Córdoba CF

¿Es la plantilla del Córdoba CF la mejor de Segunda B?

  • Juan Sabas arrancará la competición con un equipo lleno de variantes al que se le exigirá el máximo

  • La dirección deportiva blanquiverde confía ciegamente en las capacidades para ascender del equipo

Los jugadores del Córdoba CF, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Los jugadores del Córdoba CF, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Los jugadores del Córdoba CF, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

El cierre del mercado de fichajes en Segunda División B ha propiciado que los 102 equipos que tomarán parte en la competición esta temporada tengan ya las cartas sobre la mesa. La confección definitiva de las plantillas permite hacer las primeras cábalas sobre quiénes son los favoritos a comandar la competición en cada una de sus tres fases. Y el Córdoba CF está sin duda entre ese ramillete de equipos llamados a pelear por el ascenso, pero ¿tiene el conjunto blanquiverde la mejor plantilla de la categoría?

La respuesta a esa pregunta es casi tan complicada como el propio sistema de competición que este año afrontarán los equipos en Segunda B. Con equipos como el Marbella, el Badajoz, el Hércules, el Deportivo de la Coruña, el Burgos, el Numancia, el Atlético Baleares, el Racing de Santander o filiales tan potentes como los del Barça y el Real Madrid, resulta complicado alcanzar un consenso sobre si el equipo confeccionado por la dirección deportiva blanquiverde es el mejor de la categoría de bronce. Eso sí, Miguel Valenzuela lo tiene clarísimo.

"No sé si tenemos el mejor equipo de la categoría, pero la mejor plantilla os puedo asegurar que sí", apuntó el director general deportivo del CCF en su balance tras el cierre del mercado. Una afirmación que encierra en sí misma una alta exigencia, con la que Juan Sabas y sus jugadores tendrán que saber lidiar para mantenerse cerca del objetivo durante toda la temporada.

Más allá de las valoraciones sobre el plantel, un somero análisis del equipo que manejará Sabas deja ver a las claras que para este curso el Córdoba sí cuenta con una plantilla bastante equilibrada. La dirección deportiva ha conseguido en este mercado doblar todas las posiciones, con la excepción del lateral derecho, donde Álex Robles es el único jugador específico, si bien se cuenta con Farrando como alternativa ahí, más la ayuda de un filial llamado a ser importante, donde viene sobresaliendo el también recién llegado Núñez.

El resto del equipo presenta dos jugadores por puesto y en la mayoría de ellos, con la salvedad quizás de la portería, resulta ciertamente complicado dilucidar qué jugador partirá con la titularidad en el debut liguero.

Otro de los aspectos que a buen seguro harán del Córdoba un mejor equipo durante el curso es que Valenzuela y Juanito han fichado teniendo muy en cuenta los perfiles necesarios para Juan Sabas, por encima de nombres más o menos llamativos. El ejemplo claro está en el costado izquierdo, donde la llegada de Alain Oyarzun responde a esa necesidad que tenía el equipo de disponer de un extremo zurdo que ensanche el campo y que ponga buenos centros a los puntas. Tanto Piovaccari como Willy no destacan precisamente por su juego fuera del área, pero tienen buenas condiciones para finalizar al primer remate. La aportación en los costados de Valverde y Oyarzun, auténticos especialistas en ganar línea de fondo y sacar el centro, debe hacer crecer a los dos delanteros veteranos del CCF.

Una plantilla más joven

Otro de los aspectos que sobresale de este Córdoba es el equilibrio logrado entre juventud y veteranía. No es casualidad que la edad media del plantel no supere los 25 años (está en 24,7 concretamente). Ese objetivo era una de las prioridades de la dirección deportiva, que desde el primer momento entendió que los Becerra, Javi Flores, Carlos Valverde, De las Cuevas, Piovaccari o Willy necesitaban el complemento de jugadores con un alto nivel físico. Por eso, no es causalidad que entre los fichajes solo Mario Ortiz entre en ese rol de jugador veterano, en su caso llamado también a marcar diferencias.

El patrón común del resto de caras nuevas es la juventud y un tono físico alto, tanto en los jugadores sub 23 elegidos como en los mayores, que se mueven en la franja entre los 26 y 29 años, en la que en teoría un futbolista se encuentra en su plenitud física.

Con esos mimbres, el Córdoba parte con el reto de construir un bloque sólido y efectivo en ataque. La pretemporada ha servido para que los preceptos del fútbol de Juan Sabas queden claros. El madrileño quiere que su equipo encaje poco y que con la pelota sea vertical, atacando de manera más directa por las bandas para buscar a los rematadores en el área rival.

Para ese fútbol, sí parece claro que el técnico ha encontrado los mimbres necesarios gracias al trabajo de la dirección deportiva. Por todo ello, se puede cuestionar que el Córdoba tenga la mejor plantilla de la categoría, pero queda bien a las claras que por perfiles tiene un bloque hecho a imagen y semejanza de su técnico. A partir de ahí, Sabas y los suyos tendrán que encargarse de cumplir con las expectativas que el club ha depositado en sus capacidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios