EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Pedro Morilla | Director deportivo del Wuhan Shangwen "Un confinamiento con Gordillo y Joaquín sería para hartarse de reír"

Pedro Morilla, director deportivo del Wuhan Shangwen. Pedro Morilla, director deportivo del Wuhan Shangwen.

Pedro Morilla, director deportivo del Wuhan Shangwen. / M. G.

Trotamundos del fútbol, Pedro Morilla (Sevilla, 1972) lleva el balón cosido a la zurda desde que estuvo en la cantera del Betis. Jugó en Écija, Talavera, Murcia, Burgos, Dos Hermanas, Ciempozuelos... Ha estado en el cuerpo técnico del Betis y el Granada. El verano pasado se fue a China para ser director deportivo del Wuhan Shangwen Three Towns. Allí le pilló el brote. Su segunda cuarentena la pasó en el hospital Gómez Ulla de Madrid y ahora, en el estado de alarma, entre Gerona, donde están aislados los 106 niños que su club tutela en Barcelona, y Granada.

–¿Han hecho ya un ERTE en su club, el Wuhan Shangwen Three Towns?

–No, de momento nos han respetado el salario, el club está respondiendo. El 31 de enero llegamos repatriados a España y se están portando bastante bien.

–¿Le dará un poco de jindama volver al sitio donde se originó el coronavirus?

–No, ya estuvimos allí y sabemos que la situación está bastante controlada, aunque pueda haber otro repunte. No hay infectados nuevos y empiezan a salir de casa tras la cuarentena. Cuando fuimos repatriados, decíamos que las condiciones no eran idóneas pero poco a poco van a serlo.

–¿No hay fecha de vuelta?

–No, pero los empleados empezarán a ir pronto a las oficinas. Lo nuestro parece que se prolongará un poco más, no sé si finales de abril o principios de mayo. Ellos son muy directos y te pueden avisar hoy y pasado mañana tienes que irte a China.

–No conoció a los 11 millones de habitantes de Wuhan, pero ¿cree que se sienten en cierto modo responsables de la crisis?

–No, surgió allí, pero ni se sabe con certeza cómo se infectó el primer contagiado, si fue en un mercado, en un laboratorio... La ciudad es muy alegre, son muy acogedores y no creo que se sientan responsables, ni mucho menos, ni nosotros debemos hacer que se sientan así porque podía surgir en cualquier lugar del mundo.

–Ha estado también de cuarentena en Gerona. ¿Es verdad eso que dice Torra de que a los separatistas les afecta menos el virus?

–Pues no, las cifras en Cataluña suben igual que en todos lados. Esta pandemia afecta a todos por igual, seas de donde seas.

–¿Cómo se explica a los 106 chavales de Wuhan que forma su club en Barcelona que en la civilizada Europa están ahora menos seguros que en la zona cero de la pandemia?

–Es complicado. Las familias y el club están preocupados por nuestra situación. Piensan que las medidas allí fueron más estrictas. Aquí hemos tomado ya precauciones, pero ellos creen que chavales estarían menos expuestos en China.

–Para los del plan antiguo usted se está diplomando en aislamientos. ¿Llegará a la licenciatura?

–Casi, cuando vuelva será la cuarta cuarentena. Esperemos que aquí pase rápido y que el pico esté próximo. Cuando fuimos repatriados jamás imaginamos lo que está pasando aquí.

–¿Qué es lo que peor lleva psicológicamente?

–No, no me ha afectado mucho, será que soy duro. Al final es mentalizarte de que hay que afrontar lo que te viene. Sí tengo cierta preocupación por la familia o por los amigos.

–¿Similitudes entre el confinamiento de un disciplinado asiático y de un anárquico andaluz?

–Allí fueron muy estrictos y no han salido de sus casas. Nosotros ya no estábamos, pero el Ejército chino iba casa por casa a tomar la temperatura y, el que tuviese síntomas del coronavirus, directo al hospital para separar a la población enferma de la sana. Los andaluces nos estamos portando bien en general, nosotros no es que seamos anárquicos, pero hacemos mucha vida fuera de casa y aun así estamos quedándonos sin salir.

"No creo que en Wuhan se vean responsables de la pandemia ni debemos hacer que se sientan así"

–El técnico serbio Bora Milutinovic condujo a China a su primer y único Mundial (2002). ¿Jugará más próximamente o su nivel está por los suelos?

–Allí el problema es que se cortó el fútbol. China llegó a cierto nivel cuando se clasificó para el Mundial, pero el fútbol se prohibió bastante tiempo por corrupción, a nivel profesional y de cantera. Fueron años de retroceso total y ahora intentan subir de nuevo el nivel para jugar una Copa del Mundo. Primero busca equipararse a las potencias asiáticas, Japón y las Coreas. Los japoneses llegaron a cuartos en un Mundial y China pretende eso. Veo mucha diferencia entre los niños pequeñitos con los mayores. Eso te dice que el fútbol está en proceso de desarrollo.

–Llevamos años escuchando eso de que el futuro del fútbol es China. Pero, entre usted y yo... ¡son malísimos!

–El futuro seguirá estando en los países en los que el fútbol está asentado, pero China tiene una población enorme y trabajando bien, sin exigencias ni prisas, puede llegar a un buen nivel. Pero es una tarea de años.

–Ya en serio, usted les daría un meneo a los chinos con 20 años menos, ¿no?

–He tenido nivelillo jugando, ¿eh? Estuve en Segunda en el Écija, con Gordillo.

–Le podía haber tocado con Gordillo un confinamiento.

–Con Gordillo y... con Joaquín. Imagine cómo sería el confinamiento, me habría hartado de reír. Conocía personalmente a Gordillo por mis años de canterano en el Betis y también tuve la fortuna luego de compartir equipo con uno de mis ídolos, eso se me queda para toda la vida.

–Total.

–Con el nivel que yo tenía creo que sería mejor que los chinos. Salvo Wu Lei (Espanyol), los mejores jugadores chinos podrían estar en algún Segunda, en los mejores equipos de Segunda B... El nivel de la Primera en China lo equiparo con nuestra Segunda B.

–¿Se echó a la boca alguna porquería en los mercados chinos?

–No, no, yo soy rarito para esas cosas. Además, Wuhan es una ciudad muy moderna y los lugares por donde me estuve moviendo eran más occidentales que chinos. Aunque, en cualquier caso, me costaría comerme un murciélago, una cucaracha o una serpiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios