Córdoba CF - Xerez DFC | La Crónica
  • Los blanquiverdes, todo un rodillo en ataque, se dan un festín ante un débil cuadro jerezano

  • Adrián Fuentes, con un doblete, Simo y Omar Perdomo, los goleadores en una nueva fiesta en El Arcángel 

La sonrisa permanente (4-0)

Simo celebra el 1-0 en El Arcángel. Simo celebra el 1-0 en El Arcángel.

Simo celebra el 1-0 en El Arcángel.

Miguel Ángel Salas

El Córdoba CF sigue a lo suyo. Va sobrado y lo demuestra jornada tras jornada. El Xerez DFC no pudo frenar al rodillo cordobesista. Todos suman en el plantel de Germán Crespo. Los partidos en El Arcángel son una fiesta. Los jerezanos apretaron algo al inicio pero acabaron claudicando ante el poderío local. La sonrisa permanente. Un suma y sigue constante. El ascenso es el objetivo y a por él van todos agarrados de la mano. Todos son conscientes del reto. Toca rematarlo, pero la segunda vuelta arranca de la mejor manera. A base de goles, nadie puede con este ciclón blanquiverde.

Con José Alonso y la sorpresa de Julio Iglesias en el once inicial, tardó en asentarse el Córdoba CF en el terreno de juego. Los blanquiverdes empezaron algo dormidos ante un cuadro jerezano que arrancó con fuerza. En busca de dar la sorpresa. Sólo se llevaban unos segundos de partido cuando Marcelo estuvo a punto de aprovechar una indecisión defensiva local. Sin embargo, José Alonso estuvo atento al intento del jugador azulillo. Fue un aviso.

Pero la mordiente ofensiva del Córdoba CF es total. Era cuestión de tiempo que el rodillo blanquiverde empezase a funcionar. Mucha munición arriba con Willy, De las Cuevas, Simo o Adrián Fuentes. Fue el atacante madrileño, muy activo durante la primera mitad, el primero que probó fortuna con un lanzamiento que salió ajustado al palo derecho de Camacho.

En el toma y daca, el Córdoba siempre saca fortuna. En la segunda llegada peligrosa, los de Germán Crespo no fallaron. Javi Flores metió uno de esos pases mágicos a la espalda de la defensa xerecista y ahí apareció Simo, el hombre de moda en blanquiverde, para controlar y batir de tiro cruzado a Camacho. 16 minutos y el partido ya estaba abierto. 

A pesar del 1-0, el Xerez DFC no varió su plan y siguió apretando a los locales en la salida de balón. Otra indecisión defensiva entre Ekaitz Jiménez y José Alonso estuvo a punto de aprovecharla el cuadro de Pérez Herrera, pero el centro de Baeza no encontró rematador. Fue el segundo aviso de los azulinos. Sin embargo, el CCF cada vez que se acercaba al área visitante hacia daño. Willy tuvo el 2-0, pero el disparo del de Torremejía, tras tocar en un zaguero xerecista, se estrelló en el palo izquierdo. Era cuestión de tiempo el poner la sentencia. Adrián Fuentes y Simo se estorbaron tras un medido centro de Ekaitz Jiménez.

Adrián Fuentes es presionado por Iriondo. Adrián Fuentes es presionado por Iriondo.

Adrián Fuentes es presionado por Iriondo. / Miguel Ángel Salas

Pero la apuesta arriesgada de Germán Crespo con José Alonso salió de nuevo rana porque, como pasó ante el Vélez con José Cruz, el central onubense recayó de su lesión y tuvo que abandonar el campo antes de la media hora de juego. Acto seguido, con Gudelj ya sobre el campo, los blanquiverdes pusieron tierra de por medio. Willy metió un pase en largo hacia el otro costado y ahí Adrián Fuentes hizo el resto. El madrileño recortó a su defensa y batió de tiro cruzado a Camacho. El partido ya estaba encarrilado. No hay otro plan mejor que el que funciona. Atacar y atacar. Ese hambre feroz de ser el mejor a base de juego y goles. 

Antes de llegar al descanso, De las Cuevas, tras un centro de Puga, tuvo el tercero, pero el disparo del alicantino se fue demasiado alto. El ataque local dañaba una y otra vez a la débil zaga azulina. Además, todo se complicó más para los azulinos con la lesión del meta Camacho. Era la segunda tras la inicial de Javilillo. Y así todo es más difícil si quieres hacer daño al sólido líder.

Antes de llegar al descanso, Willy lo volvió intentar con un cabezazo que se fue ajustado al palo. Hubiera sido el premio perfecto a una buena primera parte de los blanquiverdes. El Arcángel ya era una fiesta. Este equipo juega bien y enamora. Y todavía quedaba la segunda mitad para disgusto de un Xerez DFC muy flojo en todos los sentidos.

Para arrancar la segunda parte, Germán Crespo movió ficha y dio entrada a Álex Bernal por Julio Iglesias. Hombre por hombre. El rodillo blanquiverde siguió a lo suyo y la sentencia llegó rápidamente. Un pase de Puga dejó a De las Cuevas solo ante César, pero el meta xerecista le adivinó el disparo. Eso sí, el rebote fue a un Adrián Fuentes que no falló y marcó a puerta vacía.

Con todo decidido, Germán Crespo empezó a repartir minutos y dio entrada a Casas y Omar Perdomo. Munición para el ataque. El Arcángel era una fiesta. El rambleño no atinó a la primera tras un pase de Simo. Letal arriba. El Xerez DFC lo intentaba, pero se topaba con Carlos Marín o la ordenada zaga local. En defensa, sufría. Estaba pidiendo el final del partido. Pero quedaba mucho. Y tocaba sufrir porque los blanquiverdes se estaban gustando. 

Omar Perdomo festeja su tanto con Ekaitz Jiménez. Omar Perdomo festeja su tanto con Ekaitz Jiménez.

Omar Perdomo festeja su tanto con Ekaitz Jiménez. / Miguel Ángel Salas

Adrián Fuentes, Simo, Casas y Omar siguieron a lo suyo. Tocaba cerrar la fiesta. Y apareció el canario tras un buen pase de Adrián Fuentes, colosal durante todo el partido, para poner el 4-0. Era cuestión de ver cuántos iban a caer ante la notable superioridad cordobesista. Viedma entró por un ovacionado Javi Flores. El trabajo estaba hecho y había que dar descanso también al capitán de una nave que no frena su ritmo.

Con el reto de mejorar una sobresaliente primera vuelta, en la que el Córdoba CF hizo 40 puntos y fue superior a sus rivales, los blanquiverdes mantuvieron su ciclón ante la portería jerezana, aunque con una marcha menos ya. El trabajo estaba ya hecho, aunque en la grada pedían la manita. El cuadro jerezano ya bajó los brazos definitivamente ante un rodillo intratable en El Arcángel. Suma y sigue. El camino continúa de la mejor manera. Otra goleada en casa para gusto de los aficionados locales, que desean que llegue pronto el ascenso a Primera RFEF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios