Sociedad

Los familiares de Rayan le dan su último adiós en Marruecos

  • El menor fallecido por negligencia médica en el hospital Gregorio Marañón de Madrid ha sido enterrado junto a su madre, que murió días antes por gripe A.

Comentarios 15

El féretro del pequeño Rayan, fallecido por negligencia médica en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, fue enterrado  este jueves en el pueblo marroquí de Mdiq junto a su madre, Dalila Mimuni, primera víctima mortal de gripe A en España.

Sobre la una de la tarde, los familiares trasladaron el ataúd hasta el cementerio de Mdiq, donde el cuerpo del niño recibió sepultura, acompañados por unas doscientas personas y ante el atento seguimiento de un buen número de medios de comunicación.

Celebrada bajo un intenso calor, la ceremonia, a la que por tradición marroquí sólo asistieron los hombres, duró alrededor de 15 minutos y estuvo dirigida por un imán, que recitó versos del Corán.

A continuación, la familia de Rayan recibió el pésame de las autoridades del pueblo y los demás asistentes.

Previamente, la familia se había congregado para rezar por Rayan en la vivienda familiar del padre del niño, Mohamed El Uriachi, y en una mezquita cercana, donde realizaron también la oración musulmana del mediodía.

Durante las exequias, el alcalde de este pueblo septentrional, Mohamed El Yacubi, se acercó a dar el pésame a la familia y leyó la carta que el rey marroquí, Mohamed VI, les dirigió ayer, en la que expresaba sus condolencias y citaba algunos versos coránicos.

La rutina de Mdiq, pueblo del que son naturales Dalila y Mohamed, quedó alterada por el paso del cortejo fúnebre, tan amplio que la policía se vio obligada a cortar las calles más céntricas de la localidad.

Más de una veintena de medios de comunicación locales y extranjeros, parientes y algunos curiosos se acercaron al lugar para acompañar a la familia.

Los restos mortales del niño llegaron al aeropuerto de Tetuán a las 10.53 hora local (09.53 GMT) en un avión militar fletado por el rey Mohamed VI, en el que también viajaron El Uriachi y la madre de Dalila, Aziza Ismaili.

Allí esperaba el cortejo fúnebre, en el que se encontraban las familias de Mohamed y Dalila, así como el canciller del Consulado de España en Tetuán, Jesús Cuartero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios