Festejos

La Velá resiste a la lluvia en su día grande

  • Deslucida jornada de la Fuensanta en la que el agua hizo acto de aparición sin entorpecer la tradicional visita a la copatrona de la ciudad desde bien temprano

Una familia observa un puesto de campanas. Una familia observa un puesto de campanas.

Una familia observa un puesto de campanas. / reportaje gráfico: jordi vidal

La lluvia no impidió ayer que la Velá de la Fuensanta celebrara su día grande. El día de la copatrona de la ciudad es una jornada especial en el calendario cordobés y unas pocas gotas (o unas cuantas) no pudieron con la devoción y la tradición a la señora de la Fuensanta. La jornada empezó nublada y el cielo avisaba de lo que estaba por venir. Tanto en la plaza del Pocito como en la de la Juventud estaba todo preparado para el tercer día de fiesta, el más importante.

Una de las citas más señaladas del día fue la eucaristía por la festividad de Nuestra Señora de la Fuensanta, presidida por el obispo, Demetrio Fernández. Hubo caras conocidas en el santuario, como las de los jugadores, entrenador y presidente del Córdoba Club de Fútbol; el presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, y algunos concejales populares del Ayuntamiento, como Salvador Fuentes o José María Bellido. Eso sí, por allí no se vio a ningún representante del cogobierno, ni de PSOE ni de IU; no estaba la alcaldesa, Isabel Ambrosio, o la delegada de Promoción de la Ciudad, Carmen González, una de las áreas más implicadas en la organización de la fiesta de septiembre.

El obispo presidió la eucaristía en honor a la Virgen, sin la presencia de ediles del cogobierno

Ausencias aparte, Demetrio Fernández, durante la homilía pidió para "que mueva el corazón de los que rigen este pueblo en todos los niveles". El obispo manifestó que "esta ciudad necesita de tu patrocinio y de tu maternidad", y le rogó a Nuestra Señora de la Fuensanta que "proteja a todas las autoridades e instituciones que trabajan por ella".

A partir de ahí, todo fue una fiesta, aunque un tanto pasada por agua. A las 12:00, Mercacórdoba ofreció una degustación de fruta fresca para preparar, de manera sana, lo que se avecinaba más adelante. Sólo una hora y media después, la asociación vecinal San José Obrero preparaba todo lo necesario para freír, nada más y nada menos, que 3.000 huevos. Si el viernes fue la salmorejá, ayer tocó la huevá. Aunque parezca difícil de creer, había cola para degustar dos huevos fritos y un poco de pan a pesar de que la lluvia fina fue casi constante. Eso sí, hubo quienes echaron de menos que el plato tuviera alguna cosita más. "El año pasado te ponían un trocito de chorizo", comentaba una señora mientras hacía cola bajo su paraguas. Eso sí, se conformaba con que "al menos este año te ponen dos huevos y no uno".

Gastronomía aparte, la tormenta impidió el desarrollo normal de una de las actividades de la mañana, las actuaciones de las academias de baile Flora e Hija y Salud Millán. Aún así, en cuanto hubo un claro, los operarios se afanaron en achicar el poco agua que había en el escenario para que pequeñas flamencas demostraran sus dotes artísticas mientras sonaba Anda jaleo.

La lluvia dejó durante la siesta vacía la Velá para que la noche trajera todo lo que quedaba por delante. El agua, que parecía que iba a dar un respiro para el último tirón de la jornada, cayó en forma de tromba a media tarde. Cuando la tromba pasó, llegó el grupo de payasos Los Súper, que arrancaron las carcajadas de los más pequeños, pero también de los mayores. El flamenco de Rumba Vinilo precedió al concierto extraordinario de la Velá que ofreció el grupo de rock andaluz Mezquita.

Mientras tanto, en la plaza de la Juventud se desarrollaba una fiesta paralela. Con la libertad de expresión como tema clave de este año, el Consejo de la Juventud organizó una batalla de gallos (de raperos) sin insultos ni ofensas, lo que congregó a bastante público para presenciar la curiosa actividad.

Hoy es el último día para poder disfrutar de una de las fiestas más populares de septiembre en Córdoba, con el añadido de que las atracciones están al 50%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios