Córdoba

Las muertes en accidente de tráfico en Córdoba caen un 17% durante 2018

  • Las carreteras se cobran la vida de 19 personas, el 74% en vías convencionales

  • El 79% de las víctimas son hombres y la franja de edad mayoritaria, de 25 a 34 años

Retenciones en la A-4 tras un accidente de circulación. Retenciones en la A-4 tras un accidente de circulación.

Retenciones en la A-4 tras un accidente de circulación. / El Día

Las muertes en accidente de tráfico en la provincia de Córdoba cayeron en un 17% durante 2018, al pasar de los 23 decesos contabilizados en 2017 a los 19 del pasado ejercicio, según la información facilitada ayer por la Subdelegación del Gobierno. En concreto, en el último año las vías interurbanas cordobesas registraron un total de 16 accidentes mortales, en los que perdieron la vida 19 personas y otras cinco resultaron heridas y tuvieron que ser hospitalizadas. Esto supone un descenso en el número de accidentes mortales, fallecidos y heridos graves de cinco –23%–, cuatro –17%– y ocho –38%–, respectivamente.

Esta accidentalidad se ha producido en un escenario en el que los desplazamientos han aumentado un 2% y el parque de vehículos ha crecido en un 1.85% en la provincia. Con datos del pasado mes de octubre, en Córdoba circulan 595.001 vehículos, mientras que el censo de conductores ha crecido un 0,06%, hasta situarse en 468.347 personas que poseen el carnet en regla.

Las carreteras convencionales siguen siendo las más peligrosas en Córdoba, como lo demuestra el hecho de que el 74% de los fallecidos tienen lugar en estas vías. Concretamente, el año pasado murieron en este tipo de calzadas 14 personas, cinco menos que en 2017 (lo que supone el 35,7%). Los accidentes más comunes en las vías convencionales han sido la colisión frontal, en el 62% de los casos, y la colisión lateral y frontolateral, en el 15%.

En cuanto a las vías de alta capacidad –autovías–, los fallecidos han aumentado en un 26% respecto al año anterior. En 2018, perdieron la vida cinco personas en estas carreteras, frente a las cuatro de 2017. La salida de la vía, normalmente asociadas a los excesos de velocidad, son el accidente más frecuente con el 80% de los casos. Casualmente, este repunte de la siniestralidad mortal en las autovías ha coincidido con la restricción de la velocidad en la A-4 a 100 kilómetros durante varios meses por la mala situación en que se encontraba el firme, lo que ha llevado realizar obras de mejora en todo el trazado entre Villa del Río y La Carlota.

La Subdelegación, por otra parte, ha informado de que durante 2018 no se ha producido ningún atropello a peatones en autovías. En el caso de las vías convencionales, sin embargo, este tipo de accidente ha supuesto el 15% del total de fallecimientos, con dos muertos.

El perfil: un hombre joven

Respecto al perfil de las víctimas, el 79% de los fallecidos son varones, frente al 21% de mujeres, porcentajes que se mantienen estables desde hace años. Por tipo de usuario, se confirma la tendencia de que en los últimos años están aumentando los usuarios vulnerables fallecidos, y se reducen las muertes de usuarios de turismos. Así, en 2014, los usuarios de turismos fallecidos era el 67% y en 2018, el 63%. En cambio, los usuarios vulnerables han pasado de ser el 12% en 2014 al 26% el pasado año. La Dirección General de Tráfico (DGT) clasifica como vulnerables a los peatones, los ciclistas y los motociclistas.

En cuanto a la edad, la franja con más fallecidos es la que comprende los 25 a 34 años de edad, con seis víctimas mortales. Esto equivale al 32% del total, lo que implica dos decesos más que el año anterior. De ellos, cinco han sido conductores y uno pasajero. En el año 2014, esta franja de edad representaba el 17%, al igual que el año pasado. Le siguen los de 45 a 54 años, con cuatro fallecidos (21% del total). En el caso de los jóvenes de 15 a 24 años, hubo dos óbitos (11% del total).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios