Córdoba

Pura pasión por el equipo del Arcángel

  • Manuela Ramos 'La Manola'. Fue durante mucho tiempo la mayor forofa del Córdoba C.F., de forma que entraba en los vestuarios como por su casa para animar a los jugadores

Pura pasión por el equipo del Arcángel Pura pasión por el equipo  del Arcángel

Pura pasión por el equipo del Arcángel

Nació el 12 de septiembre de 1917 en el barrio de San Lorenzo, tenía por gala haber sido bautizada y casada en la iglesia del mismo barrio, y vivió toda su vida en la calle Montero. Manuela Ramos La Manola trabajaba para el Ayuntamiento en la limpieza de plazas del mercado y de la Corredera. Cuando volvía de la limpieza, posiblemente de la de Fleming, se sentaba un rato en las tertulias vecinales con los que tenían la misma afición por el fútbol, y discutían jugadas de los futbolistas de su Córdoba. Era toda una institución en el club, de forma que entraba en los vestuarios como por su casa para animar a los jugadores y de la misma forma compartía con los directivos, no teniendo pelos en la lengua para alabar o para criticar sus actuaciones, incluidos los presidentes.

El Córdoba Club de Fútbol (CCF) fue fundado en 1954 y ella se hizo socia en los tiempos que Alfonso Cruz Conde era presidente del club por los años 50 del pasado siglo (1955 y 1958-61). Manola se había quedado viuda y siempre la acompañaba su hermano al campo, al que cuidaba ella también. Este creaba unas situaciones trágico-cómicas cuando le colaban un gol al Córdoba, le daba un ataque y se desmayaba, teniendo que intervenir la Cruz Roja. También se cabreaba en demasía, cuando le cantaban, a propósito, con música de pasodoble taurino Martorell, tu padre es tuerto, era Rafalito un incondicional del torero cordobés y no consentía nada que lo desmereciera. Nunca faltaba a los encuentros e, incluso, estando con fiebre.

Manola fue una institución en el CCF, posiblemente haya sido la hincha número uno; incluso iba a los desplazamientos con el equipo. Seguidora del Córdoba en infinidad de desplazamientos exteriores, llegó a ir hasta A Coruña y no fue a Bilbao o Barcelona porque decía que había mucha humedad y eso era malo "pa el reoma". Manola tenía pasión por un futbolista, Mingorance, que le hacía quedar afónica en los partidos gritándole. También a Onega, argentino, y a Benegas, en realidad animaba y gritaba a todos, cuando lo merecían y en especial al árbitro.

Verdadera pasión tenía por Rafael Campanero -actual presidente de honor del equipo- delegado, directivo y presidente en diferentes ocasiones, entre 1969 y 1975, en un periodo en el cual retornó el Córdoba a Primera División en la temporada 1970-1971 y del 1983 a 1986, unos años en los que el Córdoba logra el ascenso a Segunda B procedente de Tercera (1984-1985) y acaba quinto durante la temporada siguiente (1985-1986) y del 2006 a 2009 ,y del que decía: "¡Leche! Cada vez que hablo de Campanero lloro. Es el que más gloria le ha dado al Córdoba".

El CCF el 22 de junio de 2014 consigue el ansiado ascenso a Primera División, después de 42 años vagando por la Segunda División, Segunda B y Tercera; actualmente, el Córdoba juega en Segunda División.

Manola, la paga del 18 de julio, la de verano, decía que la dedicaba a pagar el abono. Su anecdotario es muy amplio. Personaje popular por haber sido la hincha del Córdoba que más se ha distinguido en defender apasionadamente y con ferviente ardor los colores del Córdoba, hasta el punto de ir a juicio o a la comisaría en Málaga por pegarle a un conductor de autobús e igualmente en Cádiz se peleó y estuvo a punto de ser detenida. Según refieren algunas crónicas, y como refleja Cordobapedia, en cierta ocasión en un partido celebrado en el Arcángel donde el Córdoba perdió por un penalti mal pitado por un árbitro la Manola espetó al mismo cuando salía de los vestuarios, tirándole una silla, de tal forma que fue a darle en sus partes más nobles. Fue denunciada y en el juicio el juez le dijo: "¿Usted señora en el acto ejecutado lesionó a D. Fulano de tal en los testículos? Señor Juez, -le contestó- yo no sé qué es eso de los testículos, yo sé que le di en ¡toa mitad de los huevos!, pero es que él antes me dio una patada en la chochada". Aquella salida hizo que rompiera la sala en carcajadas, no pudiendo nadie contenerse. Fue absuelta porque el juez consideró que la agresión fue mutua.

En los desplazamientos también existió algún tipo de trifulca con los hinchas contrarios. Era valiente defendiendo los colores de su Córdoba. Luego murió su hermano y ella por los 80 dejó de acudir al campo.

Persona con mucho nervio, pero con una un gran corazón, sus amigos la querían hasta el punto de haberla cuidado en los últimos tiempos de su vida. Consideraba a los jugadores blanquiverdes como miembros de su familia. Llegó a tener como amigos a jugadores de la categoría de Mingorance, Benegas, Reina, Ricardo Costa e, incluso Kubala, cuando estuvo como entrenador, o el alcalde de Córdoba, Julio Anguita.

Murió el 30 de octubre de 1997 a los 80 años, olvidada del club que tanto había amado y defendido. Quizás los más jóvenes no la conozcan, porque no ha tenido el homenaje, ni el reconocimiento que debió tener del club al que dedicó su vida. Un homenaje a una mujer que fue el hincha número uno del Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios