Antonio Díaz | Presidente de los empresarios y de la Cámara de Comercio de Córdoba “Debemos insistir en el trabajo de acercar la Cámara de Comercio a las empresas”

  • Suma desde hace un mes la dirección de la Cámara de Comercio a la de CECO defendiendo que “todo lo que sea unificar actuaciones en defensa de los empresarios es legítimamente ambicioso”

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba. Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba.

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba. / Laura Martín

Antonio Díaz es desde hace casi un mes el presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba. Ha llegado al cargo cuando casi ha agotado su primer mandato al frente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO) y se ha convertido así en la segunda persona –tras su antecersor en la Presidencia de CECO, Luis Carreto– en dirigir ambas entidades a la par. A las puertas de las elecciones que dirimirán quién guiará los destinos de la Confederación durante los próximos cuatro años dice estar a lo quiera CECO sobre su continuidad en la Confederación porque está convencido de que los empresarios deben tener una voz única –en CECO y en la Cámara– frente a la sociedad.

–¿Qué le llevó a presentarse a la Presidencia de la Cámara?

–Decido presentarme porque me lo piden los empresarios. Este es un tema que se ha tratado en los órganos de gobierno de la Confederación de Empresarios. Y no solo mi presencia a la Presidencia, sino también la presencia de los mejores empresarios que quisieran optar a ocupar sillones en el Pleno de la Cámara. Todo se coordinó desde la Confederación y una vez que se produjo la elección del Pleno, en comité ejecutivo por unanimidad se me pidió que asumiera la doble Presidencia.

–¿No considera demasiado ambicioso presidir CECO y la Cámara de Comercio a la par?

–Todo lo que sea unificar actuaciones en defensa de los derechos de los empresarios creo que es legítimamente ambicioso.

–Se lo pregunto porque ya hubo un caso anterior de alguien que presidió CECO y la Cámara, Luis Carreto, y hubo muchas críticas por esa doble Presidencia. ¿Teme que vuelva a ocurrir?

–Todo es posible, pero hasta ahora ha sido todo lo contrario. Insisto en que los empresarios me lo han pedido por unanimidad y, lógicamente, lo he aceptado.

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba. Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba.

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Córdoba. / Laura Martín

–En el proceso previo a las elecciones de la Cámara dio la sensación de que usted movió sus hilos para que no hubiera más candidatura que la suya ...

–Para nada. Cuando se publicó el pasado mes de septiembre la convocatoria de elecciones a las Cámaras de Comercio, todo el empresario que me dijo que quería presentarse, yo lo animé a que se presentara. No puede haber una sola empresa, un solo autónomo, un solo empresario que haya oído de mi boca aconsejar que no se presentaran al Pleno de la Cámara de Comercio. Entre otras cosas, porque esta es una institución tremendamente democrática.

–¿Qué va a hacer para cambiar la imagen en cuanto a transparencia de la Cámara de Comercio?

–Bueno, existe una opinión bastante equivocada sobre la transparencia de la Cámara de Comercio. La Cámara de Comercio es totalmente transparente. Lo sé de buena tinta, tenga en cuenta que yo no he llegado nuevo a ella, yo estaba antes en el comité ejecutivo de la Cámara. Además, la Cámara de Comercio es una corporación de derecho público y precisamente por ello tiene que ser más transparente si cabe que otras entidades y la nueva Ley de Cámaras de Comercio de Andalucía le exige todavía más medidas de transparencia. Con ella, las cuentas de la Cámara van a tener que depositarse en los registros mercantiles.

–¿La Cámara de Comercio sigue siendo la gran desconocida para el empresariado cordobés?

–No creo que sea la gran desconocida, pero sí creo que hay que insistir en el ejercicio de acercar la Cámara mucho más a las empresas y de contar más lo que hacemos.

"Sobre mi posible candidatura a la reelección en CECO, haré lo que quiera la Confederación”

–Pero estará conmigo en que hay empresarios que no están muy seguros de para qué sirve la Cámara de Comercio y que por ello no se acercan a ella.

–Yo creo que eso es un bulo, igual que se podría decir que las asociaciones empresariales no sirven para nada. Cuando la Cámara de Comercio se conoce, se le piden servicios y se obtienen resultados, cambian las opiniones.

–Insisto, ¿es la Cámara la gran desconocida para el empresariado cordobés?

–Dicho de esa forma tan categórica, no es así. Creo que las Cámaras son unas instituciones centenarias y los empresarios que las necesitan las usan, fundamentalmente en materia de comercio exterior, para todo el tema de la exportación, la internacionalización de la empresa. La verdad es que hay muchas pequeñas y medianas empresas que no exportan, que viven de su economía más cercana. A esas empresas sí que podemos llegar a ofrecerles otros servicios, pero creo que no es la gran desconocida, creo que es conocida para aquellas empresas que la han necesitado en algún momento, como también creo que hay que trabajar en esa labor de dar a conocer cada vez más la Cámara a aquellas empresas que no la han utilizado.

–¿Cómo afronta su mandato? ¿en qué va a incidir?

–Debemos incidir en continuar desarrollando los programas europeos que llevamos a cabo de la mano de la Cámara de España. Todo ello después de las cifras importantes las que ha arrojado en este sentido la Cámara de Comercio en los años 2018 y 2019 en ese desarrollo de estos programas europeos. Además, ahora se nos abre otra ventana importante e ilusionante con la nueva Ley de Cámaras de Comercio de Andalucía, una ley que prevé que la Junta en sus presupuestos anuales puede también reconocer partidas para desarrollar actuaciones por parte de las Cámaras de Comercio de Andalucía, y ahí hay todavía mucho terreno por recorrer.

Antonio Díaz, durante la entrevista. Antonio Díaz, durante la entrevista.

Antonio Díaz, durante la entrevista. / Laura Martín

–¿Cuáles son esas importantes cifras de las que habla?

–Se trata de cifras que son realidades. La Cámara ofrece realidades. Muchas veces en nuestros mensajes a los gobiernos y los políticos y la Administración siempre decimos que queremos menos promesas y más realidades, pues esas cifras, insisto, son realidades. Por ejemplo, entre 2018 y 2019 la Cámara de Comercio de Córdoba ha facilitado a las empresas de Córdoba 1.445.000 euros contantes y sonantes provenientes de distintos programas europeos, una cifra que no es baladí. Se trata de fondos Feder que nos llegan a través de la Cámara España, porque la Cámara España es el ente intermedio entre la Administración del Estado y la Unión Europea que recibe esos fondos y los traslada a las cámaras provinciales o locales. Lógicamente, con el control adecuado y los requisitos exigidos por la norma, se les facilitan esos fondos para desarrollar proyectos, desde la contratación de personas, a la internacionalización, a la ayuda a abrir nuevos mercados...Todo este tema es una realidad y hay que contarlo y hay que decirlo.

–Usted en su nombramiento como presidente de la Cámara de Comercio llamó a la unidad empresarial, ¿está el empresariado cordobés desunido?

–Cuando hablo del concepto de unidad empresarial me refiero a que la unidad empresarial en los tiempos que corren es absolutamente necesaria para conseguir los objetivos que los empresarios necesitan. Objetivos como la defensa de sus intereses ante la Administración y ante todos los problemas que día a día se le presentan a una empresa cada vez que tiene que abrir las puertas de su establecimiento. Para mí, esa es la unidad empresarial. En la Cámara de Comercio tenemos ahora esa unidad, porque todas las empresas de Córdoba pertenecen a mismas y tienen una representación en su Pleno con 30 vocales, que los han elegido. En el caso de la Confederación de Empresario de Córdoba hablamos de otra cosa. No es una corporación de derecho público, sino que es una asociación privada, por lo que en CECO están las empresas que quieren voluntariamente estar y pagar una cuota. Ahí sí tenemos mucho terreno aún que recorrer, porque le reconoceré que no todas las empresas forman parte de una asociación empresarial de un pueblo, de un asociación empresarial de un sector o de la propia Confederación. Pero eso no quita para que seamos la entidad más representativa, porque lógicamente el café para todos no es posible y, como dice la norma, el Estatuto de los Trabajadores, las organizaciones empresariales que tienen la capacidad de negociar los convenios colectivos obtienen la representatividad general del empresariado, y eso es la Confederación de Empresarios de Córdoba.

–En el primer trimestre del próximo año habrá elecciones a la Presidencia de CECO, ¿va a volver a presentar su candidatura?

–Vamos a ver, mi mandato en la Presidencia de la Confederación vence a primeros de año. En el primer trimestre, como bien dice, tendremos que convocar las elecciones y luego los estatutos de la Confederación prevén una serie de plazos de presentación de candidaturas...regulan el procedimiento electoral. Yo me pondré, como he hecho siempre, a disposición del comité ejecutivo y de la junta directiva de CECO y haré lo que quieran.

–¿Cómo puede afectar para ello el hecho de que sea el que opte a la Presidencia de CECO sea en estos momentos el presidente de la Cámara de Comercio?

–Pues yo creo que positivamente. Yo es que creo que a más, más. Somos los mismos empresarios. Hay personas que yo las veo sentadas en la junta directiva de la Confederación o en el comité ejecutivo de la Confederación y los veo sentados en el comité ejecutivo de la Cámara y en el Pleno de la Cámara. El Pleno de la Cámara es 100% CECO y lo dije desde el primer día, no hay nadie que se siente en el Pleno de la Cámara que no pertenezca a CECO. Porque ahí sí hubiéramos jugado de otra manera.

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio. Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio.

Antonio Díaz posa en la sede de la Cámara de Comercio. / Laura Martín

–Si le pregunto si espera que haya o si habrá lista alternativa, ¿qué me puede decir?

–Pues que todo es posible en la viña del Señor. Puede haberla. Aunque le diré que no sería lista alternativa, sino candidatura alternativa a la Presidencia de CECO, porque en CECO lo que se elige es al presidente y luego la junta directiva viene determinada por los propios estatutos, porque son todos los presidentes de las asociaciones miembros.

–Se van a cumplir cuatro años de su mandato en CECO, resúmame esos cuatro años.

–Es algo muy difícil de resumir. Muy difícil en lo personal, muy trabajoso, pero ilusionante. Hay que destacar que en estos cuatro años CECO ha experimentado lo que dice nuestro Plan de Acción. Nosotros hemos aprobado un Plan de Acción que tiene una serie de patas. Lo primero es la reestructuración asociativa. En CECO en 2008 había 110 asociaciones y hoy hay 60, ¿qué ha pasado? Pues que la crisis se ha llevado por delante lo más grande. Esa reestructuración pasa por una reestructuración asociativa, ¿Por qué hay pueblos en los que antes había una asociación de empresarios y ya no existe? Eso tendrá una explicación, eso hay que retomarlo. Otra cosa es reputacionalmente, socialmente. CECO en estos últimos cuatro años ha experimentado una subida importante en esos aspectos, un reconocimiento social importante, porque decimos lo que los empresarios quieren que digamos. Yo no soy nada más que la voz de los empresarios. Yo diré lo que a mí me dicen los empresarios que es bueno para ellos y si eso es bueno para los empresarios, yo voy a ser su altavoz. Todo eso va dentro de un Plan de Acción de transformación de la Confederación y en estos cuatro años llevamos haciéndolo.

–En estos cuatro años de su presidencia en CECO el empresariado se ha recuperado de la crisis, ¿cuál es la salud actual del empresariado cordobés?

–Siempre digo que la salud de las empresas que han quedado tras la crisis es razonablemente aceptable. También las hay con una salud magnífica y que están creciendo y que siguen invirtiendo en silencio. Porque, muchas veces, cuando se dan los grandes datos y las grandes magnitudes económicas es algo que está muy bien, son datos científicos que nuestros economistas, nuestros profesionales desarrollan, pero el silencio del empresario es una obviedad. El empresario que está día a día en su empresa no quiere notoriedad, no quiere grandes reportajes, no quiere llamar la atención, lo que quiere es que su empresa crezca y siga funcionando, eso es una realidad y para eso estoy yo, para contar lo que ellos quieran. Es decir, CECO es el lobby empresarial de la provincia de Córdoba, en el buen sentido de la palabra.

–Después de esa marea desbocada llamada crisis que tiró tantos barcos empresariales, ahora parece ser que viene otra. ¿Cómo se palpa eso que parece que está por venir desde el empresariado cordobés?

– Hoy mismo he estado con la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta, Rocío Blanco, y lo ha reconocido. Ha reconocido que todos los datos macroeconómicos de todas las instituciones serias de Europa y de España adelantan que puede haber una recesión, pero yo creo que no podemos asustarnos. Creo que las empresas que han pasado la crisis del año 2008 han aprendido la lección y el endeudamiento es mucho menor, la situación de exportación es mucho mejor...Yo creo que no tiene porqué llegar a ser a ser una crisis, ni mucho menos, sino que parece se que va a quedar en recesión. No obstante, hay que estar preparados y no hay que ser catastrofistas.

–Defiende que las empresas que han sobrevivido a la crisis de 2008 han salido reforzadas de la misma, pero ¿está preparado el empresariado cordobés para asumir una nueva crisis?

–Hay sectores que están más preparados que otros, sectores muy específicos y muy definidos que están muy internacionalizados, que gran parte de su producción la tienen vendida en países donde existen otro tipo de condicionantes económicos y donde funcionan; y hay otros sectores que los pueden pasar mal porque están en un declive propio del mundo en el que vivimos. Hace falta digitalización en la empresas, hace falta tecnología en las empresas, hace falta mano de obra cualificada, que no la hay. Hoy nos ha anunciado la consejera de Empleo que en el primer trimestre del año que viene van a lanzar la nueva Formación Profesional en Andalucía. Llevamos desde 2011 sin Formación Profesional en Andalucía. Solo hubo una convocatoria para desempleados en 2016, a la que, por cierto, CECO se presentó, la ha desarrollado y estamos todavía pendientes de liquidarla. Es decir, en Andalucía ha habido otros tiempos.

–Otros tiempos y otros políticos.

–Yo hablo por lo que vivo y lo que vivo es que hay diálogo, hay relación, hay proyectos en común y hay interés en solucionar los problemas. Eso es muy importante. A nivel del Ayuntamiento de Córdoba, a nivel de la Diputación y, ¿por qué no? Yo creo que la Junta de Andalucía ha cambiado la forma de actuar y ha tomado decisiones, que las ha tomado, no las ha anunciado. Por ejemplo, una rebaja fiscal importante. Además, le diré que es muy importante el Gobierno que tengamos en Madrid, porque claro, oímos cosas que a los empresarios nos preocupan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios