Raúl Agné, en su etapa en el Zaragoza.

Raúl Agné, en su etapa en el Zaragoza. / El Día

Ahora, la dirección deportiva, encabezada por Alfonso Serrano, y el presidente, Jesús León, trabajan a marchas forzadas por encontrar el hombre ideal para liderar un proyecto que ya ha quedado demostrado que tiene muchas carencias, más allá del banquillo. Acertar es clave para salvar la labor de ambos en sus respectivas áreas y tratar de enderezar a un Córdoba que no ha mostrado hasta ahora nada del potencial que se le presupone.

En la lista de alternativas sobre la que trabaja la entidad blanquiverde sobresale el nombre de Raúl Agné, que ya sonó con mucha fuerza en verano –el interés del Numancia, que luego apostó por el excordobesista Luis Miguel Carrión, fue un freno– y es hombre de confianza del máximo responsable técnico del plantel. Sobre la base de la negociación, el caramelo de levantar a un león dormido y devolverlo al fútbol profesional... y los fantasmas de las dificultades económicas y el ruido institucional que amenazan con ser compañeros de viaje hasta el final de un trayecto que ya abandonó Enrique Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios