Córdoba CF Un solar listo para construir

  • Cinco años después, El Arcángel volvió a vaciarse para un partido oficial de liga del Córdoba

  • La entidad blanquiverde prepara una 'limpia' notable para su proyecto en Segunda División B

Alfredo García Amado y Jesús León, en el palco de El Arcángel junto a Rafael Berges. Alfredo García Amado y Jesús León, en el palco de El Arcángel junto a Rafael Berges.

Alfredo García Amado y Jesús León, en el palco de El Arcángel junto a Rafael Berges. / Álex Gallegos

A la espera de la oficialidad que el presidente y máximo accionista de la entidad debe dar próximamente –a finales de esta semana o primeros de la próxima, sin ir más lejos–, si algo está claro es que el proyecto del Córdoba en Segunda División B partirá totalmente de cero. Más allá de la limpia en todas las esferas, desde la plantilla a los órganos directivos, la entidad está obligada a recuperar a su masa social, su único patrimonio, tras una progresiva desidia con el partido ante el Nàstic como cénit: menos de 3.000 espectadores en el estadio y un ambiente crispado que a más de uno le hizo recordar pasajes que parecían olvidados.

Porque hacía algo más de cinco años que El Arcángel no se quedaba por debajo de los 3.000 aficionados en un partido oficial de liga del primer equipo. Y aquel día, como el domingo, la previa y el propio encuentro –con el Murcia como adversario– estuvieron marcados por las críticas al palco, principalmente, pero también a la plantilla. Curiosamente, desde ese final de marzo a la conclusión de la temporada, el panorama varió de forma considerable, hasta el punto de que el guion sufrió un vuelco increíble que desembocó en el ascenso de Las Palmas. Este curso no hay lugar para el milagro pues precisamente en la capital grancanaria tocó firmar el descenso de manera oficial hace diez días.

Y desde ese momento arrancó, de una u otra forma, la reconstrucción del nuevo proyecto, que sí o sí tiene que tener como fin la vuelta al fútbol profesional por la vía rápida. Quedan muchas semanas de ruido hasta que el balón eche a andar ya en el Grupo IV el próximo 25 de agosto, pero hasta entonces los pasos obligados a dar se resumen en tres, principalmente: poner al día de cobro a todos los empleados de la institución, dar forma a la limpia a la que obliga la salida del fútbol profesional (y la necesaria y drástica reducción presupuestaria), y empezar a construir los cimientos que puedan sostener un plan de rescate inmediato.

Para lo primero, el guion empieza a esclarecerse y, según la previsión que manejan en las oficinas del CCF, a mediados de la próxima semana sería la fecha tope para la esperada y preceptiva comparecencia de Jesús León. Cabe pensar que para entonces los empleados al completo estarán al día de sus emolumentos.

Hoja de ruta para la reconstrucción

Para los otros dos puntos trazados en la hoja de ruta tocará esperar algún tiempo más, quizás hasta que la temporada baje el telón de forma definitiva, al menos para dar oficialidad a los diferentes movimientos en la estructura del club blanquiverde. Porque como toca tras un ejercicio tan lamentable, el lavado de cara afectará a todas las esferas, en mayor o menor grado.

La decisión sobre quién dirigirá la parcela deportiva, donde Rafael Berges no las tiene todas consigo a pesar de tener un año más de contrato; la elección del entrenador, con Rafa Navarro totalmente descartado para seguir al frente de la primera plantilla, y la confección de una plantilla competitiva, con la limitación de 16 profesionales de tope y una acertada contratación en los sub 23 serán los siguientes pasos a dar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios