Córdoba

Las hermandades sólo podrán retrasar su salida media hora en caso de lluvia

  • La primera cofradía de cada día será la única en poder pedir el tiempo de espera y, de ser así, el resto de agrupaciones tendrán que salir 30 minutos más tarde cada una.

La llegada hasta la Mezquita-Catedral de todas las hermandades en esta Semana Santa ha implicado una serie de cambios. Tal y como informó ayer la vicepresidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, Olga Caballero, lo ajustado de los horarios ha propiciado que este año tan sólo se conceda media hora de rigor a aquellas que lo pidan. Por lo tanto, el cabildo de aguas de cada cofradía tendrá que tomar una única decisión, a diferencia de lo que ha pasado otros años en los que se podía ampliar hasta una hora desde la salida estipulada. Además esta licencia sólo se aplicará a una hermandad por día y la primera que lo solicite marcará el horario del resto, que acumulará esa media hora de retraso sí o sí.

La razón no es otra que lo ajustados que están los horarios este año para las hermandades cordobesas y es que además de tener que cumplir con la carrera oficial (Claudio Marcelo y plaza de las Tendillas), también tendrán que hacerlo con la oficiosa, es decir, con la entrada al Patio de los Naranjos en todos los casos y el acceso al interior del primer templo de la Diócesis en algunos de ellos.

Lo que sí es cierto es que la entrada en la carrera oficial es mucho más seguida que el acceso a la Mezquita-Catedral. Mientras que en Claudio Marcelo y Tendillas cuando una sale otra entra prácticamente, en la Judería el itinerario permite mayor tiempo de desahogo. Lo bueno de esto es que dará tiempo a desalojar la zona y que no se produzcan los taponamientos, aunque esto no se verá hasta que las procesiones den comienzo el Domingo de Ramos y se observe esta experiencia piloto.

A pesar de que haya más espacio de tiempo para la entrada y salida de pasos en el Patio de los Naranjos, la Agrupación de Hermandades y Cofradías ha decidido tomar algunas medidas para evitar que se produzca cualquier tipo de problema. De ahí proviene esa decisión de conceder tan sólo media hora a las cofradías para que sopesen si quieren salir o no en el caso de que la meteorología haga de las suyas. Si se concediera más tiempo, lo primero que podría ocurrir es que las hermandades se solaparan y lo segundo que cada día de la Semana Santa se alargara demasiado en el tiempo.

Pero no se trata del único cambio al que se ha visto abocada la Agrupación de Cofradías por la llegada a la Mezquita-Catedral. Y es que esta media hora que podrán solicitar los cabildos de aguas, tan solo se le concederá a una cada día y se empezará a ofrecer por orden de salida. En el caso de que la primera se acoja a este permiso, el resto de hermandades que le siguen tendrán que salir también 30 minutos más tarde de lo que tenían estipulado. Por ejemplo, el Domingo de Ramos la primera hermandad que comienza su estación de penitencia es el Amor, que sale de la parroquia de Jesús Divino Obrero en el Cerro a las 14:25. Si su cabildo de aguas observa que puede comenzar a llover y quieren pedir media hora de rigor, saldrían a a las 14:55 lo que obligaría a la siguiente, en este caso el Rescatado, a retrasar su salida media hora y así con todas las de ese día. El Cautivo de los Trinitarios saldría a las 15:45 en lugar de a las 15:15, la Esperanza a las 17:00 en lugar de a las 16:30 y así sucesivamente.

Pero puede ocurrir otra cosa. Puede pasar que el Amor, por seguir con el ejemplo del Domingo de Ramos, decida no salir. La cofradía de El Cerro podría tomar esta decisión porque los avisos que le llegan desde los servicios meteorológicos establecen que hasta las 15:30 no deja de llover y no quieren arriesgar su patrimonio cofrade. Esto propiciaría que el derecho a pedir esa media hora de retraso pasara a la siguiente hermandad del día, que sería el Rescatado. Es decir, aunque los 30 minutos de cortesía se ofrece a la primera cofradía que sale, si esta toma una decisión -salir o no- sin hacer uso de la prórroga, el derecho de pedirla pasaría a la siguiente en los itinerarios marcados.

La vicepresidenta de la Agrupación de Cofradías reconoció ayer que los horarios "están cogidos con alfileres", y aseguró que algunos itinerarios casi solapan los unos con los otros. Caballero explicó además que será "difícil" que salgan algunos pasos en las jornadas en las que llueva debido a la cantidad de horas que están en la calle. Y es que el único espacio que tienen para refugiarse es el patio del instituto Góngora. Si la lluvia les sorprende cerca de la Judería será muy complicado resguardarlas a todas. La representante de la Agrupación comentó que la única opción sería meter los pasos en los soportales que custodian al Patio de los Naranjos, pero aún así no se asegura que quepan todos. También habían barajado la alternativa de solicitar la instalación de una carpa en el patio del Obispado, pero finalmente esta idea de desechó debido a las obras que se están acometiendo en el edificio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios