Córdoba

La Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles llega a las Tendillas

  • Con seis stands, talleres y cata de vinos de la última campaña finaliza el séptimo encuentro

  • La climatología favorece la calidad de los racimos de uva en esta campaña

Inauguración de la Fiesta de la Vendimia. Inauguración de la Fiesta de la Vendimia.

Inauguración de la Fiesta de la Vendimia. / Laura Martín

La séptima Fiesta de Remate de la Vendimia Montilla-Moriles 2019 tuvo lugar ayer entre catas de vino y talleres en honor a los agricultores que durante todo el año “comparten el sufrimiento y el trabajo arduo hasta llegar al momento de la cosecha”.

La vendimia es el final de todo un proceso, que se inicia con el brote de la viña, continúa con la floración y termina con la maduración. “Ese momento es el que queremos compartir con todos los cordobeses”, ha expresado el secretario de la DO Montilla-Moriles, Enrique Garrido, durante la inauguración de las actividades en la plaza de las Tendillas, donde se instalaron seis stands y dos carpas.

El stand de Montilla traía un foodtruck con degustación de varios tipos de vino y concursos. El de La Rambla expuso un taller de cerámica, mientras que el Ayuntamiento de Montemayor trajo a Córdoba una recreación de Paxera.

El Ayuntamiento de Santaella realizó un taller sobre mosaico romano y en el stand de Moriles se hizo otro sobre venencia para jóvenes.

La carpa central fue instalada para la cata dirigida a 30 personas que solicitaron su asistencia a través de internet, donde tuvieron la suerte de degustar seis vinos recién terminados este 2019. Un sauvignon blanc, dos Pedro Ximenez de Montilla, un vino tinaja Pedro Ximenez de Moriles y dos vinos dulces de Montemayor y Montalbán.

Así, a las 12:30 continuaron las actividades con el perol cordobés de la taberna La Montillana, donde los cocineros, liderados por el jefe de cocina, Antonio Jiménez, elaboraron arroz para todos los presentes. El propietario de este establecimiento, Rafael Gavilán, señaló que “año tras año vamos superando las expectativas con la idea de traer el espiritu de la Vendimia a Córdoba”.

Durante la inauguración tomó la palabra Ángela Portero, técnico responsable del Consejo Regulador, quien explicó todo lo relacionado a la campaña de este año. Portero aseguró que las condiciones climáticas del último ejercicio son las que han definido el desarrollo de la viña de Montilla-Moriles, por lo que la brotación se adelantó dos semanas de lo habitual, situación que adelantó también la vendimia.

Las altas temperaturas de primavera, justo en la etapa ade floración, provocó que los racimos estuvieran más sueltos “favoreciendo que la uva sea mas sana y de mayor calidad”. El verano “relativamente suave” también ha favorecido a las viñas, alimentando bien a las uvas que han alcanzado la maduración adecuada.

En cuanto a la pluviometría del año, que ha oscilado entre 450 y 500 litros en todo el territorio, “es poca la cantidad de agua que han recibido nuestras viñas, pero debido a los suelos de Montilla y Moriles, ricos en calcio y agua, han podido sobrellevar su desarrollo adecuadamente”. Y debido al clima cálido y seco de la campiña sur cordobesa, “hemos tenido apenas incidencia de plagas y enfermedades”.

“En total, este año se han producido 38 millones de kilos, un 20% menos que el ejercicio pasado, cuando se recogieron más de 46 millones de kilos”, ha informado Portero. De los 38 millones de este año, un millón y medio han sido destinados a distintas variedades de vinos jóvenes y 26 millones y medio a vinos blancos, de los cuales 11 millones han sido para paseras y por último, 13.000 kilos de moscatel.

El presidente de la Ruta del Vino y alcalde de Montilla, Rafael Llamas, ha cerrado la inauguración afirmando que la Ruta del Vino “es una herramienta eficaz para la promoción del territorio”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios