Turismo

El Congreso de los Patios de Córdoba urge al relevo generacional para conservar la Fiesta

  • La cita ha puesto sobre la mesa la necesidad de recuperar los recintos y de gestionar ese patrimonio “sin caer ni en la turismofobia ni en su excesiva explotación económica”

Un momento de la presentación de las conclusiones del congreso. Un momento de la presentación de las conclusiones del congreso.

Un momento de la presentación de las conclusiones del congreso. / Juan Ayala

Entre los pasados 14 y 16 de noviembre se celebró el I Congreso Internacional Patios de Córdoba. Patrimonio cultural, ciudad y turismo sostenible. Este evento, organizado por la Universidad y el Ayuntamiento y que contó con la colaboración de la Junta de Andalucía, reunió ponencias y comunicaciones de investigadores de varios países y acogió la participación de autoridades locales y representantes de asociaciones de patios y de sectores empresariales y ciudadanos de Córdoba. Ya se conocen las conclusiones a las que se llegó en el mismo y que según el edil de Turismo, Pedro García, se pondrán en práctica “a medio y largo plazo” a la hora de gestionar la Fiesta declarada por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y de recuperar recintos repartidos por Córdoba.

En una de las principales los investigadores y directores científicos del congreso, los profesores de la UCO José María Manjavacas, Fernando de Lara y Rocío Muñoz urgen a llevar a cabo el tan necesario relevo generacional que necesita la Fiesta de , los Patios para garantizar su conservación. “Se ha puesto de manifiesto la necesidad de la continuidad de los Patios a través de las nuevas generaciones; niños y jóvenes que se interesen por el patrimonio y den continuidad, evidentemente renovada, a lo que son los Patios de Córdoba”, ha detallado Muñoz.

La profesora de Economía Aplicada ha apuntado que también se ha puesto de manifiesto la necesidad de recuperar, “de alguna manera, esos espacios, para la propia ciudadanía y, para su disfrute, para su conocimiento”. Muñoz ha avanzado que además se ha destacado el papel “importante” por parte de los investigadores “para catalogar, para mantener, para divulgar ese patrimonio inmaterial tan importante para nuestra ciudad. Y luego también, intentando sintetizar y llegar a algún consenso entre esas posturas un poco dispares que se han dado en el congreso, se ha puesto sobre la mesa la necesidad de ver cómo gestionar ese patrimonio sin caer en posturas extremas ni de turismofobia ni de una excesiva explotación económica de lo que es patrimonio en nuestra ciudad”, ha sostenido.

En las conclusiones se incide en que a criterio de algunos sectores patrimonialistas la Fiesta de los Patios de Córdoba estaría asistiendo a su degradación como expresión del patrimonio cultural inmaterial. De un lado, porque las tramas sociales urbanas propias de las antiguas casas de vecindad vienen siendo sustituidas por nuevos inmuebles de carácter unifamiliar; y de otro, porque el fenómeno de la turistificación impone la visita espectacularizada de los patios para visitantes a los momentos festivos tradicionales de vestir el patio e ir de patios”, se incide en dichas conclusiones.

También se habla de que a lo largo del congreso se han realizado aportaciones a esta problemática en dos grandes sentidos. “Por un lado, con relación al mantenimiento de la vida en los patios, aunque se constata que las condiciones de habitabilidad de estos espacios han cambiado, surgen propuestas para la rehabilitación de nuevos espacios deteriorados a través de cooperativas de uso o para la generación de nuevas redes de sociabilidad alrededor del mantenimiento y los cuidados de determinados patios”, puntualizan. “Mientras que, por otro lado, sobre la Fiesta en sí, se constata la existencia de posiciones distintas. Así, por una parte, existe quienes minimizan los impactos que el turismo está teniendo en la Fiesta e incluso la defienden como una celebración principalmente orientada a la captación de visitantes durante el mayo cordobés. En el lado opuesto, se posicionan quienes entienden que la recuperación de la Fiesta debe pasar por el fin de su promoción turística y por centrar su difusión en la ciudad, especialmente entre niños y jóvenes, fomentando incluso un concurso de ideas para que vuelva a convertirse en una celebración festiva eminentemente local”, se refiere en las conclusiones del congreso.

Pedro García insiste en que las conclusiones se pondrán en práctica “a medio y largo plazo”

Entre las conclusiones también se pone de manifiesto que en los últimos años se ha unido declaración patrimonial con promoción turística, “algo que ha tenido consecuencias directas en la transformación, por ejemplo, de la Fiesta, evento que ha dejado de ser, en gran medida, una celebración festiva de la sociedad local, para convertirse en un producto espectacularizado y orientado principalmente a la atracción de más visitantes”. De hecho, insisten en que, año tras año, el éxito” de la Fiesta se mide públicamente según el número de turistas que logra reunir”. Y ponen de manifiesto numerosas intervenciones durante el congreso han alertado, “aun admitiendo la coexistencia de las manifestaciones patrimoniales y de sus potencialidades turísticas, sobre los riesgos relacionados con la turistización unilateral de las expresiones del patrimonio cultural”.

Asimismo, inciden en que el desarrollo turístico de la ciudad, “al igual que ocurre en otras ciudades andaluzas”, pone de manifiesto “diversas contradicciones”. Unas de esas contradicciones guardan relación “con sus propias debilidades estructurales” y con las características del empleo que genera, “que en gran medida viene definido por la temporalidad, la baja cualificación y bajos salarios e incluso por la extensión de las prácticas laborales irregulares”. Otras guardan relación “con la difícil inserción de estas actividades turísticas en una estrategia de ciudad más amplia y democrática y en un modelo productivo más diversificado y robusto”.

“Consideramos que para el próximo período deben ser abordados con agentes sociales y actores políticos y ciudadanos cuestiones como un análisis más riguroso y multilateral de los beneficios y costes generados por las actividades turísticas en nuestra ciudad, la adopción de iniciativas para cualificar nuestra oferta y reducir sus impactos indeseados en el contexto urbano, revitalizar la vida social y cultural de nuestro Casco, racionalizar la actividad de los inmuebles turísticos, debatir sobre la conveniencia y viabilidad de la tasa turística, apostar por la salvaguarda de nuestro patrimonio cultural y velar por un espacio urbano que sea público, singular y vivido”, puntualizan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios