España

JxCat y ERC lanzan la caña a la CUP

  • Los dos partidos secesionistas sellan un acuerdo de legislatura y ofrecen una "multiconsulta" y un proceso constituyente a los anticapitalistas, pero la propuesta no incluye la vía unilateral

Los diputados de JxCat Eduard Pujol y Elsa Artadi durante el Pleno del 'Parlament' celebrado el pasado 1 de marzo. Los diputados de JxCat Eduard Pujol y Elsa Artadi durante el Pleno del 'Parlament' celebrado el pasado 1 de marzo.

Los diputados de JxCat Eduard Pujol y Elsa Artadi durante el Pleno del 'Parlament' celebrado el pasado 1 de marzo. / Andreu Dalmau / efe

Comentarios 1

El acuerdo ayer entre JxCat y ERC para desencallar la legislatura plantea impulsar un proceso constituyente que sirva para "conformar las bases de una propuesta de Constitución de la república de Cataluña". El documento, enviado a la CUP para que lo estudie y tratar de convencer a los anticapitalistas para que apoyen un futuro Govern, también plantea celebrar una "multiconsulta con todas las garantías para que participen la mayoría de catalanes" y se expresen sobre todos los debates realizados en el proceso constituyente.

El acuerdo, de 46 páginas, también incluye el impulso de una estructura política en Bélgica liderada por Carles Puigdemont con tres órganos: la Asamblea de Representantes para la República, el Consejo para la República, y la presidencia del Consejo de la República.

El documento incluye una estructura política en Bélgica liderada por Carles Puigdemont

Los Criterios esenciales de la legislatura que se plantean son: "construcción de la república", restitución de las instituciones catalanas, construir la estructura política de Bélgica, dinamizar la actividad del Parlament, y defender los derechos civiles, que aseguran que están amenazados por el Estado por la aplicación del artículo 155.

Además, los dos partidos independentistas aseguran que mantendrán "siempre la reclamación de diálogo y negociación política con el Estado", exigiendo un respeto escrupuloso por la decisión democrática de los catalanes expresada en las urnas.

Los tres órganos políticos en Bruselas se aglutinarán bajo la marca Espacio libre en el exilio y trabajarán para "desarrollar la estrategia política, la internacionalización y un frente común para la defensa de los derechos civiles y colectivos de los catalanes".

La Asamblea -una suerte de Parlament- promoverá "las actuaciones necesarias para avanzar hacia el establecimiento de la república", deberá reunirse al menos dos veces al año y elegirá al presidente del Consejo, que ya se determina que será Puigdemont. El presidente del Consejo deberá "impulsar las políticas, estrategias y consensos necesarios para conseguir la república", y deberá nombrar a los miembros del Consejo, una especie de Govern paralelo, que asesorará a Puigdemont y rendirá cuentas ante la Asamblea.

La primera reunión de la Asamblea será en Bruselas y la convocará Puigdemont y se aprobará un manifiesto de Apelación a los pueblos del mundo en el que, entre otras cuestiones, se rechaza el artículo 155 y se critica "la deriva autoritaria del Estado español". El proceso constituyente se impulsará a partir de un Pacto Nacional Constituyente en Cataluña que deberá emplazar a todos los agentes cívicos, sociales y políticos a participar en él, y se deberá acordar la "metodología" de este proceso.

En el Parlament se constituirán las comisiones necesarias para profundizar en todos aquellos temas que se quieran abordar en este proceso constituyente para sentar las bases de la constitución republicana.

El acuerdo entre JxCat y ERC recoge el proceso constituyente y el multireferéndum -con la denominación final de multiconsulta- que exigían los cupaires, pero para realizarlo a lo largo de toda la legislatura. El documento defiende la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017 y la mayoría independentista que alumbró las elecciones del 21 de diciembre, pero evita las referencias explícitas a la declaración de la república que se aprobó el 27 de octubre.

El texto no refleja ni la desobediencia ni la vía unilateral de independencia, dos detalles que eran fundamentales para que la CUP volviera a apostar por el respaldo a JxCat y ERC para la formación de un Govern.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios