Córdoba

La Fundación Prolibertas deja de ingresar 80.000 euros de las ayudas del IRPF de la Junta

  • La entidad espera la ampliación de la cesión del antiguo cuartel de Lepanto para trasladar allí su comedor social, que el año pasado atendió a más de 1.600 personas

David Lino, Antonio Jiménez y Eduardo García, en el comedor de la Fundación Prolibertas. David Lino, Antonio Jiménez y Eduardo García, en el comedor de la Fundación Prolibertas.

David Lino, Antonio Jiménez y Eduardo García, en el comedor de la Fundación Prolibertas. / Juan Ayala

"Es algo escandaloso que haya personas sin hogar". Es la reflexión que hace el director general de la Fundación Prolibertas, Antonio Jiménez, que ha presentado el balance anual de la entidad en Córdoba. Una organización que, además, ha dejado de ingresar 80.000 euros de las ayudas del IRPF de la Junta de Andalucía.

La Administración autonómica modificó el criterio a la hora de repartir las ayudas del 0,7% hace un par de años. Estas subvenciones tienen por objeto la realización de programas de interés general para atender fines de interés social, con cargo a la asignación tributaria del IRPF a gestionar por las comunidades autónomas. En este caso, la Junta de Andalucía ha dejado de aportar a la Fundación Prolibertas en toda la comunidad unas 215.000 euros, de los que 80.000 corresponden a Córdoba. 

Ante la llegada del nuevo gobierno a la Junta de Andalucía, ha reconocido que las bases del IRPF "son continuistas y no sabemos cómo se resolverá".

El 70% de la financiación con la que Prolibertas lleva a cabo sus programas llega desde fondos públicos, mientras que el 30% restante procede de fondos privados. Por ello, Jiménez ha incidido en la necesidad de que "las instituciones públicas reconozcan el servicio" que hacen instituciones como esta. 

El perfil: hombre, español y de entre 46 y 60 años

Uno de los servicios que lleva a cabo esta entidad es el Comedor Social Trinitario, que se puso en marcha hace ya tres décadas. A lo largo del año pasado, según el balance presentado, fueron 1.643 las personas que pasaron por estas dependencias, un 8,3% más que en el ejercicio de 2017. De todas ellas, 867 son personas sin hogar y 776 miembros de 198 familias que se encuentran en riesgo de exclusión social.

El responsable de este programa, David Lino, ha detallado que el 52% de todas las personas que acuden al comedor son españolas, "lo que sigue la tendencia de los últimos cinco años", frente al 48% de extranjeros.

El perfil mayoritario es de hombre -un 78%-, de entre 46 y 60 años y residente en Córdoba -un 63%-. El resto están de paso por la capital. En el caso de las personas de origen extranjero, el 79% tiene su situación administrativa regularizada. 

En total, a lo largo del año pasado desde la cocina del comedor se ofrecieron más de 17.000 comidas

Sin embargo, el del comedor no es el único servicio que presta la Fundación Prolibertas, que también ofrece servicio de ropero, con más de 3.000 intervenciones, además del servicio de ducha -algo más de 4.000- y el programa de canastillas para neonatos, de las que se entregaron más de una treintena. 

Centro de Día Casa de Libertad

Hace poco más de un año, la Fundación Prolibertas puso en marcha en el antiguo cuartel de Lepanto -que también fue sede de Cruz Roja- el Centro de Día Casa de Libertad, que ha superado con creces el número de atenciones previstas. Es lo que ha destacado el director del comedor trinitario, Eduardo García, quien ha señalado que a lo largo de este primer año de vida -el centro abrió sus puertas en marzo de 2018- han atendido a 606 personas, de las que el 15% han sido mujeres y el 85% restante son hombres. En su mayoría -el 70%- han sido españoles. 

García ha indicado que en principio se esperaba atender a unas 180 personas y, finalmente esa cuantía se ha triplicado. Es lo mismo que ha ocurrido, por ejemplo, en el servicio de lavandería, utilizado por 450 personas, cuando se esperaba medio centenar. En el caso del servicio de consigna han sido 198 las personas que lo han utilizado, frente a las 29 esperadas.

Este centro, además, ofrece actividades grupales de promoción, formación y participación social, de las que se han beneficiado 225 personas, de las 47 previstas de manera inicial.

A la espera de un posible traslado

Lo que ponen de manifiesto estas cifras es también la falta de espacio de la que adolece el comedor de los trinitarios. Al respecto, su director ha reconocido que ayer mismo fueron 82 personas las que acudieron a este centro, cuando el número de plazas es de 50, por lo que se tuvo que acomodar a estos usuarios en el pasillo. "Damos un servicio digno y comer en un pasillo no es lo idóneo", ha subrayado. 

Por ello, ha calificado de "urgencia" contar las instalaciones del Centro de Día Casa de Libertad para llevar hasta allí el comedor. En este caso, el director general de la Fundación Prolibertas ha recordado que "seguimos trabajando con la nueva Corporación Municipal para llegar a cuestiones concretas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios