EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Entrevista| Laura Fernández Rubio, directora del IAM "Tenemos que volver a replantearnos cómo llegar a las víctimas y que confíen en el sistema"

  • Está al frente del IAM desde septiembre, pero conoce de cerca el sistema, un sistema que, insiste, funciona

  • Asegura que no está de acuerdo con el mensaje de Vox y pide "sumar" y nunca restar

Laura Fernández Rubio posa para 'el Día'. Laura Fernández Rubio posa para 'el Día'.

Laura Fernández Rubio posa para 'el Día'. / Juan Ayala

Licenciada en Derecho por la Universidad de Córdoba (UCO) y diplomada en la Escuela de Práctica Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados, Laura Fernández Rubio es directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) desde septiembre de este mismo año.

–En pleno 25-N, ¿cree que se ha mejorado en materia de violencia de género en los últimos años o se va hacia atrás?

–Se ha mejorado y se ha avanzado en la erradicación de la violencia de género, obviamente. Por ejemplo, ahora que estamos celebrando el 30 aniversario del IAM, hay que observar cómo se estaba con las políticas de igualdad en la Junta y cómo se está hoy, se ha avanzado muchísimo. El unir el número de asesinatos machistas con un fracaso del sistema no se puede hacer. Esa valoración tiene que tener en cuenta muchas más variables. El trabajo que se ha hecho con la sensibilización durante todos estos años ahora lo continuamos y está dando buenos resultados. Las mujeres tienen más confianza en acudir a la administración y a los juzgados y tenemos que seguir en ello. Pero, desde luego, cuando hay un asesinato nos tenemos que replantear qué es lo que estamos haciendo mal. Quizá empezar a tener en cuenta otros factores que actualmente se están dando, como la violencia de género en los jóvenes. Preguntarnos si está aumentado o es que la violencia de género es un movimiento que se va adaptando a lo largo del tiempo y los jóvenes no han recibido el mensaje que deberían haber recibido.

–En referencia al funcionamiento del sistema, entre las mujeres asesinadas, las que denunciaron, fueron menos que las que sí lo hicieron.

–Desde el momento en que haya una sola mujer asesinada por machismo algo estamos haciendo mal, la sociedad y la administración. Es cierto, y de ahí nuestras campañas, que volvemos a decirle a las mujeres y a la sociedad que hay que denunciar porque es verdad que el número de mujeres asesinadas que denunciaron ha ido descendiendo en los últimos años. Eso significa que no tienen confianza o no conocen los recursos, tenemos que volver a replantearnos cómo llegar a las víctimas y que tengan confianza en el sistema. Estamos aquí para protegerlas, el sistema funciona, es un mensaje que quiero mandar. Desde mi experiencia, antes de estar en el IAM, de las mujeres que acuden a los juzgados, la gran mayoría están satisfechas con el sistema. Por eso tenemos una campaña de positividad, de que “de esto se sale” y que estamos aquí para ayudarles.

Fernández Rubio. Fernández Rubio.

Fernández Rubio. / Juan Ayala

–La clave para la lucha contra la violencia machista empieza en la educación, ¿se hace algo que realmente cale a los más jóvenes?

–Desde el IAM consideramos que la coeducación es el secreto. Igual que se aprenden en la escuela otras cosas, también hay que aprender la igualdad. A los jóvenes hay que enseñarles a vivir en igualdad. El IAM está fomentado este año especialmente la coeducación, es decir, desde los colegios enseñarles a ser iguales y a vivir en libertad. Los jóvenes son un reflejo de la sociedad, por lo tanto, la sociedad es la que tiene que plantearse qué mensaje le está mandando. Pero desde la administración lo que podemos hacer es seguir sensibilizando a los adultos, a las adultas y a los jóvenes, a estos últimos con un mensaje adaptado para ellos.

–Da la sensación de que hay más sensibilización que nunca, más visibilización, pero los casos de asesinatos machistas no cesan.

–La violencia de género es un fenómeno muy complejo. Si la clave estuviese solo en una sola cosa ya se habría erradicado. Va cambiando, se va adaptando. Por ejemplo, hace años no hablábamos de la ciberviolencia y hoy en día, sobre todo en la gente joven, la violencia de género comienza por el control de las redes, los insultos a través de aquí... Tenemos que ir adaptándonos a la violencia de género.

"Los jóvenes son un reflejo de la sociedad, por lo tanto, es la sociedad la que tiene que plantearse qué mensaje les está mandando"

–Desde los comportamientos que ya casi se tienen asimilados, como el incomodar a una chica con un piropo por la calle, hasta el peor de los casos, que es el asesinato, ¿qué capacidad tiene la Administración para frenar todo esto?

–En cuanto a la gente joven, educarle en relaciones afectivosexuales adecuadas, hablar de nuevas masculinidades, masculinidades en positivo. Lo que podemos hacer es ayudar en la educación a los jóvenes y seguir llamando la atención de esas nuevas vías que coge la violencia de género. Seguir sensibilizando, reclamando y escuchando a las víctimas sobre lo que quieren y lo que necesitan e intentar adaptar sus necesidades a nuestras capacidades.

–Imagino que también hace falta dinero. Políticas como, por ejemplo, el pacto de estado, ¿sirven para algo si no van acompañadas de una buena cantidad de dinero?

–Para realizar una política siempre se necesita un presupuesto. La Junta tiene unos presupuestos, tanto para 2019 como para 2020, en los que se ha aumentado el presupuesto del IAM. Además, contamos con el pacto de estado, que tiene una cuantía importante. Estamos implantando muchísimas medidas. Se necesita dinero para establecer políticas. Creo que las decisiones que hemos tomado desde la Junta en el reparto de ese pacto van coherentes con las políticas que he citado antes. Se fomenta la educación, la protección a las víctimas desde justicia y desde igualdad, de una manera transversal, estamos cubriendo las necesidades de las víctimas y también intentando prevenir que eso suceda en el futuro. Tenemos que trabajar mucho en eso, los jóvenes son el futuro, pero también el presente.

–Ha sido muy criticada una campaña de la Junta sobre violencia de género en la que se ve a mujeres sonriendo. Más allá de la polémica y según su experiencia, ¿refleja esto cómo es salir de una situación de violencia machista? ¿Entiende las críticas a la campaña?

–Siempre que en la administración se toma una decisión va a tener gente a favor y detractores. Respecto a esas críticas, me parecieron muy agresivas porque campañas siempre hay. A mí me interesaba saber qué pensaban las víctimas porque esta campaña está dirigida a ellas, a nadie más. Las víctimas la entienden y muchísimas se han puesto en contacto para apoyar la campaña. Me siento satisfecha con ello. Lo que queríamos era reflejar que se puede salir de esto y que después se puede ser feliz porque es la realidad. Durante 16 años he atendido a muchísimas mujeres víctimas de violencia de género que reclamaban nuevas campañas. Cuando se hace algo nuevo siempre surgen la críticas. Pero las víctimas ya están un poco cansadas de ver siempre las lesiones y la parte más dura, que existe, por supuesto, pero querían que alguien también les dijera que se puede cambiar. Además, creo que las críticas no han querido entender el mensaje, que está claro. Cuando se es víctima hemos visto siempre las lesiones, pero cuando se sale se vuelve a sonreír. En el pacto de estado y en la ley andaluza se dice que las campañas tienen que ir dirigidas con una positividad y eso es lo que hemos cumplido. Si me preguntaran si la volvería a hacer, a pesar de todas las críticas, la volvería a hacer. Las víctimas son las que están contentas con la campaña y muchísimas asociaciones de mujeres.

Fernández Rubio. Fernández Rubio.

Fernández Rubio. / Juan Ayala

–¿Cree que se ha usado políticamente esa campaña? ¿Le molesta eso?

–Se sigue utilizando la violencia de género para sacar rédito político en algún momento y a mí me duele. Nosotros estamos aquí por las víctimas y para erradicar esto. Por lo tanto, que se use políticamente no lo entiendo. Sobre todo porque hay un pacto de estado y una de las primeras cosas que se firma es el sumar y no restar. Entiendo que no te guste una campaña, pero el intentar confundir a las víctimas y mandar mensajes que no son ciertos, sinceramente, al final a quien perjudica es a las víctimas.

–¿Cómo afecta la introducción de discursos como los de Vox en una sociedad que ve casi cada semana cómo una mujer muere a manos de su pareja o expareja?

–El discurso de Vox no lo compartimos. Siempre debemos sumar y nunca mandar mensajes negativos. No creo que ayuden esos mensajes, pero hay que respetar la opinión de los demás. Nosotros no lo apoyamos y estamos demostrándolo y todo aquello que Vox propone en materia de violencia de la Junta no se está siguiendo. Hay que pensar siempre que cuando se hacen críticas a quien se perjudica es a las víctimas porque se las confunde.

Sobre la polémica campaña de la Junta: "A mí me interesaba saber qué pensaban las víctimas porque esta campaña está dirigida a ellas, a nadie más"

–¿Cree que es peligroso que existan estos discursos?

–Creo que no ayuda a la construcción y a la lucha por la violencia de género.

–¿Cree que introducir el término “violencia intrafamiliar” resta fuerza a la lucha que viene de muchos años atrás? Al final parece que se le hace más caso a eso que al resto.

–El teléfono de violencia intrafamiliar es otro teléfono que intenta asistir a otro grupo de personas que están en otra situación que no tiene nada que ver con la violencia de género. Son teléfonos que suman. La repercusión que se le ha dado ha sido la sociedad, nosotros no lo hemos dado más importancia. Desde el IAM sí nos ha preocupado la imagen que se ha dado de que iba a sustituir a nuestro teléfono porque, de nuevo, se confunde a las víctimas. Hemos aumentado en un 400% el presupuesto y el teléfono de la línea 900, además, no es el teléfono de la violencia de género, es el de atención a la mujer en Andalucía, no solo en violencia de género.

"No creo que los mensajes que lanza Vox ayuden, pero hay que respetar la opinión de los demás"

–Se ha celebrado recientemente en Córdoba un nuevo juicio contra la Manada, ¿cree que casos como este ayudan, en cierta medida, a la conciención social? ¿Hay que cambiar el Código Penal?

–Desde hace años se plantea que el Código Penal debe ser modificado, pasar de abuso a agresión sexual, el consentimiento tiene que ser expreso y todo el debate que lo rodea. Me alegro de que el movimiento feminista, incluyendo también a los hombres, salga a reclamar ese cambio. Estos juicios ayudan porque hay muchas mujeres que tienen todavía temor a denunciar este tipo de agresiones y está permitiendo decirles que tienen ayuda. Desgraciadamente, siguen saliendo, pero la reacción que ha tenido España es positiva porque ya se ha prometido que está próximo el cambio del Código Penal.

–¿Qué políticas tiene el IAM para los hijos de víctimas de violencia machista?

–El IAM tiene un recurso de asistencia psicológica inmediata, que este año se ha ampliado y no solo atiende al menor en el momento en que ha ocurrido, sino que se hace un seguimiento y se trabaja con su colegio para el regreso a la clase, que es muy dura. Los niños necesitan tener explicaciones. También se abarca a los familiares más cercanos. Dentro de la propia asesoría jurídica, se orienta a los familiares que se van a hacer cargo del menor sobre las ayudas económicas por ser huérfano víctima de violencia de género. Es un tema muy sensible y el objetivo era ampliar el servicio, y se ha hecho, con un protocolo de comunicación inmediata porque es muy importante explicarle al menor lo que ha ocurrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios