Córdoba CF - El Ejido | La crónica En el camino correcto (4-0)

  • El Córdoba firma su victoria más convincente del curso y refrenda su mejoría tras el cambio de técnico

  • Creciendo desde el juego sin balón, los blanquiverdes se soltaron cuando tuvieron el marcador a favor

Los jugadores del Córdoba CF celebran el segundo gol ante El Ejido. Los jugadores del Córdoba CF celebran el segundo gol ante El Ejido.

Los jugadores del Córdoba CF celebran el segundo gol ante El Ejido. / Juan Ayala

El Córdoba CF alcanza el parón liguero, con permiso de la Copa del Rey que llega el miércoles, con un pleno de seis puntos desde la llegada de Pablo Alfaro al banquillo y el zurrón de la ilusión repleto. Era el primer objetivo marcado tras el cambio de entrenador, y se consiguió con alguna dosis de brillantez, que ya tocaba también en El Arcángel. La goleada ante El Ejido, en un segundo acto notable en todas las facetas, no tiene por qué ocultar las dificultades de los primeros 20 minutos, si bien deja un poso de lo que puede ser este equipo cuando recupere por completo las constantes vitales y saque a relucir todo el potencial que atesora.

De momento, lo que está claro es que el nuevo CCF es mucho más fiable defensivamente -dos puertas a cero seguidas-, está mucho mejor situado sobre el terreno de juego y es valiente para tirar la línea de presión arriba, cerca del área contraria. Eso le obliga a ajustarse al máximo, para no tener que correr en exceso para robar, algo que no es del gusto de los futbolistas, y que tardó en ocurrir en el partido. Pero cuando eso funcionó, y el plan de juego, del que ya hay detalles, empezó a verse, todo fue más fácil, hasta volar ya con el primer gol y el vendaval ofensivo que vino después, que finiquitó el choque en un abrir y cerrar de ojos para tranquilidad de la afición, que ya pudo volver a El Arcángel.

Ya lo avisó cuando deslizó su declaración de intenciones en cuanto al manejo del grupo, y ni la victoria ante el Real Murcia viró el guion del técnico maño, que introdujo tres novedades en el once. Una estaba cantada por la baja por lesión de Willy, relevado por Piovaccari en ataque; las otras dos, una por línea, para dar más verticalidad al equipo: Álex Robles sentó a Manu Farrando en el lateral diestro y Moutinho dejó fuera a Alain Oyarzun (también de la convocatoria, pues fue el descarte de la lista inicial de 21).

Pero como ya ocurriera en el Enrique Roca una semana antes, con muchos matices en función del contrario, principalmente, al Córdoba le costó entrar en el partido. Tardó en leer el 3-5-2 (o 3-4-3) sin una referencia arriba clara de El Ejido, un equipo que no da un mal pase, que toca y toca casi siempre de primeras y exige un esfuerzo físico alto a sus rivales. Porque supera líneas con facilidad, sale bien de la presión, y pisa los tres cuartos de campo más de una vez con ventaja... Pero hasta ahí. En el área enemiga es dieta blanda.

Esos condicionantes, que terminaban por dibujar una superioridad en el centro del campo clara, permitieron a los visitantes tener el control hasta el ecuador de la primera mitad. Aunque su balance ofensivo se redujo a una volea alta de Adrián Cova tras un despeje corto de Djetei. Poco antes, Moutinho lo había intentado con un zurdazo raso y mordido, muy fácil para el portero, en la primera combinación con algo de criterio de un Córdoba incómodo por tener que correr tras la pelota (lo exigido para robar) más de lo que le gustaría.

Control sin peligro de los ejidenses

Ese está claro que será el siguiente pase en la transición entre Juan Sabas y Pablo Alfaro, ya después del parón. Los ya dados pasan por los conceptos defensivos, con la defensa a 40 metros de la portería cuando el rival la tiene en campo propio, con menos espacios entre líneas... e intentos de presión alta que, al terminar de ajustarse, fueron poco a poco complicando la vida a El Ejido. Un par de robos en la salida inquietaron a los almerienses, aunque ni Javi Flores ni Piovaccari consiguieron armar el disparo por la irrupción de Rosa.

El Córdoba, sin brillantez, estaba mejor, más asentado en el verde, y eso minimizaba el juego combinativo del que hace gala el equipo de Tito García Sanjuán. El problema era la aparición de cierta precipitación al recuperar, como si los jugadores quisieran hacer todo lo no realizado este tiempo atrás de golpe. La petición de calma de Alfaro no se hacía esperar, antes y después de que la lesión de Moutinho le obligara a hacer el primer cambio: Samu Delgado al campo; menos verticalidad, más control.

Javi Flores supera a un rival Javi Flores supera a un rival

Javi Flores supera a un rival / Juan Ayala

Ya con el conquense en el verde, Javi Flores firmó el primer remate entre los tres palos blanquiverde tras una buena jugada por la derecha de Carlos Valverde, que poco después repitió acción encontrando también el tiro de primeras de Jesús Álvaro, esta vez sin dirección. Eran minutos en los que el juego se concentraba en la mitad del terreno de juego visitante. Piovaccari pidió penalti tras caer por el empuje de un central al armar la pierna y Alberto del Moral, ya en la última antes del intermedio, cabeceó ligeramente desviado.

Esa inercia se mantuvo en el arranque del segundo periodo, aunque con más tino. Porque el Córdoba tardó apenas cinco minutos en romper el partido a su favor. Javi Flores recogió un balón en la ventana del área, escorado a la derecha, y cambió el juego rápido para la entrada de Samu Delgado -Piovaccari dejó pasar el balón-, que remató de primeras a la red con la diestra, ajustado al poste. El 1-0 dejó tocado a El Ejido, que segundos después se libró del segundo por dos buenas paradas de Christian Arco ante los intentos de Valverde y Djetei.

Pero el partido ya era otro, muy distinto. Con el sostén del gol, el conjunto cordobesista empezó a liberarse y pronto dobló su renta. Djetei robó acompañando muy lejos a su par y condujo hasta el balcón del área para asistir por elevación a Piovaccari, que cruzó a la perfección ante la salida del portero. Remate al sitio adecuado tras una acción del camerunés que mereció que todos sus compañeros se agolparan ante él, con el goleador esperando también su cuota de celebración.

Tres goles en solo quince minutos

La puesta en escena tras el descanso no podía haber sido mejor. Y eso empujó a los ejidenses a dar un paso al frente para intentar meterse de nuevo en el partido. Un cabezazo de Javi Rosa, desviado, fue la primera respuesta; la segunda, buscando más éxito, llegó con un doble cambio con el que Tito pasó a jugar con una línea de cuatro zagueros. Un plan que apenas pudo mostrar, pues tras un mano a mano de Piovaccari que cortó Rosa yendo al suelo, en la continuación del córner consecuente Sergio Pérez empujó sin remisión hacia su portería una volea del italiano tras un pase medido de Javi Flores.

En apenas un cuarto de hora, el más completo -y efectivo- de la temporada sin dudas, el Córdoba sentenció el duelo y borró las dudas que la media hora inicial podía haber dejado. Porque por fin apareció el esperado atrevimiento, mucho más fácil con el marcador a favor y el viento de cola que siempre eso provoca, y ya se vieron detalles de lo que se presupone que debe hacer el equipo con balón cuando esté pleno de confianza. Ante un rival noqueado por completo, los locales llegaron hasta a gustarse.

Djetei y Alberto del Moral intentan rematar un centro. Djetei y Alberto del Moral intentan rematar un centro.

Djetei y Alberto del Moral intentan rematar un centro. / Juan Ayala

Y terminaron por dar forma a la goleada ya en el tramo final, con el carrusel de cambios finiquitado y ambos equipos buscando la meta contraria como en los partidillos de patio de colegio, con más ganas que orden. Piovaccari hizo doblete, ahora sí sin la ayuda de nadie, tras recoger un balón colgado por Alberto del Moral, que ya lo había intentado antes desde la frontal, y ganar el cuerpo a cuerpo a Javi Rosa. El pichichi ya tuvo que celebrar el tanto fuera, pues acto seguido dejó su sitio a Alberto Salido, que pudo disfrutar de la fiesta por fin desde dentro. Queda mucho por hacer aún, pero este Córdoba ya está en el camino correcto.

Ficha técnica

4 - Córdoba CF: Isaac Becerra; Álex Robles, Djetei, Bernardo Cruz, Jesús Álvaro; Alberto del Moral, Mario Ortiz; Carlos Valverde (Luismi, 70'), Javi Flores (Djak Traoré, 70'), Moutinho (Samu Delgado, 32'); y Piovaccari (Alberto Salido, 85').

0 - CD El Ejido 2012: Christian Arco; Zubiri, Javi Rosa, Carlos Moreno (Lucas Ferraz, 62'); Adrián Cova, Toni Arranz, Leo Ramírez (Ulisses, 66'), Juanje (Rodrigo Rivas, 66'), Gianni Rodríguez; Olavide (Dani Cara, 62') y Sergio Pérez (Bryan Zaragoza, 66').

Goles: 1-0 (50') Samu Delgado. 2-0 (55') Piovaccari. 3-0 (64') Sergio Pérez, en propia puerta. 4-0 (84') Piovaccari.

Árbitro: Sánchez Sánchez (extremeño). Amonestó a los locales Javi Flores (13') y Jesús Álvaro (75'), y al visitante Toni Arranz (44').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 8 del Subgrupo IV-B de Segunda División B disputado en El Arcángel ante unos 400 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios