Córdoba

Coronavirus en Córdoba: Los test comienzan a arrojar luz sobre el impacto en las residencias

Realización de test en la residencia de Almodóvar del Río. Realización de test en la residencia de Almodóvar del Río.

Realización de test en la residencia de Almodóvar del Río. / El Día

La Junta de Andalucía inició hace un par de días el reparto de 12.000 test detectores del coronavirus en las residencias de la provincia de Córdoba. La realización de estas pruebas, que se harán a los residentes tanto si presentan síntomas como si no, permitirá arrojar luz sobre el estado de expansión del virus en estos centros.

Es en las residencias donde vive parte de la población que más vulnerabilidad presente frente al covid-19. Y a pesar de que los datos oficiales sobre contagios en estos espacios no estén actualizados, a principios de mes ya se sabía que uno de cada diez contagios en Córdoba se localizaba, precisamente, en estos puntos.

La situación de las residencias en la provincia, obviamente, no es la misma en todos los municipios. Hay algunos que han registrado una incidencia mayor del virus, como es el caso de la residencia hogar San Rafael de Montilla, la Juan Crisóstomo Mangas de Rute o Nuestra Señora de Gracia de Alcantarilla de Belalcázar. Sin embargo, otros centros de mayores, como los de Lucena o Benamejí, no cuentan con casos de afectados, a pesar de que en el centro lucentino de mayores Nueva Aurora se registrara una víctima mortal (un hombre de 85 años natural de Iznájar).

Las residencias de Rute, Montilla y Belalcázar son algunas de las más afectadas

Por lo tanto, al objetivo básico de esos test, que no es otro que el de gestionar mejor los recursos sanitarios e incidir donde exista mayor problemática, también se unirá esa posibilidad de conocer cómo de incisivo está siendo el covid-19 en las residencias.

Porque no se puede olvidar que buena parte de los fallecidos por coronavirus en Córdoba estaban internos en estos centros. Llamativos son los casos señalados de Montilla o Rute. Según los últimos datos conocidos por el Día, en la residencia Juan Crisóstomo Mangas de Rute el número de decesos registrado a raíz de complicaciones derivadas de este virus es ya de seis personas.

Los positivos en este centro, además, llaman cuanto menos la atención. Entre residentes y trabajadores, los contagiados de covid-19 en la residencia ruteña ascienden a 70 personas. Los test han permitido conocer que de un total de 81 internos, hay 57 casos afectados, y que la cifra de infectados correspondientes a trabajadores (la plantilla está compuesta por 49 personas) asciende a 13 personas.

En la residencia de Rute, el número de contagios asciende ya a 70 personas

En el caso de la residencia San Rafael de Montilla, el número de fallecidos es ya de cuatro personas, siendo la última víctima mortal un hombre de 81, natural de Puente Genil. Aquí, el número de contagiados superaría la veintena.

Una situación similar está atravesando el centro de mayores Nuestra Señora de Gracia de Alcantarilla de Belalcázar, donde el número de decesos registrados asciende ya a seis personas, tras el fallecimiento este domingo de otro residente.

La última información del hogar, gestionado por la Fundación Prode, habla de 27 afectados por el coronavirus, entre ellos seis trabajadores. En las últimas horas se ha procedido al aislamiento de tres residentes y una empleada por haber dado positivo.

Desde la organización han explicado que esta semana comenzarán allí los test rápidos a las personas que hayan dado positivo, por orden de antigüedad, lo que “permitirá ir incorporando a sus puestos a los trabajadores aislados en casa, así como la salida del aislamiento de los residentes que, estando asintomáticos, den negativo y hayan creado ya anticuerpos”.

Estas residencias no son, ni mucho menos, las únicas afectadas por el covid-19, pero en ellas sí se han escrito alguno de los capítulos más dramáticos de esta cuarentena. En el caso de Córdoba capital, el centro de mayores del Parque Figueroa ha sido uno de los más sacudidos por la pandemia, cuya crisis se cobró la vida de una de sus residentes, y que cuenta, según las últimas informaciones, con una quincena de infectados.

También en la capital, el virus se extendió rápidamente por la residencia que las Hermanitas de los Ancianos Desamparados gestiona en la calle Buen Pastor, donde se conoció que el número de afectados, entre residentes y trabajadores, llegaba a la veintena.

Test negativos

Los test, de la misma forma que supondrán, casi con total seguridad, un aumento del pico de casos, también servirán para descartar cualquier duda que exista en estas residencias. Esto permitirá conocer que hay centros de mayores que no cuentan con ningún contagiado.

Es el caso, por ejemplo, de las residencias San Juan Dios y Nueva Aurora de Lucena. Los 71 usuarios y los empleados de esta última se sometieron a estas comprobaciones durante la jornada del sábado. Un día después, este domingo, los profesionales del Área Sanitaria Sur de Córdoba repitieron el procedimiento en la primera de ellas, tanto con los 74 ancianos como con la plantilla. En ambos geriátricos, los análisis ratifican la ausencia de infectados por covid-19.

Lo mismo ha ocurrido y ha sido confirmado por sus respectivos ayuntamientos en Benamejí y en Hornachuelos. En la residencia Santa Teresa de Jesús benamejicense, los 73 usuarios y los 33 trabajadores han superado satisfactoriamente los test rápidos. Una situación que se ha repetido en el centro melojo de San Bernardo, donde las 50 pruebas realizadas por personal del ambulatorio han sido satisfactorias.

Labores de desinfección

Aunque en un primer momento fueron, precisamente, las residencias las que lanzaron la voz de alarma ante la falta de material de protección para hacer frente a la pandemia, las medidas aplicadas paulatinamente han provocado que en muchas de ellas, como las ya citadas, no exista ningún contagio.

Efectivos de la Brigada de Cerro Muriano y también de la Unidad Militar de Emergencias (UME) han trabajado en labores de desinfección en prácticamente la totalidad de residencias de la provincia. En la protección de estos centros han trabajado también las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Todo ello unido a la conocida solidaridad de los cordobeses, que han elaborado material o hecho donaciones para reforzar la atención, sobre todo, del personal más vulnerable ante esta pandemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios