Córdoba CF

El Córdoba CF cuenta con Luis Muñoz, pero tiene dos dudas para la final ante el Elche

  • El malagueño, descartada una lesión, se une el jueves al grupo tras ausentarse este miércoles

  • Chus Herrero, que ha realizado parte del entrenamiento con el equipo, tiene muy difícil llegar

Rafa Navarro, pensativo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Rafa Navarro, pensativo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Rafa Navarro, pensativo, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / Jordi Vidal

La plantilla del Córdoba CF ha empezado este miércoles a preparar la final ante el Elche del domingo (Martínez Valero, 20:00) sin Luis Muñoz ni Álex Carbonell en el verde, pero sí con Chus Herrero. Sin embargo se da la curiosidad de que precisamente es el central el que más difícil lo tiene para estar a disposición de Rafa Navarro, pues todavía no dispone del alta competitiva tras su última lesión. El técnico, por cierto, tuvo que abortar en el último ejercicio y antes de tiempo un entrenamiento que se había desarrollado con excelente respuesta de los jugadores al no estar satisfecho con lo que estaba viendo.

Pero mucho antes, la vuelta al trabajo del Córdoba ya había dejado varios detalles importantes. El primero ha sido la presencia con el grupo de Chus Herrero, que continúa con el proceso de recuperación de la rotura fibrilar de grado I-II del semitendinoso de la pierna izquierda que se produjo en el partido ante el Sporting, hace algo más de dos semanas. El zaguero realizó gran parte de la sesión al mismo ritmo que sus compañeros, aunque cuando el balón entró en escena optó por retirarse.

Este síntoma de precaución y el historial de problemas que ha tenido el central maño desde su llegada al CCF prácticamente lo dejan fuera de combate para Elche. Herrero ya sufrió una primera lesión –esguince del ligamento lateral interno de la rodilla de esa misma extremidad– en su estreno como blanquiverde ante el Tenerife y, la ansiedad por recortar plazos, le empujó a forzar la zona más de lo recomendado, volviéndose a romper en el segunda cita tras su vuelta, ante el Sporting. Y es por eso que con lo que queda, lo recomendable es mantener la calma en la toma de decisiones.

La más que probable ausencia de Chus en el Martínez Valero se une a las bajas ya confirmadas de Piovaccari y Jaime Romero por el castigo disciplinario propio de la acumulación de amarillas, pues ambos vieron la quinta el domingo en el choque ante el Mallorca. Un partido que no pudo completar Luis Muñoz tras un fuerte golpe en la rodilla derecha que, a pesar de todo, parece que no pone en riesgo su concurso en Elche.

Carbonell, duda por un problema personal

Porque si bien el malagueño se ha ausentado este miércoles, como ya hizo el lunes, el guion dice que este jueves volverá a la dinámica normal del grupo, una vez que las pruebas médicas a las que se sometió el martes descartaron cualquier tipo de dolencia, más allá del golpe. Muñoz se ha convertido en las semanas recientes en pieza básica para el técnico en el sistema de contención como pivote defensivo, y así seguirá junto a Bodiger ante el cuadro franjiverde si no media sorpresa de aquí al domingo.

Con esta buena nueva, que debe confirmarse en la primera de las dos sesiones a puerta cerrada previstas por el equipo en El Arcángel, la única duda para el domingo es si Rafa Navarro tendrá a su disposición a Álex Carbonell. El volante catalán fue la otra ausencia este miércoles, aunque en su caso por un tema personal que el obligó a desplazarse a Cataluña, con el lógico permiso del club.

La exigente sesión fue abortada ya al final por el técnico, descontento por el último ejercicio

La primera incógnita es si el jueves estará ya de nuevo con el grupo o volverá a ausentarse, lo que complicaría si cabe más aún su pelea para conseguir un sitio entre los 18 elegidos por el preparador cordobés. Eso es algo que no ha ocurrido en las últimas tres jornadas, todas las que han transcurrido desde su primera titularidad –y su segunda aparición en el equipo– ante el Extremadura.

Su ausencia en la Ciudad Deportiva le impidió comprobar cómo se las gasta Navarro cuando las cosas no se hacen como a él le gusta. De hecho, el técnico se vio obligado a cortar el ejercicio final del entrenamiento descontento por la actitud con la que se lo estaba tomando el grupo, que hasta ese momento había desarrollado una sesión excelente que invita a pensar en positivo para lo que está por venir, con esa primera parada en Elche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios