Cultura

Ali Khattab llena de luz la noche de Medina Azahara

Ali Khattab interpreta uno de sus temas a la guitarra en Medina Azahara. Ali Khattab interpreta uno de sus temas a la guitarra en Medina Azahara.

Ali Khattab interpreta uno de sus temas a la guitarra en Medina Azahara. / Juan Ayala

El conjunto arqueológico de Medina Azahara cumple dos años como Patrimonio Mundial de la Unesco. Para celebrarlo, la ciudad califal ha vivido un concierto de guitarra flamenco árabe a cargo del músico egipcio Ali Khattab.

En el conjunto monumental se ha podido contemplar que el artista incorpora varias técnicas del laúd egipcio, mezclando los modos árabes con los palos flamencos. Mediante dos sintetizadores y otros aparatos electrónicos, el guitarrista simula en directo sonidos hechos a medida, de instrumentos de la orquesta clásica, para acompañar la guitarra armónicamente en diferentes partes de la actuación. El recital, organizado entre Casa Árabe y el conjunto arqueológico, se ha desarrollado en el Salón Basilical de la ciudad palatina y ha tenido una duración de aproximadamente 80 minutos.

En un aforo reducido por la situación sanitaria y con las invitaciones para asistir agotados, Ali Khattab ha interpretado siete temas, ha comenzando su concierto con un taranto por tangos, Al qazaba; para continuar con una fantasía, La noche más oscura; una solea por bulerías, Córdoba; y una improvisación por el modo nahawand, Aziza. Finalmente, ha continuado con unas bulerías, Bulemora; La nana del caballo grande; y unas rumbas, Layla.

Ali Khattab es un joven guitarrista egipcio que encontró su estilo personal a una edad muy temprana. Nacido en El Cairo, tenía ya los maqamat (los modos melódicos de la música árabe) en la sangre. Mientras aprendía a tocar la guitarra se enamoró del flamenco y se mudó a Jerez de la Frontera cuando era veinteañero para sumergirse en la cultura del flamenco y aprender sus palos.

Desde entonces, el intérprete egipcio ha forjado su propio estilo mezclando la música árabe y el flamenco y, a diferencia de otros proyectos que toman la ruta de la fusión, ha descubierto que los dos estilos pueden simplemente convivir, sin necesidad de adaptación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios