Córdoba

Comienza la recogida de ADN a familiares de víctimas de franquismo

  • Casi 100 personas han pasado por el centro cívico Poniente Sur a lo largo de la mañana

Recogida de ADN en el centro cívico Poniente Sur. Recogida de ADN en el centro cívico Poniente Sur.

Recogida de ADN en el centro cívico Poniente Sur. / Juan Ayala

El Centro Cívico de Poniente de Córdoba ha abierto sus puertas a las 10:00 horas para iniciar la recogida de muestras de ADN de familiares de víctimas del franquismo, cuyos restos se exhuman en los cementerios de la capital cordobesa, conforme al cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática. Esta labor se realiza durante esta jornada en horario ininterrumpido, hasta las 19:00.

Según han explicado desde la asociación Dejadnos Llorar, que dirige Antonio Deza, cerca de un centenar de personas ya han pasado a lo largo de la mañana y se les han recogido datos para un expediente colectivo, al tiempo que "la gente cuenta lo que sabe de sus familiares", que "es importante".

Al respecto, han indicado que han llegado personas de Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Jaén y Sevilla, además de distintos municipios de la provincia cordobesa como Montoro e Hinojosa del Duque, entre otras localidades y ciudades. La recogida de muestras solo se ha programado para el día de hoy, pero esperan que "más adelante" haya más jornadas para esta labor, teniendo en cuenta que se acercan personas de diferentes puntos del país.

La Oficina de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía en Córdoba ha recibido unas 140 solicitudes de familiares para que la Administración andaluza iniciara la búsqueda de esos restos.

La recogida que se organiza está supervisada por el catedrático de Medicina Legal y Forense en la Universidad de Granada José Antonio Lorente, el director del banco de ADN de Andalucía, ubicado en Granada y uno de los cuatro que existen en el país y con el que la Junta suscribió un convenio por cuatro años para concentrar toda la información disponible sobre víctimas de la represión franquista.

Se trata de una exigencia recogida en la ley andaluza de Memoria Democrática, que en uno de sus artículos dice que será "la Junta la que realizará pruebas genéticas que permitan la identificación de los restos óseos exhumados. A tal fin, establecerá y gestionará un sistema de banco de datos de ADN en colaboración con las universidades públicas de Andalucía, en el que se registrarán tanto los datos de los restos óseos exhumados como el ADN de personas voluntarias que, tras su acreditación, deseen formar parte de este banco de datos por su condición de familiares víctimas".

Cabe destacar que los trabajos se han iniciado en enero en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud y ya han dado sus primeros frutos. Concretamente se exhuma en el cuadro de San Ramón. Se calcula que en Córdoba hubo más de 4.000 víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios