Sociedad

El Consejo de Enfermería reclama que los recién nacidos sean atendidos por personal cualificado

  • El colectivo dice que no es la primera vez que se producen errores como el que provocó la muerte de Rayan y achaca la negligencia a la contratación inadecuada y a la falta de supervisión.

Comentarios 4

El Consejo General de Enfermería (CGE) ha señalado este jueves que en las unidades de neonatos no debería haber personal sin cualificar, al tiempo que ha reconocido que este factor junto con un modelo de contratación inadecuada y la falta de supervisión pudieron influir en el error que mató a Rayan.

En rueda de prensa, el presidente del CGE, Máximo González, ha anunciado que estudia emprender acciones legales contra el director gerente del Hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, por sus manifestaciones "inmorales" e "indecentes" al anunciar las circunstancias de la muerte del bebé de 15 días.

Barba declaró el pasado lunes que Rayan, hijo de la primera víctima de la gripe AH1N1 en España, había fallecido debido a un "error terrorífico" y "sin excusas" del personal de enfermería que suministró al bebé un preparado lácteo vía intravenosa.

Preguntado si el reconocimiento del error se hubiera producido de la misma manera si la equivocación la hubiera cometido un médico, González ha señalado que nunca lo ha visto.

El presidente del Consejo de Enfermería, uno de los organismos que investiga el caso junto con la comunidad de Madrid y el juzgado de instrucción número 53 de Madrid, no ha revelado detalles de la investigación.

"No es el primer caso de estas características que se produce en España", ha señalado, aunque ha admitido la excepcionalidad de éste por las circunstancias en las que murió la madre del niño.

González ha aludido a otro caso "gemelo" sucedido en Canarias cuya sentencia, en 2005, dictó un año de prisión y tres de inhabilitación para el profesional implicado.

"Puede haber más accidentes, y debemos analizar la situación para que no se produzcan", ha señalado.

A su juicio, el riesgo se produce desde que los 240.000 enfermeros que trabajan en España realizan "millones de intervenciones" y ha agregado que lo sucedido en el Gregorio Marañón supone "un punto de inflexión" para que las autoridades sanitarias tomen medidas.

Para González, una serie de hechos concatenados como la falta de cualificación, un método de contratación inadecuada y la falta de supervisión pueden estar relacionadas con el caso, aunque ha matizado que todas estas circunstancias en este caso eran legales.

La formación de enfermería está destinada a cuidados generales, pero no para puestos de "alto riesgo" como una neonatología, ha afirmado.

En este sentido, ha recordado que no existe especialización en la enfermería -salvo enfermedad mental y matronas-, a pesar de que la ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias la contempla hace tres años.

Asimismo ha confirmado que la enfermera que cometió el error y permanece apartada del servicio tenía un contrato temporal y recibe asistencia psicológica y psiquiátrica porque una persona en esa situación es "un persona muerta", ha afirmado.

El Consejo, que se personará en el caso, espera recibir hoy toda la información que ha solicitado a la Comunidad de Madrid y al hospital y, una vez concluidas las pesquisas, pedirá que se depuren "todas las responsabilidades".

González ha aclarado que la contratación del personal de enfermería se realiza mediante bolsas de trabajo generalistas, que no tienen en cuenta el criterio de la competencia profesional.

"No se puede llamar por lista a personal cualificado" para trabajar en puestos de riesgo, ha señalado.

Tampoco tienen los enfermeros tutores que vigilen su tarea profesional en los primeros años de servicio, como en los MIR de medicina.

Asimismo ha señalado que en España existen 5,4 enfermeros por mil habitantes mientras la media de la UE se sitúa en 9.

Además existen desigualdades entre comunidades al extremo de que en Navarra trabajan el triple de enfermeras que en Murcia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios