EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

La Aemet prevé un comienzo de la Semana Santa pasado por agua

  • Los meteorólogos advierten de que hay que estar pendientes a la predicción del tiempo este año

La Semana Santa de este año se augura inestable e impredecible. Así lo apuntan las previsiones y los expertos en meteorología ya que desde hoy mismo los cielos de la capital cordobesa van a amanecer nubosos para terminar lloviendo, con una alta probabilidad, durante el sábado y el domingo, una tendencia que podría extenderse hasta el Miércoles Santo.

El jefe de Previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Juan de Dios Soriano, explicó que toda predicción más allá del Martes Santo es "ciencia ficción", ya que los episodios meteorológicos pueden cambiar. El experto destacó el carácter variable e incierto del pronóstico durante Semana Santa. En primavera, aclaró, se dan de cuatro a seis días de lluvia al mes, lo que provoca que las precipitaciones se conviertan en el mayor enemigo de la festividad religiosa. Sin embargo, a pesar de la percepción popular, no siempre llueve en Semana Santa. En la página web de la Aemet han incluido una sección especial para la semana de Pasión que se irá actualizando de forma periódica para garantizar la fiabilidad de los datos. Comprendiendo la responsabilidad social de su labor en estas fechas tan señaladas, comentó el responsable de Previsión de la Aemet, los meteorólogos se toman muy en serio su trabajo. "A pesar de no estar libres de error", continuó Soriano, las previsiones del tiempo de la última década han sido certeras.

Los días y horas previos al comienzo de la estación de penitencia son las más sufridas para unas hermandades que no apartan la mirada del cielo. En palabras de José Antonio Murillo, hermano mayor de la Soledad, los cofrades comprueban los pronósticos con dos o tres días de antelación para barajar la posibilidad de salir en procesión. Saben que en el último minuto todo puede cambiar.

Es "muy duro" tomar la decisión ante un pronóstico con fuertes precipitaciones, comentó. Una Semana Santa "pasada por agua" significa todo un año truncado ya que "los pequeños son los que peor lo pasan cuando no salimos", explicó. Sin embargo, es preferible no tomar riesgos innecesarios y, para ello, la previsión y organización previas son clave. En caso de que la lluvia coja de imprevisto, los plásticos están preparados y los distintos refugios de cada hermandad dispuestos a acoger a imágenes y nazarenos, aunque este año están muy limitados sobre todo en la zona de la Judería. Las bandas de música, por su parte, también sufren las inclemencias del tiempo y del frío. La lluvia moja los instrumentos y las partituras, lo que impide a los músicos recrear esa atmósfera mágica que acompaña a los penitentes y, sin la cual los pasos en procesión quedarían huérfanos.

De momento, la Aemet augura lluvias a partir de mañana que parece que no cesarán, por lo menos, hasta el miércoles. El Domingo de Ramos la probabilidad de precipitación se sitúa en un 75%, el Lunes Santo alcanza el 100% y el martes cae algo, hasta un 90%. El Miércoles Santo, por ahora, es el día con menos posibilidades de lluvia, un 65%. Las máximas, por otro lado, caerán hasta los 17 grados, después de haber alcanzado a lo largo de esta semana los 21. Parece que el comienzo de la Semana Santa obligará a mirar al cielo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios