Medio Ambiente

Un inventario de emisiones e implicar a toda la sociedad

  • Córdoba necesita un plan calidad del aire por su alto nivel de contaminación

Estación medidora de la calidad del aire en la Asomadilla. Estación medidora de la calidad del aire en la Asomadilla.

Estación medidora de la calidad del aire en la Asomadilla. / Juan Ayala

El objetivo de los planes de calidad del aire de ciudades como Córdoba y de otras 12 zonas más de Andalucía es muy ambicioso, según se desprende de la memoria elaborada por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente. Así, cada uno de los documentos debe incluir sistemas “de alerta temprana, de seguimiento y de evaluación”, todo ello con el fin de poder redactar el inventario de emisiones de la región.

Al final, de lo que se trata es de establecer medidas específicas para “alcanzar bien los valores límite, o bien los valores objetivo de protección, para la salud humana para el ozono, o el objetivo propuesto en el borrador de Estrategia Andaluza de Calidad del Aire, para alcanzar a largo plazo los valores propuestos por la OMS en las zonas en las que los niveles de uno o más contaminantes regulados superen dichos valores límite”.

En ese camino, el proyecto señala que es necesario coordinar, informar e implicar a las entidades públicas y privadas, locales, provinciales y regionales, “así como las empresas y el sector privado interesados para que sean partícipes del proceso de elaboración del plan y reciban información adecuada y oportuna acerca de la calidad del aire y de los planes de mejora de la calidad del aire”. También se debe “garantizar que el público en general reciba la información adecuada sobre los planes”.

Otro de los objetivos que llama la atención de la propuesta de la Junta de Andalucía, es que esos planes deben incluir la elaboración de predicciones a corto plazo sobre la posible evolución de la situación para poder realizar avisos a la población. “Es posible anticiparse a la eventualidad de altos niveles de contaminación mediante sistemas informáticos de predicción y control de la calidad del aire constituidos por modelos adecuados que reciben información de emisión, inmisión y meteorología para realizar predicciones a unas horas o días vista”, señala el informe.

Todo ello será posible si, previamente, los redactores de los documentos proporcionan datos sobre la adecuación de medidas de abatimiento y mejora de la calidad del aire tomadas durante estos últimos años. Asimismo permitirá promover nuevas propuestas de mejora para los próximos ejercicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios