Córdoba CF

El Córdoba CF vive en una involución continua desde el descenso de Primera

  • El conjunto blanquiverde ha detenido este curso el progresivo empeoramiento de sus números

  • Ese frenazo ni siquiera le da para sumar la mitad de los puntos que tenía en la temporada 15-16

Luis Muñoz, Neftali Manzambi y Carrillo, durante una sesión en la Ciudad Deportiva. Luis Muñoz, Neftali Manzambi y Carrillo, durante una sesión en la Ciudad Deportiva.

Luis Muñoz, Neftali Manzambi y Carrillo, durante una sesión en la Ciudad Deportiva. / Jordi Vidal

El Córdoba vive en una continua involución desde su descenso a Segunda, previo efímero paso por la élite. Después de tocar el cielo, la vuelta a la categoría de plata no ha acabado de ser bien asumida por un club que cada curso que pasa está peor que el anterior, o cuanto menos igual, como es el caso. Porque si bien es cierto que esta temporada ha conseguido frenar el progresivo deterioro de sus números, no lo ha hecho lo suficiente como para mejorar su situación en la tabla y devolver a la entidad a una posición de tranquilidad.

El dato más significativo es que el CCF actual no alcanza siquiera a la mitad de los puntos que tenía el equipo en su primera campaña en LaLiga 1|2|3, tras la caída desde Primera. Algo que, como es lógico, tiene sus consecuencias directas en la clasificación. Si aquel equipo dirigido por José Luis Oltra era cuarto al paso por la jornada 26, con 43 puntos que le otorgaban de forma virtual la permanencia y le permitían pelear por un ascenso que al final se esfumó en el play off, el presente sólo ha vivido una semana fuera de los cuatro últimos.

El Córdoba sólo ha sumado hasta la fecha 21 puntos, menos de uno de media por partido, y ocupa el puesto 20 en la tabla, igualado con el colista, que es el Nàstic por la exclusión del Reus. Entre José Ramón Sandoval y Curro Torres sólo han conducido a los blanquiverdes a lograr cuatro victorias, por las 13 que sumaban en la 15-16. Y en eso afecta de manera notable el acierto en las áreas, la propia y la ajena; si entonces el balance era positivo (37 goles a favor por 34 en contra), en estos momentos es negativo (31/47), confirmando una tendencia que se repite en todos los aspectos numéricos.

Después de aquella temporada en la que el Córdoba alcanzó la promoción, un año después ya se notó el empeoramiento de los registros de la escuadra cordobesista. En la 16-17, en la que comenzó el baile en los banquillos con cambios constantes de entrenadores –desde Oltra no ha terminado el curso el mismo que lo empezó–, tras la jornada 26 el equipo llegó a 27 puntos, a pesar de que su balance en las áreas también era negro (23/37), lo que lo dejaba ya cerrando la zona de descenso.

El desequilibrio en las áreas, factor clave

Pero la debacle definitiva llegó ya desde el pasado ejercicio, lo que terminó provocando ese milagro que ahora ya se busca de nuevo para amarrar la permanencia. A estas mismas alturas del campeonato, el Córdoba era también vigésimo, con 19 puntos, pero con una victoria (5) más que ahora, aunque con un balance en las áreas todavía más negativo (30/49). Está claro que el frenazo es evidente, tanto como la involución progresiva que toca virar para aclarar el panorama presente y futuro de la institución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios