Córdoba CF - Elche

Una pesadilla recurrente (1-1)

  • El Córdoba salva un punto ante un rival directo y evita males mayores en un partido en el que pudo perder y casi acaba ganando

  • De las Cuevas sostiene a su equipo en ataque

De las Cuevas celebra su tanto ante el Elche. De las Cuevas celebra su tanto ante el Elche.

De las Cuevas celebra su tanto ante el Elche. / Álex Gallegos

Los especialistas en la materia explican las pesadillas que en ocasiones el ser humano sufre cuando duerme en base a los miedos, frustraciones o traumas que encierra cada persona. Esos malos pensamientos se amontonan en el subconsciente y hacen acto de aparición en el momento de la vigilia para amargar la noche a más de uno. Y en esas ocasiones poco importa que uno intente concienciarse de que debe dejarlos atrás, porque los sueños tenebrosos siguen apareciendo al cerrar los ojos. Algo similar, pero en la realidad más palpable, le sucede al Córdoba en cuanto al trabajo defensivo se refiere. Un problema localizado desde el inicio de la competición, verbalizado cada semana y, en teoría, tratado en los entrenamientos, pero que sigue haciendo acto de aparición en cada uno de los choques del equipo blanquiverde. Dejar la portería a cero, base en la categoría de plata de todo equipo con escasos recursos para pensar en algo más que la permanencia, se convierte en una tarea titánica que semana tras semana supera a los cordobesistas. Y el problema es ya más que preocupante, porque la hemorragia de puntos no se detiene y la mejoría del Córdoba no llega, ni siquiera habiendo agotado la bala del cambio de entrenador.

Ante el Elche, el Córdoba mereció perder, atendiendo sobre todo a su pésima primera parte, terminó empatando y a punto estuvo de ganar en la última jugada del encuentro. Una definición clara y meridiana de lo que fue un choque alocado, en el que los blanquiverdes lograron rescatar un punto gracias a la ineficacia de un Elche que al descanso pudo haber dejado el trabajo despachado.

Los palos y la candidez ofensiva de otro de los candidatos a estar abajo durante toda la temporada evitaron males mayores, pero los franjiverdes al menos se marcharon con la sensación de que pudieron sacar mucho mayor botín, mientras que el Córdoba bien haría en agradecer el punto que De las Cuevas rescató al final. Mención aparte merece el alicantino, enrachado en la faceta goleadora y sostén de un equipo que no encuentra la efectividad de cara a gol en su nómina de delanteros.

Pero más allá de eso, poco más ofreció el equipo de Curro Torres. El técnico, que se estrenó en El Arcángel con un choque gris, es consciente de los problemas defensivos de su equipo y por eso quiso proteger la portería propia con una consigna muy clara. Las líneas juntas y la verticalidad por bandas tras la recuperación del balón eran las premisas del Córdoba ante el Elche, pero la espesa puesta en escena de los blanquiverdes desdibujó pronto las ideas de su entrenador.

En apenas unos segundos, el Elche ya tuvo un mano a mano que abortó a tiempo Quintanilla, cuando Javi Flores encaraba a Abad tras ganar un balón dividido. Mal presagio de lo que vendría, aunque el Córdoba reaccionó a arreones, con dos centros de Javi Galán que no encontraron rematador. Sin necesidad de desplegar un gran juego, el Elche logró asentarse y llegar con facilidad a la meta rival. Le bastó para ello una buena organización sobre el césped y buscar con balones largos a su referencia, un Sory Kaba imponente a pesar de su desacierto ayer.

En un tira y afloja que beneficiaba mucho más al Elche, Borja Martínez estuvo a punto de abrir el marcador antes de la media hora de juego, pero su zurdazo se estrelló en el larguero de la meta de Carlos Abad. Falto de clarividencia para elaborar juego, el Córdoba lo intentó con las transiciones rápidas por los costados, sin hallar demasiado fruto. El Elche, por su parte, perdonó dos clarísimas ocasiones antes del descanso. La primera, tras un mano a mano que Sory Kaba no definió con convicción ante Abad. La segunda, clarísima, llegó como no en un saque de esquina. Neyder Lozano se impuso por alto y Carlos Abad repelió su disparo, pero Xavi Torres cazó el rechazo y lo estrelló en el poste. A la tercera, ya no perdonó más el cuadro de Pacheta, que antes del descanso se adelantó con el golazo de Iván Sánchez. Tan meritoria fue su ejecución como desesperante el papel defensivo de la zaga blanquiverde.

Piovaccari se lamenta tras una ocasión fallada ante el Elche. Piovaccari se lamenta tras una ocasión fallada ante el Elche.

Piovaccari se lamenta tras una ocasión fallada ante el Elche. / Álex Gallegos

El mazazo auguraba un Córdoba enrabietado tras el paso por vestuarios, pero nada más lejos de la realidad. Hasta el minuto 70, el Elche controló la situación y estuvo cómodo, dando paulatinamente pasos atrás, sabedor de que el marcador le sonreía y el paso del tiempo jugaba a su favor.

Curro Torres cambió de banda a Javi Galán y, curiosamente, el inventó enchufó al pacense, que pudo igualar en un chut calcado al de Iván Sánchez, pero de peor ejecución. Un par de internadas más de Galán parecieron mejorar al Córdoba, pero para entonces el Elche ya estaba atrincherado y fiando su ataque a un contragolpe, que a punto estuvo de cazar Sory Kaba tras gran centro de Borja.

Sobrevivió el Córdoba sin dañarse más al tramo inicial de la segunda parte y cuando Curro Torres movió el banquillo sucedieron cosas. Jaime Romero dio otro aire a la punta de ataque, mientras que el cambio de Andrés Martín acabó por ser crucial.

De las Cuevas salva un punto

Asumiendo riesgos por el paso de los minutos en balde, el Córdoba acumuló hombres en ataque y en un centro chut de Andrés llegó el empate de De las Cuevas. El gol dio alas al Córdoba y puso nervioso a un Elche que se vio ganador antes de tiempo. Los de Pacheta replegaron al máximo líneas pero la expulsión de Josan los hundió tanto que incluso permitieron un cabezazo postrero de De las Cuevas que pudo culminar la remontada. Habría sido un premio excesivo para un equipo, el Córdoba, incapaz de superar sus miedos y que sigue atrapado en una pesadilla recurrente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios