Córdoba

La provincia de Córdoba, candidata a entrar el lunes en la fase 1 de desescalada

Cordobeses de paseo por el Vial Norte. Cordobeses de paseo por el Vial Norte.

Cordobeses de paseo por el Vial Norte. / Juan Ayala

La Junta de Andalucía ha solicitado ya de modo oficial al Gobierno que las ocho provincias andaluzas pasen a la fase a 1 del desconfinamiento el lunes 11 de mayo. La propuesta tiene un matiz, como confirmó ayer el presidente, Juanma Moreno, en el Pleno del Parlamento, y es que la petición es que pase toda la comunidad con “algunas restricciones”. No obstante, Córdoba sí entraría de lleno en la fase 1 dada su situación de casos.

Moreno no concretó cuáles son, pero citó que dos están en Granada y una en Málaga. Lo dijo durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, poco antes de que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, enviase al Gobierno central la propuesta andaluza para avanzar a la fase 1.

Aguirre explicó el martes que la dificultad para avanzar en el desconfinamiento está en la tasa de incidencia del virus en los últimos 14 días, lo que concuerda con lo desvelado por el presidente. Las demarcaciones con peores datos de incidencia son Málaga capital –que incluye a Rincón de la Victoria–, Granada capital y el área metropolitana nazarí, que engloba a casi 20 municipios.

En el caso concreto de la provincia de Córdoba, los contagios se han ralentizado de manera notable en las últimas semanas, de manera que ya son 38 los municipios que llevan al menos dos semanas sin registrar ningún positivo por covid-19, como muestra el mapa del avance de la pandemia. Las cifras globales, no obstante, son abrumadoras y Córdoba acumula 1.495 casos desde el inicio de la crisis sanitaria a mediados de marzo.

Pero, en general, el informe más reciente sobre el impacto del coronavirus en la provincia, de hace menos de 24 horas, es bastante positivo si se atienden aspectos como los ingresos, los curados y, especialmente, el frenazo de las muertes. En Córdoba, ya han fallecido 102 personas a causa de las complicaciones derivadas del covid-19, aunque lo positivo es que en las últimas hora no ha habido que lamentar ningún deceso más.

En esta circunstancia, Córdoba capital y su provincia se preparan a contrarreloj para cambiar de fase el próximo lunes, 11 de mayo. Hace solo cuatro jornadas, ya abrió el comercio minorista, aunque de manera tímida. Las peluquerías y los pequeños salones de belleza completaron sus agendas, y hubo colas en las ferreterías para solucionar pequeños arreglos domésticos inaplazables, como cambiar bombillas fundidas.

¿Qué podrán hacer los cordobeses si pasan a la fase 1? 

La fase 1 incluye la apertura del pequeño comercio de manera amplia, con medidas estrictas de seguridad; las terrazas de bares y restaurantes y los hoteles, excluyendo zonas comunes. En el caso concreto de Córdoba, la Asociación Cordobesa de Hostelería y Turismo (Hostecor), ya ha descartado la instalación de mamparas de seguridad en bares y restaurantes una vez que puedan abrir sus puertas. Es una decisión adoptada por la entidad, según ha informado a el Día el secretario general de Hostecor, Jesús Coca, tras la última reunión celebrada este miércoles en la que se han analizado las diferentes fases de desescalada y en la que también se han abordado las necesidades del sector.

En esta fase 1, además, se abrirá un horario especial para los mayores. Los lugares de cultos podrán abrir con no más de un tercio del aforo. 

En San Telmo son optimistas respecto a la posición del Gobierno respecto al paso de Andalucía, incluida Córdoba, a la fase 1, pese a que el presidente afeara la falta de fluidez de las comunicaciones con La Moncloa, y consideran que Andalucía no es la única región que quiere diferenciar por áreas sanitarias.

El Ministerio de Sanidad tardará uno o dos días en responder a las propuestas. Un equipo de técnicos debe revisar las propuestas y darles luz verde si consideran que pueden avanzar en la desescalada. Junto con la incidencia del virus en las últimas dos semanas, Sanidad también tendrá en cuenta la capacidad hospitalaria para pacientes graves y camas de UCI, el material de protección y el personal dedicado al rastreo de futuros brotes, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios