Córdoba CF Un infierno del que siempre costó salir

  • El conjunto blanquiverde nunca consiguió regresar a las primeras de cambio desde la Segunda B

  • La reinvención y la humildad, claves para buscar un retorno al que aspiran muchos equipos

Lavín, desconsolado tras consumarse el descenso del Córdoba en el Gran Canaria. Lavín, desconsolado tras consumarse el descenso del Córdoba en el Gran Canaria.

Lavín, desconsolado tras consumarse el descenso del Córdoba en el Gran Canaria. / LOF

El Córdoba ya es equipo de Segunda División B. Mientras los jugadores rumian el tremendo fracaso deportivo con el que han culminado esta temporada y la afición se lame las heridas, la entidad cordobesista se dirige hacia un pozo del que históricamente siempre le costó salir. Una categoría que ahora puede parecer asequible pero que al CCF nunca se le dio bien, al menos a las primeras de cambio. Tanto es así que en sus tres descensos anteriores a la categoría de bronce, el club de El Arcángel nunca regresó por la vía rápida. En dos ocasiones le costó tres y dos temporadas en el pozo respectivamente, mientras que en la otra fueron 17 años los que estuvo alejada la entidad del fútbol profesional.

Tras 12 cursos entre Primera y Segunda División desde que en la temporada 2007-08 se consumara el último ascenso del club, el Córdoba vuelve a un terreno pantanoso que conoce bien. No obstante, el club blanquiverde ha pasado 20 campañas en la Segunda División B. Hasta el momento, siempre logró salir de ese bache, aunque para ello tuviera que rearmarse durante unos años y afianzar su proyecto.

En su primera caída a Segunda B, en el curso 1977-78, tras una temporada horrible cerrada con 32 puntos en 38 jornadas, el Córdoba pasó un bache importante y tuvo que esperar hasta tres cursos después para recuperar la categoría perdida.

Mucho más grave fue la segunda caída, la que se produjo tras la campaña 1982-83. 22 puntos en 38 jornadas devolvieron al fango de la Segunda B a un conjunto blanquiverde al que le costó nada más y nada menos que 17 años recuperarse de aquel trance y regresar a Segunda.

La última caída al pozo, en el curso 2004-05, en el que los blanquiverdes lucharon hasta el final de liga para terminar cayendo con 46 puntos en 42 jornadas, el retorno requirió de nuevo de una digestión lenta. Un primer intento fracasado dejó paso a la alegría de Huesca, que abrió la época de 12 años en el fútbol profesional que en breve cerrará el Córdoba.

Vistos los precedentes, ¿qué nos puede hacer pensar que el Córdoba volverá por la vía rápida a LaLiga 1|2|3? La distancia con la Segunda B de más de una década ha generado una sensación extendida entre cierta parte del cordobesismo, y también en el club, de que la liga de bronce será bastante asequible. Sin embargo, basta con señalar que sólo cuatro de los 80 equipos que compiten en los cuatro grupos de Segunda División B acaban consiguiendo el ansiado ascenso.

Muchos históricos en el fango

Muchos de esos equipos, lógicamente, son muy inferiores al Córdoba tanto en entidad como en potencial económico, pero no es menos cierto que la Segunda B tiene desde hace años a varios históricos del fútbol español –algunos con bastante más bagaje que el club blanquiverde– en un constante intento fracasado de ascenso. Casos como los del Real Murcia, el Recreativo de Huelva, el Cartagena, el Racing de Santander, el Mirandés o el Hércules suponen un aviso de lo que le espera al conjunto cordobesista.

Además, en el caso del Córdoba, su situación económica e institucional es bastante delicada. El fracaso del proyecto de Jesús León es evidente. Tanto que ahora se le abren dos alternativas. Por un lado, su salida del club, que no parece fácil en el contexto de la compra-venta con Carlos González aún sin finalizar. Por otro, su continuidad, que pasa por solventar los innumerables problemas que tiene encima el club cambiar radicalmente la cara a un proyecto que necesita una forma de trabajar mucho más profesional de la exhibida hasta ahora. Afrontar esta caída a los infiernos desde la humildad se antoja como la única vía para que el retorno no se demore más de la cuenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios